16 de septiembre de 2009

María José Martínez le pierde el respeto al US Open

Con sus buenos resultados en este Gran Slam, la yeclana mejoró su clasificación tanto en individuales como en dobles




Ya no hay duda de que María José Martínez está cuajando la temporada más destacada de toda su carrera profesional. Tras los dos títulos cosechados en el cuadro de individuales en Bogotá y Bastad, y los seis en dobles junto a Nuria Llagostera (Bogotá, Acapulco, Barcelona, Palermo, Toronto y New Haven), María José se enfrentaba al reto del Open de Estados Unidos con fuerzas renovadas, tras haber cosechado esta temporada los mejores resultados de su carrera en Roland Garros y en el Open de Australia: la tercera ronda.

Serena se cruza en su camino


El cuadro de individuales la emparejó en primera ronda con la austriaca Sybille Bammer, 47 del mundo y un hueso no fácil de roer. Pero María José tiró de casta y aunque el partido se le complicó en algunos compases, el resultado se decantó finalmente para la yeclana: 6-4, 1-6, 7-6 (5). El primer susto había pasado y ahora había que esperar a segunda ronda. Allí tuvo que verse las caras con la alemana Angelique Kerber, una rival mucho más asequible (86 del ránking) y que se había colado en el cuadro final del US Open pasando varias fases clasificatorias. Esta vez sí, María José tiró de casta y experiencia: 7-5 y 6-3. Pero en tercera ronda, el cuadro tenía preparada una sorpresa para la tenista yeclana… Una de sus “cocos” volvía a cruzarse en su camino. La todopoderosa Serena Williams hacía acto de presencia en la pista de Nueva York para enfrentarse a María José. La mayor de las Williams empezó el partido con garra, como tiene acostumbrado a todos los espectadores, y se llevo la primera manga por un cómodo 6-3. En el segundo set, la yeclana intentó hacer frente a la número dos del mundo, pero no pudo apuntarse el tanteo. Finalmente, 6-3 y 7-5. María José volvía a abandonar un Grand Slam en tercera ronda, pero con 160 importantes puntos en el bolsillo y 47.000 dólares en premios. Con este resultado, la yeclana alcanza el puesto 37 de la clasificación WTA, con 1.520 puntos, repitiendo el mejor puesto que jamás ha ocupado. Pero todavía aparece más arriba en la clasificación de la Carrera de Campeones (puesto 32), es decir, en la clasificación que sólo tiene en cuenta los puntos conseguidos durante 2009. ¿Es o no el mejor año de María José? Sobre todo teniendo en cuenta que arrancó la temporada en el puesto 92 de la WTA.

La baza del dobles

Pero si hay una modalidad en la que verdaderamente destaca María José Martínez es en la de dobles y junto a su compañera y amiga Nuria Llagostera. La murciana y la mallorquina se han convertido en una de las parejas más seguras del circuito y volvieron a demostrar su poderío en el US Open, donde sólo sucumbieron ante la mejor pareja del mundo y tras un disputadísimo partido. Pero la andadura en el torneo comenzó con un partido frente a la pareja formada por la rusa Anastasia Pavlyuchenkova y la belga Yanina Wickmayer, 78 y 98 del mundo, respectivamente, en esta modalidad. El marcador se decantó pronto para la pareja española que venció por 6-2 y 7-5 tras 70 minutos de juego. En segunda ronda, la yeclana y la mallorquina, que partían como sextas cabezas de serie del torneo, se enfrentaron a la dupla formada por la española Carla Suárez y la francesa Camille Pin, 146 y 100 del mundo en dobles, respectivamente. El partido fue todavía más claro que en primera ronda. María José y Nuria se impusieron por un contundente 6-4, 6-1 en 70 minutos de partido.


En octavos iba a llegar el primer gran escollo para las nuestras. Las parejas más débiles habían desaparecido del cuadro y en estas últimas rondas sólo quedaban las que verdaderamente se dedican al dobles. En esta ronda, Martínez y Llagostera tuvieron que verse las caras con Vanija King, de Estados Unidos y con Monica Niculescu, de Rumanía. Esta dupla llegaba al US Open como la duodécima favorita del torneo. Pero, aunque es cierto que ganaron un set, las españolas no sufrieron tanto como cabía esperar. El resultado final: 6-3, 4-6 y 6-2 en algo más de dos horas de encuentro. Y como ya ha ocurrido en otros grandes torneos, los cuartos de final iban a ser la gran muralla infranqueable para la dupla española. Sobre todo porque enfrente les colocaron a la mejor pareja del mundo (con permiso de las hermanas Williams), la formada por la zimbabuesa Cara Black y la estadounidense Liezel Huber. Las españolas dieron mucha guerra y tuvieron a las número uno contra las cuerdas en muchas fases del partido. El encuentro empezó con un dominio claro de la pareja rival, que se llevó la primera manga por 6-3. Pero Nuria y María José querían dar guerra en este US Open y no se achataron. El segundo set fue para ellas con un contundente 6-2. Respuesta tajante. Todo iba a jugarse en la tercera y última manga. El partido igualado y los nervios de acero de Huber y Black decantaron el choque de ese lado. Un inesperado break supuso que el set y el partido cayera del lado de las número uno por un tanteo de 7-5 que, finalmente, perderían la final ante las todopoderosas hermanas Williams, que sólo participan en la modalidad de dobles en los cuatro grandes torneos del año.

Con este resultado, María José Martínez se coloca como la undécima mejor doblista del mundo, empatada a 4.960 puntos con Nuria Llagostera en décima posición, y consiguiendo así el mejor puesto de su carrera. Pero todavía es más destacable su posición como pareja en la Carrera de Campeones del año 2009. En cuanto a puntos y torneos disputados, la dupla formada por la yeclana y la mallorquina se coloca como la tercera pareja del año, superadas sólo por las hermanas Williams (que se han impuesto en los cuatro grandes) y las ya mencionadas Huber y Black. Por lo que están muy cerca de ser una de las cuatro parejas que dispute el Masters femenino de Doha a finales de octubre.

Probando suerte en el mixto

Pero no acabó ahí la andadura de la yeclana en pistas neoyorquinas, sino que también participó en el cuadro de dobles mixtos junto al tenista brasileño Andre Sa. En primera ronda vencieron por un doble 6-3 a la pareja formada por la taiwanesa Chia-Jung y el alemán Kas Christopher. Pero hasta ahí llegó su andadura en esta modalidad, pues en segunda ronda cayeron ante la pareja formada por la también taiwanesa Su-Wei Hsieh y por el zimbabués Kevin Ullyett, quintos cabeza de serie de esta modalidad, por un tanteo muy reñido de 6-4, 4-6 y 10-7 en el tiebreak definitivo.

En conclusión, un gran torneo el disputado por María José Martínez que plantó cara a las más grandes en uno de los campeonatos más complicados y con más solera del circuito. La yeclana está cuajando la mejor temporada de su carrera y su ascenso parece no tener fin. Si sigue en esta línea ascendente, pronto estará entre las diez mejores doblistas del mundo y entre las treinta mejores del ránking individual. Además, su magnífico año la ha llevado a convertirse en una de las raquetas más temidas de 2009. María José vive una segunda “juventud” en los torneos más importantes del mundo y está a punto de encumbrarse si consigue disputar el Masters de Doha, donde se enfrentan las cuatro parejas más fuertes del mundo. ¡Enhorabuena campeona!