23 de octubre de 2011

Tras los pasos de los Barones de Yecla

La Baronía de Yecla es un título nobiliario español creado el 7 de mayo de 1890 por el rey Alfonso XIII a favor del Ingeniero de Caminos Pablo Cáceres y de la Torre, sobre un antiguo Señorío de su Casa, según recoge el Elenco de Grandezas y Títulos Nobiliarios Españoles, que se encuentra en el Instituto de Genealogía, Heráldica y Nobiliaria "Luis de Salazar y Castro”, que pertenece al CSIC.

Poco más se sabe de la historia del primer Barón de Yecla y mucho menos sobre el porqué del mencionado título nobiliario. En el libro Un instituto enraizado en la sociedad, de Juan José Alzugaray, publicado en 2005 por Ediciones Encuentro, he podido encontrar algo más acerca de la vida de Pablo Cáceres de la Torre. En esta obra se recoge la historia del Instituto de Ingenieros Civiles, hoy Instituto de la Ingeniería de España. El capítulo dedicado a su persona, dice lo siguiente:

Hay ocasiones en que el investigador fracasa en sus pesquisas. Por más que se obstina en abrir puertas y celosías, no acierta a encontrar la llave salvadora. Todo en su derredor permanece oculto, inaccesible. Y ésta es desgraciadamente una de ellas. Tras la desesperada búsqueda, casi el vacío absoluto. Algunos datos sueltos del personaje, incapaces de componer un apunte biográfico bien armado. Y nada más.

Nace Pablo Cáceres de la Torre hacia el año s1857 en un lugar que no sea podido precisar. Decide estudiar la novedosa carrera de ingeniero industrial. Marcha a Barcelona, donde radica la única escuela. Termina la carrera de Ingeniería Inddustrial en 1877, en la especialidad química, con el número uno de su promoción. No contento con ello se gradúa también en la especialidad de mecánica en 1879.

Sabemos que ejerce la enseñanza como catedrático en la Escuela de Ingenieros de Caminos de Madrid. Y que el Rey Alfonso XIII le concede el 13 de mayo de 1890, por méritos que desconocemos, el título de barón de Yecla. Es el primer barón de Yecla.

Cáceres tiene inquietudes profesionales y una buena visión de futuro. Pertenece a la Junta Directiva de la Asociación Nacional de Ingenieros Industriales. Y allí se le ocurre la excelente idea de reunir las cinco asociaciones nacionales de ingenieros existentes (Agrónomos, Caminos, Industriales, Minas y Montes) en una sola institución, que pasa a llamarse Instituto de Ingenieros Civiles, al objeto de aunar esfuerzos y saberes, y alcanzar un mayor provecho y prestigio.

Cáceres redacta los Estatutos, convence a unos y otros, y logra al fin su propósito. El Instituto de Ingenieros Civiles se pone en marcha en enero de 1905. Pablo Cáceres de la Torre es su primer presidente. Su idea ha triunfado.

Cinco años más tarde, en 1910, vuelve a corresponderle la presidencia del Instituto a la Asociación de Ingenieros Industriales, por riguroso turno anual rotatorio, y nuevamente Cáceres desempeña el cargo de presidente a satisfacción de todos. Con el tiempo, será designado Miembro de Honor de la distinguida corporación.

Tras esa fecha, ha sido imposible encontrar más datos. Se sabe que un Pablo Cáceres de la Torre murió asesinado en Madrid a consecuencia de la guera en los últimos meses de 1936, pero se desconfía que pudiera ser el fundador del Instituto de Ingenieros Civiles. Tendría al morir, en ese caso, cerca de 80 años.

Después de leer esta página, única que he encontrado sobre la vida de Pablo Cáceres de la Torre, pocas conclusiones se pueden obtener. Asimismo, he encontrado que el segundo barón de Yecla fue Toribio Cáceres de la Torre, hermano de Pablo, ya que éste murió sin descendientes.

De Toribio Cáceres, poca información hay. Al parecer, siguió los pasos de su hermano, y durante 1915 fue presidente de la Real Sociedad Española de Física y Química. También parece que estuvo casado con María del Carmen de la Bastida y Careaga, III condesa de Ardales del Río y I baronesa de Yecla, puesto que 3 de agosto de 1951, ABC publicaba una esquela con motivo del primer aniversario de la muerte de Doña María del Carmen, otorgándole tales títulos nobiliarios.

Tras su muerte en 1954, el título pasa a manos de Cristian de Nogales Quevedo, convirtiéndose así en tercer barón de Yecla. El tal Nogales Quevedo era tercer nieto de una hermana de Toribio y Pablo Cáceres de la Torre, que era la poseedora del Señorío de Yecla, sobre el que se creó la Baronía.

Para encontrar los orígenes del Señorío de Yecla, hay que remontarse a la Baja Edad Media.Tras la muerte del infante Don Manuel, padre del linaje de los Manueles y Señor de Yecla, su hijo, el Infante don Juan Manuel (1282-1348), le sucede en el cargo, por tanto, se convierte en Señor de Yecla y de Villena. El infante don Juan Manuel, además de ser un magnífico escritor, autor de “El conde Lucanor”, era sobrino del rey Alfonso X y nieto de Fernando III “el Santo”.

Pero volvamos al siglo XX. De Cristian de Nogales Quevedo solo he podido encontrar que se casó con José Fina Pérez de Hoyos y Calvo y que se especializó en Endicronología. Además, hizo grandes avances en esta ciencia, como por ejemplo, relacionar las glándulas de secreción internas con el psiquismo. En 1945 publicó un artículo en el Anuario Médico XXXII titulado “Patogenia del síndrome de Cushing. Breve examen crítico de la teoría suprarrenal”.

A su muerte en 1989, le sucedió en el título su hijo Vasco de Nogales y Pérez de Hoyos, que se convirtió así en el IV Barón de Yecla. De Vasco no he encontrado nada, excepto que murió en 2008. El 14 de octubre de ese año, su hijo Vasco de Nogales y Balada se convirtió en el V Barón de Yecla, persona que ostenta el título nobiliario en la actualidad.

1 comentario:

Carlos Mezquita dijo...

David: aunque hablar de linajes y títulos nobiliarios sea más propio de famas que de cronopios déjame que exponga una duda respecto al personaje en cuestión y a una coincidencia toponímica:
Me refiero a que Don Pablo Cáceres fue el primer Barón de Yecla, pero no referido al municipio murciano, sino a Yecla de Yeltes, en el oeste de la provincia de Salamanca y cercano al lugar donde estaba el “Solar de su Casa” que es el pequeño pueblo de Traguntia, donde todavía los vecinos de más edad se acuerdan del Barón don Pablo y sobre todo de su hermano don Toribio, de cuando se acercaban a visitar sus tierras y de paso, imagino, que cobrar las rentas…
Su familia estuvo ligada a estas tierras desde el siglo XV y hay documentación y blasones que así lo atestiguan.
Por cierto, Don Pablo nació en Ciudad Rodrigo (Salamanca) y respecto a su muerte en la esquela mortuoria dice lo siguiente:
“(…) Casó con su prima Dª. Sara Formento y Uriarte, y después de su viudez dedicó casi todas sus actividades a obras de celo católico, visitando en nombre de las Conferencias de San Vicente, a los pobres de las proximidades del Puente de Vallecas durante mucho tiempo. A pesar de haber siempre procurado conservar el incógnito, debía ser muy conocido por allí, y al servicio de aquel Ateneo Libertario estaba el automóvil en que fue conducido al detenerlo un grupo de milicianos en su domicilio, calle de Sagasta, 20, en la tarde del 25 de Agosto de 1936. Su piso fue saqueado en incautado en nombre de la C.N.T.
Fueron infructuosas cuantas investigaciones se hicieron para averiguar su paradero, hasta que una gran casualidad hizo descubrir su cadáver en el Depósito judicial, tres horas antes de conducirlo a la fosa común.
Allí constaba con sus nombres y título; fue asesinado en la pradera de San Isidro y pudo ser perfectamente identificado, recobrado y sepultado en nicho perpetuo del Cementerio entonces Municipal, el día 28 de Agosto de 1936”.
Como no puede ser menos en una esquela, el tono es algo hagiográfico, pero no deja de tener su valor, aunque sea a nivel anecdótico.
Aprovecho para felicitarte por el blog y me alegro que estas pesquisas “linajudas "me hayan traído hasta él.