23 de diciembre de 2007

¿Nos gustan las Fiestas de la Virgen?


No sé si recordarán la encuesta de hace dos semanas. Esa en la que se preguntaba si les gustaba vivir las Fiestas de la Virgen o si, en cambio, preferían irse de puente. Y creo que los resultados son, al menos, preocupantes. De los 276 participantes en la encuesta, 104 opinan que no les gustan las Fiestas de la Virgen y otros 57 tienen claro que prefieren irse de puente. Es decir, que más del 58% de los lectores que han dejado su opinión en nuestra encuesta no se encuentran del todo a gusto en las Fiestas Patronales. Sé que muchos de ustedes van a pensar que esta encuesta no tiene ningún tipo de validez, que hay gente que vota cada día para defender así una postura u otra, pero ¿nos imaginamos por un momento que sí tiene algo de rigor? En ese caso vemos que la mayoría de los participantes están un poco disgustados con las Fiestas y no se sienten identificados con ellas. Analicemos el tema.
Estarán de acuerdo conmigo en que la mayoría de los usuarios de elperiodicodeyecla.com es gente joven. Es decir, que pocos de los lectores sobrepasan los 50 o 55 años porque, por desgracia, a muchos les ha llegado tarde esta era tecnológica y se han quedado inmersos en la denominada brecha digital. Entonces, centrándonos en ese grupo de gente joven que puede participar de este medio, es decir, personas de 20 a 40 años, tenemos que casi un 60% de ellos no está conforme con las Fiestas. ¡Qué problema! No voy a dar mi opinión personal porque sé que no les gusta, pero sí voy a decirles que mucha gente que se encuentra en mi franja de edad sale despavorida de Yecla cuando escuchan el primer tiro. Prefieren irse a esquiar o a conocer un poco de mundo. ¿Quiere esto decir que las Fiestas están en decadencia? Sinceramente, datos así demuestran que necesitan un cambio, una renovación. Una serie de mejoras que las hagan más apetecibles a la mayor parte de los yeclanos. Es cierto que hay mucha gente que dispara por verdadera devoción y amor a la patrona, pero tampoco podrán negarme que otro tanto lo hace simplemente por ‘quedar bien’ o demostrar su ‘hombría’ delante de su novia o amigos, que llegan a idealizarle cuando el primero acerca la mecha al cebo y suena el estruendo. Pero entre gran parte de la gente joven hay un pensamiento común. La Fiestas tienen que cambiar.
Por ejemplo, casi todos estamos de acuerdo y apoyamos intensamente la participación femenina en todos los actos. Sé que la tradición tiene firmes raíces y que hay que respetarla, pero tras haber leído varios libros y algún que otro documento relacionado directamente con las Fiestas no pueden imaginarse los importantes y chocantes cambios que se han producido a lo largo de la Historia. Desde el cambio de indumentaria hasta la inclusión de actos rimbombantes que sólo sirven para el ‘sacabarriguismo’ del personal. Otra de las cuestiones que más he comentado hablando con amigos y conocidos sobre el tema es la siguiente: Las Fiestas de la Virgen son para quien las vive desde dentro. Y esto tampoco pueden negármelo. Los cuarteles son para quien participa de los actos. Para cabos y soldadesca de la Escuadra en particular y para nadie más. Y eso no es normal. Con un poco de suerte te ofrecen una invitación para poder así entrar. Es lógico que la gente se aburra. Yo he visto muchas fiestas de pueblos de alrededor. Villena, Almansa, Caudete, Jumilla, Elda... Allí todos los vecinos son uno. La solidaridad, la amistad, la educación y el respeto resurgen en cada calle, en cada local y siempre hay hueco para uno más, siempre te ofrecen un bocadillo o una copa y nadie pregunta ni reprocha nada. Así se viven unas Fiestas. Y todavía son muchos más los temas a analizar para que estas Fiestas, declaradas de Interés Turístico Nacional, levanten mayor interés entre los jóvenes de Yecla.
Además se desprenden más datos de esta encuesta. La gente que disfruta de verdad los actos de homenaje a la Virgen es la que participa activamente. Pues han sido 61 los encuestados que aseguran que ellos las viven desde dentro, mientras que 54 han dividido sus votos entre la opción de “veo algunos actos” y la de “no me pierdo ni un segundo de las Fiestas”. ¿Qué quiere esto decir? Si sumamos estos dos apartados que pedían el voto a aquellos lectores a los que les gustan las Fiestas, pero que no participan, no alcanzan a ninguno de los otros. En definitiva, la mayor parte de los yeclanos jóvenes (es decir, los que participan en este periódico) prefieren irse de puente o participar disparando porque parece claro que verlas desde el burladero es lo más aburrido. Está clara la necesidad del cambio. Y aun así no he mencionado temas como el de la participación de los menores de edad que también me parece muy reprochable. ¿Cómo un padre puede permitir (a veces obligar) que su hijo participe en unas Fiestas disparando pólvora y jugándose el físico cuando todavía el chico no tiene la capacidad para decidir por sí solo? Medítenlo un poco por favor. Y bueno, hablando de fiestas y de tradición les dejo dos grandes frases que creo deberían aplicarse un poco más en nuestra ciudad:

Las tradiciones, como todo, o evolucionan o se vuelven obsoletas. Allá donde exista tradición no evolutiva, refleja una sociedad estanca y llamada a morir.

El que vive de tradiciones, jamás progresa.

P.D. Pido disculpas si en el último artículo o en este he podido molestar a alguien, pero qué quieren que les diga, los jóvenes también tenemos que tener el derecho a alzar la voz y dejar nuestra opinión sobre temas que afectan a nuestra sociedad. Somos el futuro y actuamos como tal. Se quieren ver todos los comentarios vayan a http://www.elperiodicodeyecla.com/ entren en la sección de Opinión!! FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO 2008 A TODOS!!!

20 de diciembre de 2007

La situación en el Líbano


Os ofrezco hoy este análisis que he realizado según las noticias y artículos aparecidos en los últimos días en El País, La Vanguardia y El Mundo sobre la difícil situación actual del Líbano.

El asesinato el día 12 de diciembre en Beirut del general François Al Hajj, cuyo nombre se barajaba para encabezar en breve el Ejército libanés, la única institución neutral que verdaderamente queda en pie en el país, agrava la crisis política que vive Líbano. ¿A quién beneficia este crimen, condenado por todos los partidos libaneses, que alimenta aún más el caos en el país árabe? En primer lugar, a la marca Al Qaeda. Justamente, Al Hajj había estado al frente de la intervención del Ejército contra militantes del grupo salafista Fatah Al Islam, en un campo de refugiados palestinos que se saldó la primavera pasada con 400 muertos y millares de desplazados. El general asesinado también tuvo un papel esencial en el despliegue del Ejército tras la guerra de Israel contra Hezbolá en el verano de 2006 y en la coordinación con las fuerzas de la ONU, la Finul en la que participa España.
La reciente conferencia de Anápolis (celebrada hace unas semanas para llegar a un principio de acuerdo para la independencia de Palestina) y el asesinato del general están relacionados, y sirven para demostrar que estas conferencias de paz sirven exactamente para lo contrario. La misma semana de la conferencia de Annapolis, The New York Times entrevistaba a un alto funcionario de la administración Bush a propósito de la decisión de invitar a Siria a la conferencia. El alto funcionario argumentaba: “Mire, un grupo en la Liga Árabe estaba diciendo que no podía asistir a menos que Siria fuera incluida en la agenda. De modo que incluimos a Siria. ¿Qué nos costó? Nada”. Dudo que el propio funcionario no supiera que EEUU sí ha pagado un precio por la participación de Siria. Lo que ha costado la participación de Siria en Annapolis a EEUU es Líbano, y el atentado contra el general, la demostración. Inmediatamente después de la conferencia, la mayoría anti-siria del Parlamento libanés accedía a apoyar al candidato de Siria, el general Michel Suleiman, como próximo presidente libanés a reemplazar a un agente sirio, el expresidente Emil Lahoud. Como explicaba al Times Talal Atrissi, analista político de la Universidad Libanesa, “los sirios no querían ir a Annapolis y sin ellos la conferencia habría sido un fracaso. Los sirios cambiaron su participación, que no les costaba nada, por un acuerdo sobre la presidencia libanesa”. Menos de dos semanas más tarde, sabemos que las Fuerzas anti-sirias de Líbano interpretaron la decisión norteamericana de invitar a Annapolis a los sirios como el abandono de la democracia libanesa por parte de los americanos. El ascenso de Suleiman a la Presidencia libanesa es desastroso para EEUU por dos motivos: destruye la credibilidad norteamericana como aliado, y con la decisión de Condolezza Rice de presionar a Israel, su postura lánguida ante los abusos de Rusia contra Ucrania y Polonia, su abandono de Japón en favor de apaciguar a Corea del Norte y su abandono de las fuerzas políticas pro americanas en Irak, la elección de Siria en lugar de los demócratas libaneses deja claro que no hay ninguna ventaja de ser pro americano.
Volviendo al asesinato de François Al Hajj, atribuido tanto a Siria como a Israel y hasta al propio ejército libanés, aunque todas las bombas del servicio secreto sirio han estado dirigidas a liquidar a los miembros de la oposición (necesita matar a 8 para forzar un proceso favorable, y ya ha matado a 6), la necesidad de matar a un miembro del Ejército es ésta: Haij, además de ser el sucesor a Suleiman, era reformista pro occidental, y anti-Hezbolá (organización islamista libanesa prosiria y proiraní que cuenta con un brazo político y otro armado). Annapolis ha premiado pues de manera sustancial a Siria a cambio de nada.

16 de diciembre de 2007

El turrón, la artesanía más navideña de nuestra casa


David Val Palao

«Turrón de Jijona sólo hay uno». Luis Garrigós es director del Museo del Turrón de Jijona (Alicante) y un gran experto en la historia y confección del dulce típico que llega a todas las casas en Navidad. Pero para que eso sea posible, el turrón debe pasar por un prolongado proceso de elaboración que muy pocas personas conocen. Cada maestro turronero tiene su propio secreto a la hora de confeccionar el dulce, pues el toque artesanal todavía sigue siendo fundamental para elaborar un buen turrón de Jijona.
«El turrón se comenzó a elaborar como complemento al trabajo de la agricultura, para intentar vender los excedentes de productos como la almendra. En un principio, se preparaba mezclando mieles y frutos secos más o menos cocidos o tostados en forma conjunta», explica Luís Garrigós. Era el siglo XVI. Poco a poco, se van eliminando los frutos secos «menos nobles», como son las avellanas o los piñones, introduciéndose definitivamente la almendra «que tiene un sabor más agradable». En el siglo XIX, el turrón de Jijona ha conseguido abrirse paso en complicados mercados como los de Madrid, Barcelona o Valencia. «Pero por aquella época, el turrón era demasiado duro. No había mandíbula que pudiera con él. Los maestros de la época deciden moler ese producto y elaborar una pasta compacta. Primero lo mezclan en morteros fríos, y después en calientes.

Con este nuevo proceso de producción se consiguen dos turrones totalmente diferentes: el de Alicante y, con el nuevo tratamiento, el de Jijona», relató Garrigós. Han pasado dos siglos desde entonces, pero el proceso de elaboración todavía sigue dependiendo en su mayor parte de la habilidad del maestro turronero, aun en aquellas fábricas con gran capacidad de producción. El proceso se divide en dos partes: la mecánica y el ‘boixet’, término valenciano que hace referencia al recipiente donde se bate, cuece y posteriormente se remata la mezcla.

Introducidos en la mecánica, el maestro turronero controla simultáneamente la temperatura, tiempo de batido y cocción, para lograr el punto adecuado. Para ello, sólo dispone de su amplia experiencia, conseguida a lo largo de años de trabajo. El maestro toma un poco de masa denominada el Alambre y tira de ella, formando un hilo. Se lo introduce entre los dientes, esperando que cruja. Si se le quiebra o rompe ha conseguido el ansiado punto. Una vez hecho esto, se incorpora la almendra pelada y tostada, mezclándola con la masa cocida por medio de ‘punxes’, una especie de remos de madera que hoy son ya de acero inoxidable o de plásticos autorizados. Los meleros son quienes se encargan, mediante un movimiento armónico y coordinado, y gracias también a un gran juego de muñecas, de mover estos ‘punxes’. Cuando los dos meleros obtienen la mezcla óptima recogen los, aproximadamente, 60 kilos de masa que hay en cada mecánica.
Una vez hecho esto, se deja enfriar la mezcla en mesas especiales, para molerla después en los molinos de granito. Tras este proceso, se vuelve a cocer la masa y, finalmente, el maestro turronero rematará la obra para enviarla al proceso de envasado. De ahí, a la mesa.Hay patentes de maquinarias para agilizar este proceso, pero nadie las utiliza. Luís Garrigós lo tiene claro: «El toque artesanal todavía es fundamental para realizar un buen turrón de Jijona.»


(Como esta semana voy a estar un poco liado por culpa de un examen y de varios trabajos, os adjunto el artículo que he publicado este domingo en el suplemento Infoempleo.com. Como estamos en Navidad es apropiado y además creo que el tema es interesante. Faltan un par de despieces, pero bueno. Eso lo pilláis si compráis el periódico jeje (ABC, La Verdad, Las Provincias...) Pues eso, haced un gasto!

8 de diciembre de 2007

LOS MÁS TONTOS DEL COLEGIO...


El informe PISA 2006 nos ha dejado tocados. Es cierto que son pocos los informes que dejan bien a nuestro país, pero éste nos ha dejado por los suelos. El primer dato frío es que España es el país que más ha bajado su nivel de lectura respecto a informes anteriores, de 581 puntos de media a 561, lo que la deja en el puesto 35 de 57 países, por detrás de Luxemburgo, Portugal, Italia o Eslovaquia, que habían obtenido hasta ahora peores resultados. Se trata de una bajada de 20 puntos, la mayor entre los 37 países que también se evaluaron en 2003. Los alumnos españoles de 15 años no son capaces de comprender un texto, pero tampoco son destacados en matemáticas ni en ciencias. El Ministerio de Educación cataloga este mediocre puesto como “en la media” del estudio, pero claro, quedar a la altura de países como Azerbaiyán, Rusia, Turquía, Estados Unidos (culturalmente hablando) o Lituania no es muy alentador. Lo más sorprendente del estudio es la gran diferencia que existe entre las diversas comunidades autónomas. La Rioja se desmarca por encima de las demás, tanto en matemáticas, como en comprensión lectora y ciencias, situándose entre los países más punteros del mundo. En el polo opuesto se encuentra Andalucía, a casi 50 puntos de La Rioja, y muy por debajo en la tabla. Pero también me ha sorprendido que la Región de Murcia no haya participado en este estudio porque los políticos “no lo vieron pertinente”. Y es que nuestra comunidad es una de las que se encuentra a la cola, con un fracaso escolar muy por encima de la media española. A pesar de que en los últimos meses este dato tan negativo ha descendido en la Región en un tres por ciento con respecto a España, todavía se encuentra a seis puntos de la media nacional. En nuestro país, el 31,1 por ciento de los escolares no logra obtener el título en Educación Secundaria, más del doble de la media europea. Esa cifra aumenta en la Región de Murcia, situándose en torno al 34 por ciento, según ha informado el Ministerio de Educación. Eso significa que más de una tercera parte de los alumnos murcianos matriculados en la ESO va a terminar sus estudios sin un título que le garantiza los conocimientos y habilidades mínimas. Este grupo de jóvenes pasará al mundo laboral sin una formación cultural adecuada. Y siguiendo con los datos, cabe destacar que el 38,1 por ciento de los alumnos que terminan la ESO no siguen formándose en bachillerato o en FP. De esa cantidad, el 43,7 por ciento son chicos. ¿Es un fracaso entonces que casi la mitad de los chicos que terminan la ESO no continúan con sus estudios? Mucha gente pensará que sí. Pero más triste es que Yecla esté a la cola de la Región. Y es que, aunque sea cierto que en la mayoría de los casos el abandono se debe a la incorporación de los jóvenes al mercado de trabajo, no es menos cierto que eso repercute en el tejido productivo de un país porque nos hace tener una mano de obra muy poco cualificada. Aun así, el objetivo cifrado desde Europa para el año 2010 es aumentar la tasa de alumnos que continúan con su formación después de finalizar la ESO hasta alcanzar un 85 por ciento. Objetivo que, por lo menos en nuestra Región, parece inalcanzable.
Otro de los temas más negativos es el conocimiento de idiomas. El 97,7 por ciento de los estudiantes españoles ha cursado un mínimo de ¡nueve años! de inglés y muy pocos son los que consiguen fluidez y conocimientos suficientes como para comunicarse en ese idioma. ¿Por qué el 90 por ciento de los jóvenes europeos son bilingües? ¿Por qué todos hablan su propia lengua y el inglés, como mínimo? ¿Por qué he conocido a belgas que hablan inglés, francés, flamenco, italiano y español? ¿Por qué los españoles nos mosqueamos cuando vamos a un país extranjero y no nos hablan en castellano? ¿Por qué nosotros siempre damos las indicaciones a los extranjeros que vienen a nuestro país en castellano? ¿Creemos que el español es lengua universal? Pero claro, en un país donde los índices de lectura están muy por debajo de la media europea, donde todavía se cree que leer equivale a perder el tiempo hay poco que hacer. Las deficiencias en la lectura repercuten en todo lo relacionado con el estudio y el pensamiento. Y, ¿por qué no?, ese ejemplo sí han de darlo los padres. Espero equivocarme, pero creo que pocos yeclanos han leído más de tres libros en este año que se acaba, y seguro que otros muchos ni siquiera han leído uno. A ver si entre todos conseguimos que estos desastrosos datos evolucionen un poco a mejor en los próximos años...

HABLANDO DE CENSURA Y DE LIMPIEZA...


Aunque ya tenía casi escrito el artículo de esta semana, el viernes hubo un comentario de un lector que me sorprendió negativamente. Se refiere a la triste noticia de los arcabuceros que resultaron heridos durante la Bajada. Decía lo siguiente: “A veces la censura es buena. Esta noticia sobra. Bastante tenemos con el Canal 7 y demás. Mañana sólo se hablará en Murcia de esto. El resto de las Fiestas pasará desapercibida y a los que participamos en ella ‘que nos den’. Algunas veces los periodistas de Yecla tendrían que cortarse un poquito. Digo yo”. El comentario está firmado por Bonaparte, comentarista asiduo de este medio. Y aunque es cierto que muchas veces he estado de acuerdo con él, esta vez no puedo estarlo. Cualquier tipo de censura es más que despreciable. Al hacer la carrera de Periodismo, te das cuenta de cuánto ha costado ganar una libertad de expresión que, en España, sólo llegó claramente con la Constitución de 1978 (exceptuando el periodo de la II República*). Cientos de periódicos han sido cerrados a lo largo de la Historia, cientos de periodistas han quedado arruinados tras las innumerables sanciones e impuestos que ponían tanto los gobernantes como la Iglesia. Por lo cual, abogar por la censura en el siglo XXI me parece muy triste. Es cierto que esta noticia enturbia un poco el acontecer de nuestras Fiestas Patronales, pero es a lo que nos atenemos, pues todos sabemos que disparar con pólvora no es ningún juego. A veces, por desgracia, ocurren accidentes como éste, y el hecho de informar sobre ello es muy importante y no tiene por qué desvirtuar las Fiestas. A no ser que a alguien no le interese que estos temas salgan a la luz fuera de nuestro término.
Y me centro ya en el tema principal de esta semana. Recordarán la encuesta que les ofrecíamos hasta hace unos días. Dos meses después del comienzo del nuevo servicio de limpieza os preguntábamos que si habíais notado algún cambio importante. Juan Palao, concejal de Servicios Públicos, puede darse por satisfecho, pues de los 169 votos remitidos, 102 le dan un aprobado. De esos 102 votantes, 51 decían que el pueblo se ve mucho más limpio y otros tantos opinaban que estaba más limpio, pero no tanto como se esperaban. Después, con 42 votos se situaba la opción de que el cambio no se había notado y por último, 25 lectores pensaban que todavía era pronto para valorar el nuevo servicio de limpieza. Este tema quedaría zanjado si no fuera por una noticia que apareció en elperiodicodeyecla.com el 4 de diciembre. En ella se informaba de que la concejalía de Servicios Públicos iba a sancionar a los vecinos que dejaran sus bolsas de basura fuera de los contenedores con multas de hasta 120 euros. Lo que no acabo de entender es por qué todavía hay gente que deja las bolsas en la acera. Pero, ¿en qué mundo vivimos? Se quejaba un lector de que si la gente dejaba las bolsas de basura en las calles era porque no estaba bien informada y había que hacer una campaña publicitaria para concienciar a los vecinos de que, a partir de ahora, las bolsas tenían que ir al contenedor. ¿De verdad es necesario hacer una campaña para eso? No son más que simples normas de civismo que, en teoría, todo el mundo ha de conocer. Cruzar cuando el semáforo esté en verde, no jugar al fútbol dentro de la Purísima y echar la basura en los contenedores. Creo que los yeclanos no somos tan tontos como para no entender principios tan básicos de convivencia pública. Aun así, estoy del lado de los lectores cuando afirman que algunas zonas pueden estar faltas de contenedores. Sinceramente no he ido a comprobarlo, pero si son varios los yeclanos que informan de que por la zona del barrio de García Lorca los cubos son insuficientes, puede que sea verdad. Ahí no me meto y creo que debe ser el concejal, Juan Palao, quien lo compruebe. Pues lo que está claro es que cuando en enero se efectúe la subida de impuestos, todos pagaremos por igual, vivamos en García Lorca, Justina o la calle San Francisco. Por tanto, es lógico y normal que todos pidamos un servicio lo más igualitario posible. Y como todo no va a ser echar la culpa al concejal de turno me gustaría recordarle a los yeclanos un dicho popular, muy antiguo, pero muy acertado: no es más limpio quien más limpia, sino quien menos ensucia. Así que queridos vecinos, no os cuesta nada andar 100 metros (a los que más) y echar la bolsa dentro de un contenedor. Hasta la próxima...

.

.






* Ante las críticas e incluso insultos que he recibido con respecto a la frase en la que citaba a la Segunda República, cuando me refería a su Constitución de 1931, me veo obligado a reproducir el Artículo 34 de la misma: "Toda persona tiene derecho a emitir libremente sus ideas y opiniones, valiéndose de cualquier medio de difusión, sin sujetarse a la previa censura. En ningún caso podrá recogerse la edición de libros y periódicos sino en virtud de mandamiento de juez competente. No podrá decretarse la suspensión de ningún periódico sino por sentencia firme". Es cierto que el diario ABC se cerró durante dos días, del 25 al 27 de noviembre de 1931 y se le impuso una multa de 1000 pesetas, porque en un editorial abogó por Alfonso XIII y dejó en entredicho el poder del pueblo al haber elegido democráticamente a la República. Es cierto que después se cerraron decenas de periódicos tras el intento de golpe del general Sanjurjo, los cuales apoyaban el golpe militar y rompían la estabilidad del Estado. Pero en el siglo XXI, existe todavía censura. Específicamente con lo relativo a la inviolabilidad que posee la Monarquía. Si no recuerdo mal, hace unos meses mucha gente pidió cerrar la revista El Jueves por una caricatura ofensiva a los príncipes. De hecho, se retiró de las librerías la revista humorística y se les ha impuesto una multa. ABC y los demás periódicos que apoyaron la insurgencia militar actuaron de forma parecida, metiéndose con una institución del Estado, dígase República o Monarquía. Quien ridiculice o ataque a la Monarquía se atiene al Código Penal (todos excepto Jiménez Losantos, claro). De todas formas, la situación de entonces no era igual, pues, como se comprobó después, las sospechas eran fundamentadas tras el golpe de 1936 y la posterior guerra civil. Aun así, no quiero justificar ningún tipo de censura. De todos modos, lo que más me sorprende es que, excepto un comentario, nadie ha reparado en el artículo en sí y todos os habéis quedado con la frase referente a la República. Pero qué le vamos a hacer... Espero no ofenderos 'tanto' en próximos artículos...

3 de diciembre de 2007

A David Castillo, sobre el programa del PSOE


Querido señor Castillo:

La respuesta que me ofreces en tu blog sobre las cuestiones que te expuse hace unos días me parece coherente y fundamentada, pero claro, ya me conoces... Soy un criticón. Leer en la prensa noticias como las que te comenté, a veces duelen, pues los datos no son lo que uno se espera. Está claro que todas las reformas sociales que ha hecho el gobierno de Zapatero me parecen geniales, eso nunca te lo he negado. Pero también es cierto que siempre debemos pedir más para intentar hacer un mundo lo más igualitario posible y con los derechos que cada ciudadano ha de tener, ya no porque los recoja la Declaración de Derechos Humanos, sino porque en el siglo XXI son pura coherencia, tanto ética como moral, sobre todo en un Estado que se proclama aconfesional. En definitiva, tu respuesta es coherente e instructiva, pero a la vez echo de menos en el programa que presentará en marzo el PSOE los derechos que te comentaba. Lo que yo te pedía, señor Castillo, era información sobre el ecocéntimo (un céntimo por cada litro de gasolina para luchar contra el cambio climático); la lejanía de España para llegar a los acuerdos prometidos en Kioto para evitar el calentamiento global y, por último, el tema de la eutanasia. ¿Y por qué no lo presentan? ¿Para llamar al votante de centro? Es probable.
1.El argumento para rechazar el ecocéntimo no ha sido otro que "hacer que no parezca que suben los impuestos", y añado yo, sobre todo ahora que Rajoy ha dicho bajar los impuestos, si no recuerdo mal los referentes al IRPF. Si nos ponemos ya a mirar el programa de la oposición, mal vamos. Sé que esto es política, pero...
2. El protocolo de Kioto. Está claro que es un tema complicado, y las soluciones que debían llegar antes de 2015 están lejos de alcanzarse. España es el quinto país de la UE que más emisiones de dióxido de carbono expulsa a la atmósfera y además el que más se aleja del acuerdo previsto. Como el acuerdo se firmó antes de que se ampliara la Unión Europea a los 27 miembros, cada uno de los estados miembro tiene sus propias obligaciones. Así, España puede aumentar sus emisiones en un 15% respecto a las de 1990. Sin embargo, como éstas se han incrementado en los últimos años en un 45%, su principal tarea será la de reducirlas en un 30%. España es el país de la UE que más se aleja de su compromiso. Países como Francia, República Checa, Finlandia, Suecia, Grecia... están mucho mejor colocados; incluso Alemania, Italia y Reino Unido han mejorado en comparación con España, aunque tampoco llegan a los principios acordados. Así que la solución es trabajar muy duro y tener el tema de emisiones de CO2 como uno de los fundamentales del gobierno y, de forma generalizada, el problema del calentamiento global.
3. Y ya por último, hablar del tema de la eutanasia es todavía más complicado. Sobre todo ahora que el Gobierno de Zapatero está intentado mejorar unas deterioradas relaciones con la Iglesia. Pero, ¿por qué no se puede plantear llevar este tema al programa electoral? O al menos presentarlo a referéndum, sea o no vincultante, una solución más democrática si cabe. Pero por lo menos reflejarlo en el programa. Creo que era mucho más arriesgado aprobar el matrimonio entre homosexuales y el PSOE lo presentó sin reparos hace cuatro años. Chapó.
Por tanto, aunque como ya he dicho arriba respeto y aplaudo mucha de las reformas sociales que ha hecho en estos cuatro años el gobierno del PSOE y, de hecho lo sabes, creo que no es el momento de echar el freno. Con este equipo de gobierno se podría conseguir que España fuera uno de los países más modernos de Europa, con mayor felicidad e igualdad entre sus ciudadanos. Se está consiguiendo, sí, pero no hay que poner frenos y trabas a mejorar la calidad de vida de quienes residen en este país

P.D. Enhorabuena por tu blog. Lo seguiré con entusiasmo y como ves, también está entre mi lista de favoritos. Nos vemos en Navidad, amigo, aunque ya sabes como soy... jejeje

2 de diciembre de 2007

Para Elías Ibáñez Lax

Lo prometido es deuda, decía el refrán. Y como tal he de rectificar un error garrafal que tuve en el artículo llamado "Tras los pasos de Cesarini", publicado en este blog y, primeramente, en la apreciada revista Diapasón. En ese texto, donde analizaba los pasos que siguió la Banda desde que se tocó por primera vez en concierto la obra Mosaici Bizantini hasta que se llevó al certamen de Valencia comentaba que hubo una época en la que el Sindicato de Clarinetes se opuso rotundamente a tocarla en el Palau. Dije también en ese artículo que Elías Ibáñez, mi gran profesor de clarinete y mentor en mi más tierna juventud, encabezaba dicho sindicato como ferviente opositor. Tras haber recibido una comprensible queja por su parte, me veo en la obligación de rectificar, pues él siempre se mantuvo decidido a interpretar Mosaici Bizantini, incluso enfrentándose al resto de compañeros de su cuerda englobados en ese Sindicato de Clarinetes, 'presidido' por Raúl Rubio. Por tanto, estimado Elías, desde aquí reconozco mi error, pues usted es un gran entendido de la música y un enamorado de retos complicados, por lo que es normal que desde un principio apoyara la interpretación de la obra de Franco Cesarini. Mil disculpas.

A mis queridos portavoces...

He decidido repescar este artículo que tanto revuelo levantó cuando lo publiqué, hace un par de meses. Espero que los portavoces de los diferentes partidos de Yecla no se hayan enfadado mucho... aunque me he enterado de que alguno que otro sí se ha molestado. LO SIENTO DE VERAS, SÓLO QUERÍA HACER UNA CRÍTICA CONSTRUCTIVA.

A mis queridos portavoces...
Ya me he vuelto a Madrid. Pero es cierto que estos meses han dado para mucho. Sobre todo, los últimos plenos. Y el del pasado martes, más que ninguno. Como ya sabrán, se habló y mucho de la Avenida de la Paz. De las famosas contribuciones especiales que desde un punto de vista objetivo van a ser más altas de las que pagaron el resto de los vecinos en pasadas intervenciones. Y por desgracia, salí algo desilusionado porque la política local sigue una línea parecida a la de los últimos meses. Felipe Ortuño ha asumido muy bien su papel. Estoy seguro de que muchas veces levanta la mano por obligación y que su pensamiento no equivale a lo que está votando, pero, a cambio, es concejal de Cultura y Turismo. ¿Cómo se le llama a eso? Pues no lo sé... Decidme vosotros. Después está Encarnación Moreno. Está manteniendo una línea dura, pero también emocionante. Se ha podido ver así en cada uno de los plenos celebrados hasta ahora. Da datos claros, aplica la ‘memoria histórica’ recordando lo dicho en otros plenos, y se expresa en pesetas, que es como la gente lo entiende. En el pleno del martes desató los más fuertes aplausos y hasta algún que otro vitoreo apoyándole durante su intervención. Encarnación Moreno de IU+Los Verdes sigue siendo la mejor portavoz del Pleno. Su único pero es que ha empezado demasiado fuerte. Ha puesto las espadas en alto a las primeras de cambio y espero que esto no acabe quemándola y quitándole las ganas de seguir luchando. Son cuatro años y en dos meses ha echado todo el resto.
Sigo paseando por esa mesa y me encuentro con Antonio Villaescusa. El que decían ser el candidato estrella. Por desgracia, ahora mismo es el portavoz que menos llega a la gente, y no porque no tenga las cosas claras, sino porque no es capaz de conectar con el público. Hace unos años, recibí un consejo que espero le venga tan bien a Antonio como me vino a mí. Escribía por aquel entonces mi primer artículo. Busqué palabras palabreras de esas que sólo lees en los diccionarios y en alguna enciclopedia enciclopédica. Ni siquiera yo era capaz de entender al cien por cien mi propio texto. Entonces mi jefe de aquel entonces me dijo: David, esto es una mierda. Y yo me quedé atónito. ¡Pero si parece un texto de Umbral (RIP)!, le grité. A lo que él me dijo, es una mierda porque tú lo entiendes en parte, yo pillo cuatro líneas y mi madre con 80 años no comprende ni el titular. Entonces no llega a la gente. Eso le pasa a Antonio. La gente de la Avenida de la Paz no entendió sus tecnicismos y palabras rebuscadas, y, de hecho, le aplaudieron con menos fuerza que a Encarnación Moreno. También es verdad que Villaescusa lleva muy poco tiempo como portavoz y no se le puede pedir que lo haga todo bien, de hecho estoy convencido de que mejorará con el tiempo.
Y por último me dejo a Marcos Ortuño. El pasado martes usted me puso nervioso. No me gustaron sus formas. No me pareció políticamente correcto que riera e hiciera muecas cuando la gente gritaba, sobre todo al final de la sesión plenaria, mientras eran expulsados de la sala. Unos vecinos que están en el Pleno para quejarse de la alta suma de dinero que deben pagar y usted parecía tomárselo a broma. No son las formas. Yo a eso lo llamo falta de respeto. También suele reír o bromear cuando sus oponentes políticos le recriminan. Pero está dentro del juego político y le entiendo, de hecho la oposición ha empezado a actuar de forma parecida durante sus intervenciones. También es cierto que habla muy bien, que llega a la gente sobradamente y que le entienden, todo fruto de su experiencia política. Pero a veces, supongo que fruto de la estrategia de partido, parece usted pecar un poco de arrogancia. Pues lo dicho, ya he hecho mi modesta valoración sobre los portavoces del Pleno. Espero que ninguno os lo toméis a mal, pues os respeto a todos, pero de vez en cuando también me gusta hacer críticas constructivas. Os seguiré ‘fervorosamente’ desde la lejanía. Recordad que vuestro único objetivo debería ser hacer las cosas bien por y para Yecla. Así que, tanto unos como otros, tenéis que empezar a ceder y a llegar a acuerdos más unánimes. Por lo menos, por el bien de la ciudadanía. Hasta la próxima.

GALA

Desde hace algún tiempo he decidido participar en algún que otro concurso de relato, microrrelato y cosas por el estilo... Aquí os dejo uno de los relatos que he presentado:

GALA
La miro. Permanece impasible ante la atenta mirada que proyecto sobre ella. No se inmuta. Sabe que pronto el filo del cuchillo abrirá su suave piel, pero no parece importarle. No es la primera vez que afronto una situación similar. Lo más trascendental es acabar lo antes posible. Sin dejar rastro. Sin levantar sospechas. Su quietud desafiante me pone nervioso. Me irrita. A pesar de esto, me veo en la obligación de hablar un poco de ella. Quizá así, tras la fría muerte que voy a darle, su nombre pueda elevarse a leyenda. Gala ha llegado a mí por casualidad. Vino con un buen amigo tras uno de sus periplos por Nueva Zelanda. Dicen que sus raíces en el lejano continente australiano no van más allá de 1970. Por tanto, es joven, muy joven. Pero su piel rosada me vuelve loco. Necesito morderla, saborearla, sentirla cerca de mis labios. Su rostro permanece frío, estático. No aguanto más. Me armo de valor y levanto el cuchillo. Apunto directamente a su corazón. Tengo que acabar ya con esto. No puedo esperar más. Ella sigue impasible. No puedo creer que alguien que siente la muerte tan de cerca no intente defenderse. Pero debo hacerlo. Cierro la mano con fuerza alrededor de la empuñadora de mi arma mortal. La alzo y con toda la fuerza de mi brazo la clavo directamente en todo el centro de su cuerpo. No grita. No se queja. El silencio llena la habitación. Saco el cuchillo de su interior. Está mojado. Una lágrima recorre ahora su suave cara. Es demasiado tarde para llorar. Ya no hay marcha atrás. Vuelvo a clavar el cuchillo y desgarro su piel, girando por todo el perímetro de su cuerpo. La he dividido en dos. Es el momento de llevarla a mi boca y saborearla. La muerdo. No estaba equivocado. Dulce, muy dulce. Sin duda alguna, es una de las manzanas más sabrosas que he comido en mi vida.

El cine hace justicia


Esta semana he tenido la suerte de ver dos grandes películas. La primera, en el cine; la segunda, en mi ordenador y por tercera vez en unos meses. Me refiero a Las 13 Rosas y a Salvador. Dos largometrajes que en los últimos tiempos han creado algo de revuelo en la sociedad española, sobre todo tras la aprobación de la ley de Memoria Histórica.
Las Trece Rosas es el nombre colectivo que se les dio a un grupo de trece chicas, siete de ellas menores de edad (entonces establecida en 21 años), fusiladas por la represión franquista en Madrid, el 5 de agosto de 1939 con el único abrigo de la tapia del cementerio de la Almudena. Pegada a la pared se aprecia hoy una placa que las recuerda y que resalta junto al ladrillo rojo en el que todavía se pueden percibir los agujeros de algún disparo perdido. Eran Carmen Barrero Aguado (20 años), Martina Barroso García (24), Blanca Brisac Vázquez (29), Pilar Bueno Ibáñez (27), Julia Conesa Conesa (19), Adelina García Casillas (19), Elena Gil Olaya (20), Virtudes González García (18), Ana López Gallego (21), Joaquina López Laffite (23), Dionisia Manzanero Salas (20), Victoria Muñoz García (18) y Luisa Rodríguez de la Fuente (18).
Por su parte, Salvador Puig Antic fue un anarquista español nacido en 1948, activo desde el Mayo francés de 1968 y durante los primeros años de la década de 1970, que murió ejecutado por el régimen franquista tras ser juzgado por un tribunal militar, acusado del asesinato en Barcelona del subinspector de la Brigada Político Social, Francisco Anguas Barragán (que había muerto en el tiroteo que acompañó a la captura de Puig Antich y, según muchos indicios, recibió también balazos de algunos de sus propios compañeros en la refriega). Salvador fue condenado a muerte por un régimen con sed de venganza tras el atentado contra el presidente Luís Carrero Blanco, asesinado por ETA en diciembre de 1973. Fue ejecutado por garrote vil el 2 de marzo de 1974, a pesar de las múltiples manifestaciones organizadas en toda Europa en contra de la ejecución. Por enésima vez, el dictador, Francisco Franco, se mantuvo impasible y no concedió el indulto.
Tras ver estas dos películas, la sensación de impotencia y tristeza envuelve hasta los corazones más insensibles. Está claro que los directores, Manuel Huerga por parte de Salvador y Emilio Martínez Lázaro por Las Trece Rosas, se han puesto del lado de las víctimas, quizá para iluminar un poco más la época más injusta y oscura de la Historia de España. La represión, la tortura, el menosprecio, el rechazo, el trato inhumano... Todo esto se refleja en ambos filmes de una forma clara y tajante. Creo que es el momento de poner a cada cual en su sitio. Con homenajes como éste, se intenta limpiar la memoria de estos mártires (según la RAE: Persona que muere o padece mucho en defensa de otras creencias, convicciones o causas) que, al contrario de los caídos a manos republicanas, no han tenido todavía la posibilidad de limpiar su nombre, ni de ser defendidos ni respetados. Quizá no cayeron por Dios y por la Patria, pero fueron personas que lucharon por una ideología, por una España que ellos creían mejor, y no por eso deben descansar en cunetas y fosas comunes. Por eso no entiendo por qué hay muchas personas, también periodistas, que se esfuerzan en hacernos olvidar el pasado. Lo siento, pero yo quiero conocer qué pasó en el Franquismo. Quiero saber por qué sufrieron mis abuelos, por qué tuvieron que ir a esa guerra fratricida, por qué les obligaron a pisar la cárcel si eran inocentes, por qué pasaron hambre y represión y, ante todo, por qué vivieron casi 40 años en silencio. Rojos, pero, ante todo, personas. Y eso no se entendió en España hasta bien entrada la democracia. Y he aquí parte de algunas cartas que escribieron antes de ser fusiladas las Trece Rosas, para demostrar así a algunos impresentables, como el que asesinó a un joven hace unos días en Madrid por intentar frenar una manifestación fascista en un barrio inmigrante y obrero como es Usera, que eran mucho más humanas que sus verdugos. Blanca Brisac, madre de Enrique, un niño de 9 años, votante de derechas como ella misma se calificaba, acabó fusilada junto a su marido por ofrecer ayuda a un músico amigo y comunista para que intentara huir de España. Esta es parte de la carta que dedicó a su pequeño: “No guardes ningún rencor a quienes dieron muerte a tus padres, eso nunca. Las personas muy buenas no guardan rencor. (...) Tu padre y yo vamos a la muerte orgullosos. (...) Enrique, que no se te borre nunca el recuerdo de tus padres. (...) Te seguiría escribiendo hasta el último momento, pero tengo que despedirme de todos. Hijo, hijo, hasta la eternidad. Recibe, después de una infinidad de besos, el beso eterno de tu madre, Blanca”. O parte del texto que escribió minutos antes de ser fusilada otra de las procesadas, Dionisia Manzanero, con sólo 20 años. “Como habéis visto a través de mi juicio, el señor fiscal me conceptúa como un ser indigno de estar en la sociedad de la Revolución Nacional Sindicalista. Pero no os apuréis, conservar la serenidad y la firmeza hasta el último momento, que no os ahoguen las lágrimas; a mí no me tiembla la mano al escribir. Estoy serena y firme hasta el último momento. Pero tened en cuenta que no muero por criminal ni por ladrona, sino por una idea”. O las palabras de Julia Conesa, una muchacha de 19 años que aún mantenía la entereza cuando estaban a punto de quitarle la vida. “Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija que ya jamás te podrá besar ni abrazar… Que no me lloréis. Que mi nombre no se borre de la historia”. Con el deseo de que se cumplan estas últimas palabras de Julia Conesa, finalizo aquí este pequeño homenaje a los miles de muertos que cayeron en España durante el siglo XX por defender lo que ellos creían como un mundo mejor. Si tienen la oportunidad, no duden en ver estas películas. Conocer el pasado, es la única forma de no volver a repetirlo.

Sobre erratas y errores

Estas dos semanas han dado mucho de sí. He recibido cerca de una docena de correos en los que los lectores hacían varias sugerencias y también alguna que otra queja. Por falta de espacio, hoy no podré abordar todos los temas que me han solicitado, pero creo que es el momento de hablar de uno de los más importantes, el referente a las faltas ortográficas dentro de las noticias publicadas en elperiodicodeyecla.com. Una lectora me preguntaba en un correo si como defensor iba a velar también por la ortografía y la gramática, además de por la forma y el contenido del periódico. Directamente no tengo acceso a corregir esas erratas, pero en cuanto veo una, aviso a los redactores para que la corrijan. Dentro del mundo del periodismo, siempre se ha dicho que hay que trabajar contrarreloj, para evitar así que la competencia pise tus informaciones. A veces, las prisas son exageradas. Todos los medios quieren ser los primeros en informar, aunque la información no esté cuidada. Primero se informa y después se corrigen los fallos. Pero de lo que no hay duda, es de que los medios de comunicación tienen una enorme responsabilidad en cuanto a la educación que aportan en el uso del lenguaje, pero aun así, (si quieren reírse un rato les aconsejo leer El dardo en la palabra de Lázaro Carreter) los gazapos son frecuentes. Pienso que los lectores son los mejores correctores, y eso también lo saben los redactores. Hay medios en Internet donde existe un enlace específico para que los lectores comuniquen a los periodistas las erratas que han podido cometer. Esta sería una buena solución. Pues no creo que por cometer un fallo ortográfico se le caiga a nadie la cara de vergüenza, ya que todos somos humanos. Con quejas como las que me han hecho llegar estos lectores, conseguimos que este medio en particular y el lenguaje en general sigan creciendo, sobre todo ahora que se está viendo mutilado por nuevas tecnologías como los mensajes a móviles o algunos blogs en Internet. Lo que también hay que reconocer es que no es lo mismo un error que una errata. Cuando nos referimos a erratas, hablamos de fallos ortográficos, es decir, de patadas al diccionario. Para que vean que no pasa solamente en elperiodicodeyecla.com y su “Conserjería de Presidencia”, que seguro tendrá un conserje que abra las puertas por las mañanas, les reproduzco algunos ejemplos. Cuando hace unas semanas preguntaron a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, si las obras del AVE a Barcelona estarían finalizadas en los plazos dados por la empresa, la ministra soltó esta perla sin desperdicio: “Eso fue lo que conveniaron”. Recuerdo otra muy buena que escuché hace unos meses en el programa CQC cuando dijeron que “Woody Allen había sido embestido Doctor Honoris Causa por la universidad Pompeu Fabra”. Quizá el director de cine tuvo que lidiar algún toro, con algo de mala suerte, para que le invistieran como Doctor. Y también a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se le escapa alguna que otra joya de vez en cuando. El pasado jueves, la presidenta soltó una bastante aceptable al decir que “en el PP la consideran lideresa nacional”. Aunque la palabra está recogida en el diccionario de la RAE, duele un poco al oído, por lo que se montó un revuelo entre los medios y Aguirre tuvo que rectificar diciendo que era una palabra que se había inventado sobre la marcha.
Y si hablamos de errores, queda claro que nos estamos refiriendo a cuando los periodistas dan informaciones falsas tomadas como verdaderas. No voy a negar que quienes trabajamos en esto somos un poco perezosos a la hora de rectificar sin tapujos un error, y por ello voy a relatarles una anécdota que escuché a un profesor que había trabajado en La Voz de Castilla de Burgos.
Un buen día, nos contaba, llegó a la redacción un hombre que traía un problema: “Mire, ha salido mi nombre en las necrológicas, en la relación de fallecidos, y menudo disgusto se han llevado muchos amigos. No deja de llamar gente a mi casa, así que les agradecería que rectificasen, porque ya ven que estoy vivo, para quitar así la pena a quienes se hayan creído que me he muerto”.
“No se preocupe usted”, le respondió el redactor jefe, “que esto lo arreglamos enseguida”.
Al día siguiente, y para sorpresa de los redactores, aquel hombre volvió a presentarse en el periódico:
“Vine ayer por lo de las necrológicas, pero es que ustedes no han rectificado como me prometieron. Y como ven, yo sigo sin morirme”.
Y el redactor jefe le contestó bastante molesto:
“¿Qué no hemos rectificado? ¡Pero cómo que no! Mire aquí, ¡¿no ve su nombre en la lista de nacimientos?!”.
Así que, demos un voto de confianza a Ángel Alonso y a Pilar Muñoz porque, además de tener la carrera de periodismo, son buenos profesionales. Pero de todas formas, les aconsejo que redacten más lentamente, y si algún lector les informa de una errata, que la corrijan de inmediato. Pues ya saben, y he aquí la frase célebre de la semana, errar es de humanos, y corregir, de sabios.

P.D. En el próximo artículo comentaré los resultados de la encuesta en la que valoraron el periódico, hablaré de la sección de deportes y de todo aquello que ustedes me sugieran en sus correos.

¿Qué hace un defensor del lector?

El defensor del lector es un lector de lectores, ya que su tarea principal se debe a ellos, múltiples y diversos, partícipes de una sociedad que busca cada vez más formas de participación. Como defensor del lector debo conseguir ser un mediador entre los yeclanos y elperiodicodeyecla.com, es decir, que voy a intervenir haciendo públicas las peticiones y quejas de los ciudadanos en cuanto a la forma de elaborar la información, las secciones... Por ello, mi acción se desplegará sobre la redacción de las noticias, mostrando qué falta en el periódico según la opinión de los lectores, señalando los posibles problemas y aclarando las dudas.
¿Y cómo puedo hacer todo esto? Principalmente porque como defensor tengo que actuar autónomamente. La independencia es la condición fundamental de un defensor del lector. Por tanto, me arriesgaré públicamente con mis interpretaciones y transformaré la escena de elperiodicodeyecla.com en un debate, además de entre lectores con sus comentarios, también entre lectores y periodistas. La interpretación recoge las experiencias, contrasta los diversos puntos de vista implicados, analiza las situaciones... Como defensor contribuiré también a hacer visible lo invisible, a sacar a la luz las quejas y demandas de los lectores. Espero que entiendan que como defensor me quedo ante la soledad de mi conciencia y quizá no siempre todos estén de acuerdo conmigo...
Y por ello, como he dicho antes, necesito independencia. Un defensor tiene diversos mecanismos que salvaguardan esta autonomía: la obligación de los periodistas de remitirle todas las quejas que reciban, la comunicación directa con los lectores, en este caso, con la dirección de correo electrónico: defensorlector@elperiodicodeyecla.com; el análisis de los medios de la competencia para observar los tratamientos que se le dan a temas importantes y como no podía ser de otra forma, el seguimiento detallado de la información del propio periódico digital y de todos los comentarios. Ser independiente es la condición básica para poder así criticar al interior del medio públicamente, como también para motivar la confianza y la credibilidad de los lectores.
La información cada día se hace más exigente porque cada vez hay lectores más ávidos. Lectores que critican, que siguen con cuidado el tratamiento de las noticias; lectores exigentes que quieren ver más pluralismo, más calidad y nuevos temas. Lectores que defienden sus derechos y demandan veracidad y profundidad. Por tanto, como defensor seré el instrumento que tenga elperiodicodeyecla.com para cambiar y para estar alerta a las demandas que justamente le hacen sus lectores.
¿Y sobre qué se suele quejar un lector? Primeramente, sobre la calidad de la información. Quejas referentes a la calidad del tratamiento de las noticias, el no mezclar información con opinión, los errores que puedan producirse, la omisión de algunos temas considerados importantes o relevantes por los lectores... Otro tema de frecuente queja se refiere al pluralismo. Aquí se pueden incluir las crecientes exigencias de los lectores sobre los derechos de las minorías, desde las étnicas hasta las sexuales, las ofensas a la honra y al buen nombre de las personas, los procesos de rectificación y en general todo lo que signifique el respeto y promoción de las libertades. Una tercera categoría en cuanto a quejas y demandas está compuesta por temas que son muy sensibles. Uno es todo lo referido a la política, sobre todo en época de elecciones. La sexualidad es otro tema que provoca frecuentes polémicas, así como la seriedad del tratamiento de la información en temas que inciden sobre la vida cotidiana.
Por último, cabe destacar que el lector también ha cambiado. No hay un lector homogéneo, sino una enorme variedad de lectores: hay muchas más lectoras que antes, lectores jóvenes y mayores, de diferentes nacionalidades.... Y junto a la heterogeneidad de éstos, están los distintos modos de lectura y las diferentes relaciones entre los lectores y las noticias. Porque los motivos de los lectores son múltiples: se dirigen a los periódicos para exigir sus derechos, para contrastar la información que reciben o para denunciar sus vacíos y sus omisiones. Para tener una oportunidad de diálogo, ampliar sus conocimientos, o simplemente para conocer lo que pasa a su alrededor. Por eso el derecho a la información ha pasado a estar en un lugar muy importante para la formación de la ciudadanía. En definitiva, unas veces de forma más distendida y sarcástica, otras veces de forma más seria y rigurosa, intentaré contentar a todos y hacer de este periódico lo que ustedes, los lectores, desean.

Tras los pasos de Cesarini...

Me pregunto quién conocía a Franco Cesarini o a sus Mosaici Bizantini hace dos años. Yo recuerdo, que a finales del verano de 2005, antes de volver a Madrid, Ángel nos puso sobre los atriles un ‘obrón’... O por lo menos eso es lo que él dijo. También dejó claro que iba a ser difícil de interpretar, pero que tras los primeros premios de Cartagena y Alginet nos veía de sobra capacitados. Tras un par de ensayos volví a la universidad y, sinceramente, no tenía claro que nuestra Banda fuera capaz de hacer sonar tal pedazo de pieza. Pero nuestro director es un cabezota, en el buen sentido de la palabra, y se decidió a ponerla en el programa de Santa Cecilia. Ya que no pude asistir al concierto y también movido por la curiosidad, compré la grabación a Teleyecla. Y sonó Mosaici, mejor dicho... cómo sonó... ¡Madre del amor bendito!, me dije, ¡otra vez el embudo! Pensaba, iluso de mí, que los músicos se iban a asfixiar con esa obra y que iba a resultar imposible dar más de sí... Pero el director no se amedrentó. Va y dice que nos presentamos a Valencia... Todos ilusionados, a la vez que un poco asustados, pero, es que... ¡menudo nivel se respira en el Palau! Era febrero de 2006. Por suerte o por desgracia, los organizadores del Certamen de Valencia nos dejaron fuera de la edición de ese año, pero nos guardaron la plaza para 2007. Teníamos un año de vidilla y yo creo que más de uno respiró aliviado... Pronto llegaría el primer batacazo. 10 de junio de 2006. La Banda participa en el Certamen de Villena, ¿os acordáis? Qué cara se nos quedó... Aquel cuarto puesto que nos sentó tan amargo, aún más si cabe por las ‘burlas’ de las queridas arañas de Albaida... Más de uno se desmoralizó aquella noche de verano. Sobre todo nuestro querido Fran que, bajo un pronto inesperado, golpeó el bonito cuadro con el diploma que nos habían dado, haciendo añicos el cristal. Y de nuevo la terapia. Un mes después, el 16 de julio, llegó el Festival de Bandas con la actuación de la Agrupación Musical Villanovense de Villanueva del Arzobispo, Jaén, y la Unión Musical Torrevejense de Torrevieja. La Banda de Yecla volvió a subir al escenario la tan complicada, a la vez que apasionante, obra de Mosaici Bizanitini. Qué buenos recuerdos, y no lo digo por el concierto, que estuvo bastante bien, sino por el Peco que llenó su campo de músicas jienenses, y no me refiero precisamente al Cancionero Popular de la ciudad andaluza... Todavía tengo el regusto placentero de las gachasmigas que con muchas trazas y amor nos preparó el Teófilo a las 7 de la mañana... Después nos tocaba devolverles la visita, y allí nos plantamos el fin de semana del 2 y 3 de septiembre. Y de nuevo sonó Mosaici, llenando con sus magníficos acordes el cielo andaluz, que no el del pasodoble, sino el de Villanueva. Lo que vino después de aquel concierto es por todos recordado. Un trato supremo, tanto del Ayuntamiento, como de los músicos y su asociación. Y lo más importante de todo, buenas amistades que se mantendrán por mucho tiempo.
Pero la vida sigue. 16 de septiembre de 2006. Otro gran reto para la Banda. La 95 edición del Festival Nacional de Bandas de Música de Albacete. El Auditorio Municipal de dicha ciudad también tuvo la suerte de respirar los aires bizantinos de nuestra música. Y qué duda cabe, ¡cómo había cambiado la obra desde que se interpretará un año antes en el concierto de Santa Cecilia! Parecía otra. Siguiendo con este análisis de ‘memoria histórica’, que tanto está de moda, sigo avanzando por la línea del tiempo. Tras un buen concierto en Albacete, la Banda se desplazó hasta Santomera y también allí sonó por quinta vez en concierto la emocionante obra de Mosaici Bizantini.
Pero tras este concierto llegó un momento de inflexión... El director no se las veía todas consigo. La obra de Cesarini era perfecta para el certamen, pero tenía dos pequeños inconvenientes. Uno, que superaba el tiempo máximo permitido en las normas del concurso y dos, tras tanto tiempo tocándola, podría sonar un poco viciada. Tras mucho pensar, un día, el director se presentó al ensayo con la IV Sinfonía de Alfred Reed. El veterano compositor americano, con obras tan conocidas por nuestros músicos como El Camino Real, parecía que finalmente iba a ser el elegido. De hecho, en el primer concierto tras ese cambio, el de Santa Cecilia de 2006, no se escuchó, después de mucho tiempo, la obra de Cesarini. Parecía que el director la había dejado en el olvido... En la web de la Asociación surgió el debate... Unos músicos pedían que la obra elegida para Valencia fuera Mosaici Bizantini, mientras otros (sobre todo el sindicato de clarinetes encabezado por mi buen amigo Elías Ibáñez) apostaban por la obra de Alfred Reed, debido a la dificultad del papel de clarinete en la obra del compositor suizo. ¿A qué se debió este cambio? ¿Quizá la veteranía y consagración de Alfred Reed que, en 1961, año de nacimiento de Cesarini, ya había compuesto ocho obras para banda y orquesta? ¿No se la quería jugar Ángel con un compositor tan joven como era el creador de los Mosaici? Eso nunca lo sabremos, a no ser que se lo preguntéis. Al final, como decía, surgió el debate y el director volvió a pensar... Pasaron las Navidades y entre uva y uva Ángel tenía en la mente Alfred o Franco... Suena mal esto de Franco, es cierto... Mientras tanto, llegó otro de los momentos cumbres. 22 de febrero de 2007. Sorteo del Certamen de Valencia. La Banda de Yecla actuaría en primer lugar, el 1 de julio y en el Palau de la Música. Dos días después, tuvo lugar el Festival de Bandas de Música de Silla. Y según se vio, teníamos ganador. Mosaici Bizantini volvió a sonar con toda su grandeza dejando boquiabierto al público valenciano. Teníamos obra y teníamos ganas. No era momento de hacer pruebas. Había que empezar a estudiar la obra obligada, o lo que es lo mismo, Atiragram, que así se llamaba esa pobre composición. Como dijo más de uno, se tocará en Valencia y pasará a los anales de la historia. Pero había que dar otro impulso al concurso. Ángel anunció que el gran compositor José Rafael Pascual Vilaplana, estaba escribiendo un pasodoble para dedicárselo a nuestra Banda y a su participación en el certamen de la ciudad del Turia. En esos momentos, de la mente de este espléndido compositor estaba naciendo Yakka. Unos meses después, se ha convertido en pasodoble emblema de nuestra Asociación. Yakka estaba en el horno, Mosaici estaba a falta de la envoltura y de Atiragram teníamos sólo la masa. Había que darle forma. Pero había poco tiempo para eso. ¿Por qué? Muy sencillo, era el turno de que Nostradamus volviera a entrar en acción tras varios años en el cajón del archivo del Lupi. Y es que, el 21 de abril había que participar en el III Certamen Regional de Bandas de Música, celebrado en Abarán. Y la obra obligada era la dedicada al médico y astrólogo francés del siglo XVI. Y qué contar de ese certamen... Primer premio y gran sabor de boca.
Ahora sí. Llegaba el momento de pensar sólo en Valencia. Para el 3 de junio se reservaba la prueba de fuego antes de la actuación en el Palau. La Banda de Yecla actuó dentro del ciclo “Bandas en el Auditorio de Murcia”. Una primera parte sublime. El esperado estreno de Yakka, la puesta en escena de Atiragram y la más sublime interpretación que había hecho la Banda hasta ese momento de los ya ensoñadores Mosaici Bizantini. Señoras y señores, el certamen estaba servido. Tras un nervioso concierto de San Pedro en la víspera del día marcado en rojo por todos los músicos, el 1 de julio nos plantamos en Valencia. Los músicos, los que no eran músicos, los ausentes y los más incondicionales seguidores estaban allí. Autobuses repletos de yeclanos, embriagados por el buen hacer de la Banda y por el gran trabajo de los creadores de la web nosvanaoir.com, así como de esos grandes anuncios que entusiasmaron a todos. Ahí se vio la unión que existe entre nuestros músicos, el gran ambiente que se vive dentro del seno de la Banda. Hablar de lo que pasó después no lo veo necesario. Un Palau entregado, un Yakka sublime, un Atiragram que hasta pareció más bonito de lo que es y, por fin... llegó el gran momento que todos habíamos esperado durante dos años. Mosaici Bizantini, o lo que es lo mismo, “La Nativitá”, “Il tempio di Gerusalemme” y “L’angelo della Resurezione” arrancaban tras el lento movimiento de batuta de Ángel Hernández. Los espléndidos mosaicos sicilianos y venecianos a los que dedica Cesarini su obra parecieron reflejarse en lo más alto del Palau, empujados por una música vibrante que ensimismó a todos los que tuvimos la suerte de disfrutarlo in situ. Un final épico para una obra de “bastante dificultad, máxima envergadura e impresionante belleza” como la catalogó el propio director. He aquí el culmen de Mosaici Bizantini y mi pequeño y merecido homenaje en este artículo. Desapareció de nuestras carpetas, pero nadie podrá ya olvidarlo. Señor director, señora presidenta, desde aquí les animo a que, aunque sólo sea la portada del guión de esa impresionante obra, sea enmarcada y colgada en el lugar más vistoso de nuestro sala de ensayos. Ha marcado un antes y un después en nuestra Banda y en la música en Yecla.