23 de octubre de 2011

Tras los pasos de los Barones de Yecla

La Baronía de Yecla es un título nobiliario español creado el 7 de mayo de 1890 por el rey Alfonso XIII a favor del Ingeniero de Caminos Pablo Cáceres y de la Torre, sobre un antiguo Señorío de su Casa, según recoge el Elenco de Grandezas y Títulos Nobiliarios Españoles, que se encuentra en el Instituto de Genealogía, Heráldica y Nobiliaria "Luis de Salazar y Castro”, que pertenece al CSIC.

Poco más se sabe de la historia del primer Barón de Yecla y mucho menos sobre el porqué del mencionado título nobiliario. En el libro Un instituto enraizado en la sociedad, de Juan José Alzugaray, publicado en 2005 por Ediciones Encuentro, he podido encontrar algo más acerca de la vida de Pablo Cáceres de la Torre. En esta obra se recoge la historia del Instituto de Ingenieros Civiles, hoy Instituto de la Ingeniería de España. El capítulo dedicado a su persona, dice lo siguiente:

Hay ocasiones en que el investigador fracasa en sus pesquisas. Por más que se obstina en abrir puertas y celosías, no acierta a encontrar la llave salvadora. Todo en su derredor permanece oculto, inaccesible. Y ésta es desgraciadamente una de ellas. Tras la desesperada búsqueda, casi el vacío absoluto. Algunos datos sueltos del personaje, incapaces de componer un apunte biográfico bien armado. Y nada más.

Nace Pablo Cáceres de la Torre hacia el año s1857 en un lugar que no sea podido precisar. Decide estudiar la novedosa carrera de ingeniero industrial. Marcha a Barcelona, donde radica la única escuela. Termina la carrera de Ingeniería Inddustrial en 1877, en la especialidad química, con el número uno de su promoción. No contento con ello se gradúa también en la especialidad de mecánica en 1879.

Sabemos que ejerce la enseñanza como catedrático en la Escuela de Ingenieros de Caminos de Madrid. Y que el Rey Alfonso XIII le concede el 13 de mayo de 1890, por méritos que desconocemos, el título de barón de Yecla. Es el primer barón de Yecla.

Cáceres tiene inquietudes profesionales y una buena visión de futuro. Pertenece a la Junta Directiva de la Asociación Nacional de Ingenieros Industriales. Y allí se le ocurre la excelente idea de reunir las cinco asociaciones nacionales de ingenieros existentes (Agrónomos, Caminos, Industriales, Minas y Montes) en una sola institución, que pasa a llamarse Instituto de Ingenieros Civiles, al objeto de aunar esfuerzos y saberes, y alcanzar un mayor provecho y prestigio.

Cáceres redacta los Estatutos, convence a unos y otros, y logra al fin su propósito. El Instituto de Ingenieros Civiles se pone en marcha en enero de 1905. Pablo Cáceres de la Torre es su primer presidente. Su idea ha triunfado.

Cinco años más tarde, en 1910, vuelve a corresponderle la presidencia del Instituto a la Asociación de Ingenieros Industriales, por riguroso turno anual rotatorio, y nuevamente Cáceres desempeña el cargo de presidente a satisfacción de todos. Con el tiempo, será designado Miembro de Honor de la distinguida corporación.

Tras esa fecha, ha sido imposible encontrar más datos. Se sabe que un Pablo Cáceres de la Torre murió asesinado en Madrid a consecuencia de la guera en los últimos meses de 1936, pero se desconfía que pudiera ser el fundador del Instituto de Ingenieros Civiles. Tendría al morir, en ese caso, cerca de 80 años.

Después de leer esta página, única que he encontrado sobre la vida de Pablo Cáceres de la Torre, pocas conclusiones se pueden obtener. Asimismo, he encontrado que el segundo barón de Yecla fue Toribio Cáceres de la Torre, hermano de Pablo, ya que éste murió sin descendientes.

De Toribio Cáceres, poca información hay. Al parecer, siguió los pasos de su hermano, y durante 1915 fue presidente de la Real Sociedad Española de Física y Química. También parece que estuvo casado con María del Carmen de la Bastida y Careaga, III condesa de Ardales del Río y I baronesa de Yecla, puesto que 3 de agosto de 1951, ABC publicaba una esquela con motivo del primer aniversario de la muerte de Doña María del Carmen, otorgándole tales títulos nobiliarios.

Tras su muerte en 1954, el título pasa a manos de Cristian de Nogales Quevedo, convirtiéndose así en tercer barón de Yecla. El tal Nogales Quevedo era tercer nieto de una hermana de Toribio y Pablo Cáceres de la Torre, que era la poseedora del Señorío de Yecla, sobre el que se creó la Baronía.

Para encontrar los orígenes del Señorío de Yecla, hay que remontarse a la Baja Edad Media.Tras la muerte del infante Don Manuel, padre del linaje de los Manueles y Señor de Yecla, su hijo, el Infante don Juan Manuel (1282-1348), le sucede en el cargo, por tanto, se convierte en Señor de Yecla y de Villena. El infante don Juan Manuel, además de ser un magnífico escritor, autor de “El conde Lucanor”, era sobrino del rey Alfonso X y nieto de Fernando III “el Santo”.

Pero volvamos al siglo XX. De Cristian de Nogales Quevedo solo he podido encontrar que se casó con José Fina Pérez de Hoyos y Calvo y que se especializó en Endicronología. Además, hizo grandes avances en esta ciencia, como por ejemplo, relacionar las glándulas de secreción internas con el psiquismo. En 1945 publicó un artículo en el Anuario Médico XXXII titulado “Patogenia del síndrome de Cushing. Breve examen crítico de la teoría suprarrenal”.

A su muerte en 1989, le sucedió en el título su hijo Vasco de Nogales y Pérez de Hoyos, que se convirtió así en el IV Barón de Yecla. De Vasco no he encontrado nada, excepto que murió en 2008. El 14 de octubre de ese año, su hijo Vasco de Nogales y Balada se convirtió en el V Barón de Yecla, persona que ostenta el título nobiliario en la actualidad.

17 de octubre de 2011

Tenemos la fuerza: creamos en el cambio

Todavía algo ando aturdido por el inesperado éxito que tuvo mi artículo de ayer. Sabía que la manipulación mediática que existe en España, sobre todo en referencia al movimiento 15-M, era un tema candente, pero no me imaginaba tal avalancha de visitas, referencias, mensajes y críticas. Pero tras el aturdimiento inicial, me puse a pensar. Pensé en lo importante que es Internet en general y, la web 2.0 en particular, para hacer crecer este movimiento.

Hace una década, o incluso menos, cualquier periodista que luchara por hacerse un hueco fuera de la órbita establecida, no podría imaginar que un artículo suyo tuviera en cuestión de horas más de 18.000 visitas. Por eso, quiero remarcar la importancia que tienen las redes sociales y su buen manejo para construir este futuro justo e igualitario que muchos de nosotros anhelamos.

Porque Internet, aunque ha traído sin duda más control y una pérdida relevante de la personalidad y la vida privada, ha aportado, a su vez, una igualdad social, aun siendo virtual, que hasta no hace mucho resultaba utópica. En la red todos somos iguales, no hay ricos ni pobres, ni súbditos ni esclavos. Todos partimos desde la misma línea de salida. Y por primera vez, esa “virtualidad” está plasmándose en la vida real. Ya no somos entes que interactuamos en Twitter, Facebook o en el ya en desuso Second Life, sino que nuestras protestas, ideas y “utopías” están rompiendo la barrera de lo virtual para bajar a la Tierra.

Desde los inicios de Internet, siempre ha habido foros donde los ciudadanos han expresado su opinión más o menos crítica. Pero con el Movimiento 15-M estamos demostrando que el uso acertado de las herramientas que nos proporciona la Web 2.0 nos está ayudando a organizarnos y a fortalecernos. Una voz aislada en un artículo de prensa deja de serlo en Internet, donde la interacción con miles de usuarios sirve bien para corroborar lo expuesto, bien para rechazarlo pero, ante todo, para difundirlo.

Gracias a un truco tan sencillo como el crear hashtags (#) en Twitter nos ha ayudado a convocar a miles de ciudadanos con un mismo propósito, a intercambiar ideas de forma global y a darnos cuenta de que no estamos solos. Porque eso es lo que ha querido siempre el Capitalismo, crear seres independientes que ensartados en el traje de la competencia piensan más en sí mismos que en el de al lado. El Capitalismo ha roto las relaciones entre las personas, creando un mundo competitivo donde el compañero ha dejado de serlo para convertirse en un rival más con quien pelear para alcanzar la cima (ya sea laboral, social, económica...).

Pero, de pronto, surge el 15M y las redes sociales, las asambleas, los debates... empiezan a despertarnos de nuestro letargo casi sin darnos cuenta. Hasta ahora, el mundo capitalista nos había sumido en un profundo sueño donde el aislacionismo y la guerra social (izquierda contra derecha, autóctonos contra inmigrantes, ricos vs. pobres...) eran los buques insignia.

“O aprendemos a vivir como hermanos, o moriremos como idiotas”, decía Martin Luther King. Y así es. Todavía nos queda mucho que hacer, pues miles de personas siguen pensado que no son capaces de aportar nada. ¿Qué puedo hacer yo? Quizá, nada por ti mismo, pero muchos ‘yo’ conforman un todo consistente. Da el paso y encontrarás tu sitio. Si no hubiera sido por vuestra masiva respuesta, mi artículo habría pasado desapercibido. Si no hubiéramos estado juntos en mi anhelado Carabanchel, no habríamos podido parar ninguna de las redadas racistas que hemos conseguido frenar. Si no hubiéramos estado juntos, no habríamos parado ningún desahucio. Luchemos juntos. Mirad afuera, veréis que muchos piensan como vosotros.

Y cuando nuestras opiniones no concuerdan, no pasa nada, simplemente, aprendemos. Porque el 15M está consiguiendo rescatar otro de los valores que parecía haber muerto: la dignidad humana. Es decir, el otro, piense o no como yo, es un ser humano y, por tanto, su opinión ha de ser respetada. Somos tolerantes. No os creáis lo que dicen los medios de comunicación. No son todos rojos, ni comunistas ni anarquistas. Hay gente de toda ideología y pensamiento. Los medios y los grandes poderes fácticos, incluido el PPSOE, están deseando que volvamos a la sumisión impuesta por el sistema. Quieren que nos volvamos a aislar cada uno en nuestro nicho. Quieren que volvamos a ser insolidarios. En definitiva, quieren que dejemos de vernos como hermanos y sí como enemigos. No les demos el gusto.

Pues recordad: Ahora, somos más, mejores y más fuertes que ellos.

16 de octubre de 2011

La manipulación mediática en España


La manipulación mediática en este país no tiene límites. Después del éxito de la convocatoria mundial de ayer a favor de un mundo más justo, los periódicos españoles han jugado con lo ocurrido sin importarles nada las miles de personas que abarrotaron las calles de medio mundo. Pero, como suele ocurrir a menudo, la manipulación más visceral e insultante proviene de los medios más escorados a la derecha que no cejan en su empeño de intentar  convencer al mundo de la violencia que desprende el movimiento 15-M. ¿Pero qué violencia ven? Violencia es lo que muchas veces sale de sus bocas.


Es cierto que ayer, a 200 romanos malnacidos se les fue la cabeza y aprovecharon una manifestación pacífica, con más de 200.000 participantes, para destrozar y provocar el caos en la capital italiana. Es decir, el 0,1% de los manifestantes que ayer salieron a protestar y a pedir un mundo más justo en las calles de Roma son los que han copado hoy las portadas y titulares de la mayoría de medios españoles. Algunos citándolo en segundo plano (El PaísPúblico), otros dándole tanta importancia como al resto de movilizaciones pacíficas en todo el mundo (La Razón, La Gaceta y El Mundo) y otro, ABC, haciendo la manipulación más insultante que recuerdo en años, sacando a todo color y copando gran parte de su portada una imagen de un vándalo en Roma lanzando un extintor junto a un coche en llamas y bajo el siguiente titular: Los indignados “festejan” su protesta planetaria.


Manipulada e insultante portada de ABC de hoy. Poco más que añadir



Como periodista, he de decir que esta burda manipulación mediática me parece simplemente vomitiva. Pero todavía me parecen más tristes los miles de ciudadanos que creen a pies juntillas lo que dictan estos recetarios panfletarios. Y me da igual uno que otro, porque si leyeran Público cada día verían que, aunque intenta ser más imparcial con los indignados, según ellos Zapatero es un dios mundial al que deberíamos adorar. Es decir, mi crítica no se centra exclusivamente en los panfletos de la derecha (La Razón, La Gaceta, ABC, El Mundo), sino también en los que, supuestamente, se catalogan de izquierda. Aun así, muchos de ustedes dirán, bueno, es que en representación de la población total de España (o del mundo) no es mucha gente... Solo les digo que si la Iglesia o el PP organizan una manifestación de esas que tanto les gusta (en contra del aborto o a favor de la familia) y consigen sacar a las calles de toda España a más de un millón de personas, a saber qué dirían. Entonces seguro que sus medios afines hablarían de éxito rotundo y pedirían dimisiones y elecciones anticipadas sin cesar. 


Los medios de comunicación han dejado de respetar a los ciudadanos. Han dejado de contar las noticas para contar "sus" noticias, manipuladas ya de forma burda y descontrolada. Telemadrid y Canal 9 son claro ejemplo de ello. Y cito estos dos porque me parece denunciable que se manipule la mente de los ciudadanos con sus propios impuestos. Lo que haga un medio privado puede ser criticado, pero poco más, pues el neoliberalismo ha traído estas cosas, es decir, confundir libertad con libertinaje, pero que lo haga una televisión pública me parece vergonzoso.

Hace unos años, nos explicaban en la carrera que la subjetividad periodística debía acabar en el momento en que un medio elige hablar de una o de otra noticia. Pero esa línea se ha superado claramente. En la actualidad, la subjetividad más malintencionada se adentra en las noticias como si de artículos de opinión se tratara. No hay derecho.

El periodismo está cavando su tumba, porque no ha sabido renovarse. Porque se ha vendido a multinacionales (PRISA, Mediapro, RCS, Planeta) o a grandes empresas nacionales (Vocento, Intereconomía) convirtiéndose en meros productos publicitarios. El periodismo ha perdido su esencia para convertirse en un instrumento propagandístico que solo sirve para defender a los de siempre. Y no me refiero a los zapateros o marianos de turno, sino a los que de verdad tienen el poder: el sector financiero y las grandes multinacionales. 

La Razón, que esta vez se ve que no podía borrar a gente de la foto sin que se notara, decidió pasar de imágenes


Ya estamos los radicales ocupando Sol para hacerle campaña a Rubalcaba... Simplemente, patético


Una portada medianamente decente, al menos informa de todo y no opina


Mitad y mitad, foto de los disturbios y de la concentración de Sol, pero sin que se note todo el gentío que había


Público y sus portadas raras... dando a entender la globalización del movimiento 15M. No citan a Roma en portada


ESTA ES NUESTRA VIOLENCIA




También puede encontrar este artículo en elperiodicodeyecla.com

4 de octubre de 2011

El alcalde de Yecla cobrará más que los de Huesca, Lugo, Zamora, Cáceres...


Marcos Ortuño va a cobrar 54.719,70 brutos al año. Más que los alcaldes de Huesca (20.000 euros más), Palencia (12.000 euros más), Zamora (12.000 euros más), Lugo (9.000 euros más) y Cáceres (4.000 euros más), según datos publicados este año. Además, percibe una cuantía similar a la que reciben los alcaldes de Logroño, Guadalajara y Teruel y solo un poco menos que el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. No está mal para estar en plena crisis.


Ese fue mi desayuno de esta mañana. Ver que el señor Marcos Ortuño ha tomado la primera decisión importante desde que fue elegido alcalde por el inesperado fallecimiento de su antecesor. Multiplicarse el sueldo. Casi 4.000 euros brutos al mes. Uno por cada yeclano en paro. Cuando la crisis más golpea, cuando nuestro pueblo se desangra, no se le ocurre a este señor otra cosa que mejorar en 13.300 euros su anterior sueldo, es decir, un 32% más.

Ojalá el señor Marcos Ortuño saliera a la palestra y diera motivos fehacientes para demostrar que ese es el sueldo que se merece como regidor de un pueblo de 35.000 habitantes. Está claro que podrá alegar que alcaldes de ciudades más pequeñas tienen todavía salarios más elevados, no lo niego, pero ¿de verdad no es insultante?

Los ciudadanos hemos dejado a los políticos hacer y deshacer a su gusto, sin que nada ni nadie les ponga trabas ni impedimentos. Sin tener un mínimo de decoro. Con una mayoría absoluta como la que goza el Partido Popular en Yecla tienen, en teoría, derecho legítimo a hacer lo que les venga en gana. ¿Vamos a permitirlo? Creo que los ciudadanos tenemos que darnos cuenta de que si están ahí, cobrando una pasta, es porque los hemos elegido nosotros, así que, como tal, deberíamos de exigirles mucho más. Porque están acostumbrados a que durmamos durante cuatro años para hacernos despertar justo un mes antes de las elecciones. Y eso es lo que va a pasar en noviembre, que dentro de unos días empezará la lucha encarnizada entre rubalcadistas y marianistas. A ver quién puede más... Promesas, promesas y promesas, que después se quedan en nada. Muy triste.

Ciudadanos, ciudadanas, daos cuenta de que las alternativas existen. Me da igual cuáles sean. Pero ya hemos visto que tanto unos como otros no piensan en los ciudadanos. Nos recortan en derechos, fulminan nuestra sanidad, patean la educación pública. Les importamos muy poco. Ellos solo buscan subirse el sueldo cuanto más mejor. A costa de nuestros impuestos. Mientras tanto, dicen solucionar la crisis amputando nuestros derechos, golpeando nuestros bolsillos y, a la vez, apoyando al corrompido sistema financiero con dinero público. Con nuestro dinero. Y nos manipulan para hacernos creer que todo lo que difiere a ellos dos, al PPSOE, a A o B, es pura utopía. Sueños irrealizables. Porque por mucho que digan, el PSOE se abstuvo anoche cuando hubo que votar el sueldo de Marcos.

Además, se apoyan en los medios de comunicación, dirigidos por adinerados magnates, para hacernos creer que todo lo que se sale de la lógica capitalista que ambos imponen, es impensable. Inalcanzable. Pues no, ya es hora de cambiar. Es hora de que demos una lección a todos estos hipócritas que defienden la austeridad mientras se suben el sueldo a nuestras espaldas. ¿Para qué dar ejemplo? Palabras, palabras y más palabras. Todas vacías. Estoy cansado. Cabreado. Hay que dar una patada en sus sillones, y tirarlos al suelo. Echarlos bien lejos. Eso es lo que se merecen por falsos y por embusteros.

¿No quieren recortes? ¿No buscan privatizar nuestros derechos? Ojalá tengáis el valor y las agallas de votar con la cabeza y no con el corazón. Tenemos que dejar de pensar que A o B es la solución. Mirad más allá. C, D, E, F... también juegan y quieren ofrecernos un futuro diferente. Apenas pueden alzar su voz entre el bipartidismo que nos asfixia. No tienen hueco en los medios, no pueden pagar propaganda para dar a conocer sus ideas... Pero eso se está acabando gracias a Internet. En la Red todos somos iguales, y eso les duele a los dos grandes. La gente se está moviendo, está respondiendo, está cambiando. Aunque nos intenten llevar al redil a base de palos. No callaremos. Hay que acabar con estos desmanes. ¿Pero de verdad no es una vergüenza que el alcalde de un pueblo como Yecla se lleve el equivalente a cuatro sueldos medios? ¿De verdad no os indigna y os quema la sangre?