27 de abril de 2012

El día de Guardiola: Somos imbéciles


Hoy han echado a otra vecina de Carabanchel a la calle. Un total de 10 furgones policiales, unos 100 policías y hasta un helicóptero han obligado a Luisa y a nuestra asamblea a ceder a pesar de que la comisión judicial pedía a Ibercaja que reconsiderara la situación. Pero el banco ha dicho NO. Y Luisa está en la calle. Este mismo día, todos hemos visto que el desempleo ha subido de forma sangrante: 365.900 personas en un mes. O lo que es lo mismo: 12.200 personas cada día. Más de 500 personas perdieron su empleo cada hora. ¿Os parece normal? Pero todavía hay más. Ayer, la guardia civil sacó a palos y de madrugada, tras una denuncia del PSOE, a los jornaleros y jornaleras que ocupaban la finca de Somontes. Menos mal que por esos lares la gente es mucho más consciente de su situación y hoy han vuelto a ocupar. Ayer también, gente molesta con la situación sangrante que viven sobre todo jóvenes y ancianos decidió bloquear el metro de Madrid durante unos minutos. La Policía empezó a investigar hasta que detuvo a varios de ellos. Y, de postre, cerró el centro social "El Koala". Los ciudadanos, borregos, aplaudieron la actuación de las fuerzas del desorden. Mientras tanto, los Mossos tuvieron que quitar la foto de un menor de esa web represiva e ilegal donde hace unos días colgaron las fotos de varias personas que podrían haber participado en los altercados en la huelga general. Adiós a la presunción de inocencia. 

20 de abril de 2012

Ya no aguanto más: hay que tomar la calle

Somos el 99%. Y ha llegado la hora de acabar con el 1% que nos ahoga y nos asfixia

Despliegue policial en desahucio de Luciano
A veces la realidad se me queda grande. Esta mañana, 18 furgonetas de antidisturbios han acudido a la Avenida de Abrantes para ayudar a Bankia en el desahucio de nuestro vecino Luciano. Cuando he llegado a la zona ya era tarde. Un fuerte cordón policial obligaba a nuestro compañero a salir de su casa como si fuera un vil delincuente. Henchido de rabia he decidido darme la vuelta y escribir. Escribir ante tanta barbarie. Ante la mierda que supone este sistema represor que nos fríe a impuestos y recortes y después nos echa vilmente de nuestras casas en beneficio de unas entidades financieras que, gracias al dinero público, son quienes menos han notado la crisis. Y después está la Policía. Los cuerpos de seguridad del Estado al servicio de quien maneja la economía. Al servicio de los estafadores, de quienes están acabando con nuestros derechos sin mirar hacia atrás. Porque hoy, la Policía Nacional ha ayudado a una entidad que ha recibido 4.465 millones de euros de nuestros impuestos para poder subsistir y tener a un presidente, Rodrigo Rato, ex ministro de Economía, que el último año ganó 2,34 millones deeuros.

Hoy estoy agobiado. Estoy cansado. A veces me gustaría vivir en una burbuja para no tener que ver toda la mierda que nos llueve por todos lados. ¿Qué podemos hacer? ¿Nos enfrentamos a la Policía? Ni siquiera nos dejan protestar contra la usura de Bankia. Ni siquiera eso. Tanto es así que después del desahucio un nutrido grupo de personas ha ido a las puertas de una de sus sucursales a protestar y han acabado identificados y hasta uno detenido, acusado de forma injusta por delitos que no ha cometido. Delitos que, según El País, en voz de esa “versión policial” incluyen haber tirado sacos de cementos contra la sucursal ¿?

Se manipula, se tergiversa, se insulta y se nos quitan derechos vilmente. Derechos que este país ha conseguido gracias a décadas de lucha. Y mientras tanto, la mayor parte de los ciudadanos sigue pendiente del partido que el Barça y el Madrid juegan mañana. Así de triste. Nos dan circo y vamos como energúmenos detrás. No aguanto más. Estoy cansado. Veo injusticia tras injusticia, recorte tras recorte, opresión tras opresión y nadie se queja. Nadie grita. Es cierto que algunas personas estamos concienciadas y luchando contra este sistema que nos está engullendo, pero a veces no sabemos cómo responder. Nos falta fuerza.

Hace un par de semanas visitamos Somontes, una fina de la Junta de Andalucía que obreros y obreras del campo habían ocupado para poder trabajar y comer. Pues bien, ya les ha llegado la orden de desalojo porque parece ser que algún terrateniente de los que quería llevarse ese terreno para seguir especulando no está de acuerdo con que esa gente pueda comer ni vivir. Prefieren que se mueran de hambre en la calle. Pero yo sé que la gente de Somontes va a luchar. Lo sé porque mientras me lo contaban lloraban de rabia. No tienen nada que perder. Solo una vida que a veces supone un suplicio vivirla.

¿Y mientras tanto? Pasan los días. Sigue la opresión. Personas jubiladas que pagan más por sus medicamentos mientras les recortan las pensiones, estudiantes que ven como las tasas universitarias se multiplican, trabajadores que ven cómo sus derechos caen fulminados en pro de la patronal. Porque es lo que hay, nos dicen. Porque no queda otra. Que hay que privatizar todos los servicios. Pues no. Vamos a pelear, vamos a luchar. Nos encerrarán a todos y a todas porque así lo estipula la nuevareforma del Código Penal. Porque ya no nos dejan ni sentarnos para protestar. Calla y obedece. No. No lo haremos. Pero al menos entre rejas seremos felices y mantendremos nuestra dignidad.

Porque estoy cansado de que este sistema siga beneficiando a los de arriba. Estoy agotado de ver cómo una Amnistía Fiscal va a premiar a los ladrones que han dejado este país en la quiebra. Porque no aguanto ver cómo se ríen en el Parlamento Andaluz del perfecto discurso que Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda, hizo el día quetomó su cargo. Porque no aguanto a esos inútiles que piensan que para salir de esta lo que hay que hacer es aprobar recortes a la clase trabajadora y dar facilidades a los de arriba. Porque no tolero que no haya un verdadero reparto de la riqueza. Porque no puedo permitir que Europa y Estados Unidos consuman al ritmo de tres planetas al mismo tiempo que más de mil millones de personas mueren de hambre. Porque no permito que grandes multinacionales y gobiernos se alarmen porque Argentina ha nacionalizado YPF y no se quejen cuando Telefónica impone un monopolio en esos mismos mercados. No puedo aguantar tanta hipocresía. Hoy estoy muy quemado. Pero a la vez estoy con muchas más ganas de lucha. Porque Luciano está en la calle, pero está de nuestro lado. Además de que pronto le encontraremos otra casa. Y aunque todavía hay mucho fútbol para amansar mentes, confío en que cada vez sean más los que se den cuenta del caos en el que estamos sumidos. En el caos donde unos cuantos nos están metiendo. Y de donde no nos quieren sacar.

Somos el 99%. Y ha llegado la hora de acabar con el 1% que nos ahoga y nos asfixia. Ha llegado la hora de tomar la calle.

14 de abril de 2012

Un documental imprescindible: El colapso del petróleo

Un crudo despertar: un documental que nos abrirá los ojos

Un documental imprescindible en el que se nos advierte magistral y desesperadamente del gran error de la sociedad actual: ignorar que los combustibles fósiles no podrán seguir abasteciendo a ritmos crecientes las economías, tampoco las de los pocos países ricos, y creer además que tenemos sustitutos por si escasearan el petróleo y el gas natural y que esos sustitutos se pueden implantar de la noche a la mañana. Y no son los gobiernos y los directivos de las corporaciones los desinformados, ellos lo saben.

Es el ciudadano de a coche (“de a pie” debería ser pero no es) el que no quiere bajarse de él y aplaude políticas de crecimiento económico. Los políticos no pueden hacer más que lo que nosotros les pidamos, esas son las reglas que la ciudadanía dictó y son las que ahora tiene: cabe pues que los ciudadanos den el primer paso, avisando a sus representantes de que están listos para asumir las políticas necesarias para organizar un entorno económico radicalmente más simple, no podemos echarles la culpa del crecimiento a nuestros representantes mientras a la vez les pedimos crecimiento sin objetivo alguno y a perpetuidad.

Y para eso hace falta, claro está, que los ciudadanos conozcan la realidad, para que puedan decidir apoyar esas medidas. El documental Un crudo despertar puede ayudar a ello.


A Crude Awakening - The Oil Crash | Subtitulado from Humanidad en Transicion on Vimeo.

De videotecapopularcarabanchel.blogspot.com.es

9 de abril de 2012

¡Somonte resiste! La tierra, para quien la trabaje

Decenas de trabajadores y trabajadoras han ocupado la finca Somonte en Palma del Río para trabajarla y autogesionarla


Esta "Semana Santa" ha sido especial. El pasado jueves, un nutrido grupo de compañeras y compañeros de la Asamblea de Carabanchel partió en dirección a Marinaleda para conocer de cerca la utopía que con sangre, sudor y lágrimas ha conseguido un pueblo unido tras más de tres décadas de lucha. Con su alcalde sin sueldo Juan Manuel Sánchez Gordillo a la cabeza, este municipio de cerca de 3.000 habitantes ha conseguido bordear el sistema para crear un mundo con el que muchos soñamos. Pero hoy no voy a hablar de Marinaleda. Creo que es mucho más urgente informar acerca de la situación que están viviendo los jornaleros y jornaleras que han tomado la Finca Somonte en Palma del Río, Córdoba.

Lola, una de las obreras del campo que habita en la finca desde que la ocuparan el 4 de marzo, estuvo el sábado en el programa Línea Directa de la televisión municipal de Marinaleda. Allí, explicó la lucha que están llevando a cabo y desde la Asamblea de Carabanchel decidimos que el mejor apoyo que podríamos ofrecerles era visitar la finca antes de partir de vuelta a Madrid. Y así lo hicimos.

María del Mar, una de las trabajadoras de Somonte
Tras deambular por la zona, encontramos el camino de acceso a la finca, que aunque todavía pertenece a la Junta de Andalucía, se quiere privatizar, de ahí que haya salido tres veces a subasta en las últimas semanas -cuantas más veces sale a subasta, más se abarata el precio. De ahí que los especuladores estén tensando tanto la cuerda antes de pujar-. Allí, las familias que habitan en el cortijo, construido sospechosamente por la Junta, nos recibieron con los brazos abiertos. Varios jornaleros y jornaleras, encabezados por María del Mar y Javier, nos explicaron la lucha de Somonte.

El domingo 4 de marzo, unos 500 miembros del Sindicato de Obreros del Campo – Sindicato Andaluz de Trabajadores (SOC-SAT) ocuparon la finca, puesto que el día 5 salía a subasta. Su principal queja es que habiendo tierra para trabajar, la Junta de Andalucía las vende sin pensar en las más de 1.700 personas paradas en Palma del Río y más de 4.000 si se suman todas las de los pueblos de alrededor. El objetivo del SOC-SAT es que esta inmensa finca de cerca de 400 hectáreas pase a manos de cooperativas formadas por jornaleros y jornaleras en paro en vez de a manos de banqueros y terratenientes.


A partir de ese día, unas 30 personas de Posadas, Palma del Río y otros pueblos vecinos se quedaron en el lugar y empezaron a trabajar la tierra. Y no piensan salir de ahí. “Si me sacan, será con lo pies por delante”, asegura un viejo agricultor, que aunque tenía poco más de 55 años, parece tener muchos más. La dureza del campo se reflejaba en su rostro. Sus palabras cortaban el aire: “¿Qué puedo hacer yo a mi edad? Las tierras están paradas, controladas por las manos de los terratenientes. Las usan para probar con biocombustibles, que es lo único que les importa. Pero la tierra es nuestra, de los trabajadores”. Con los ojos humedecidos y la voz entrecortada, dijo que ellos no quieren subsidios ni limosnas: “Lo que queremos es trabajar”.

Javier, otro de los trabajadores de Somonte
Según explicaron, las cooperativas de Marinaleda van a apoyar a Somonte con la compra de los primeros productos que den las tierras ocupadas, así como en la presión que haya que hacer en la Junta de Andalucía o en Madrid.  Todos coinciden en que la autogestión de la tierra por los propios trabajadores y trabajadoras creará el máximo número de empleo y favorecerá al desarrollo de la economía local y comarcal.

La finca de Somonte se distribuye en 359 hectáreas de secano y 41 de regadío. En una primera etapa, la parte de regadío podría dar trabajo a unas 50 personas mediante el cultivo de espárragos, cebollas, pimientos y otras hortalizas. A medio plazo, aseguran que se podría crear mucho más empleo a través del cultivo social de todo el terreno, de agroindustrias y comercialización de los productos por medio de las inversiones necesarias.



El día a día en Somonte


En los primeros días, las familias que se mudaron al cortijo de la finca crearon distintas comisiones que se encargan de logística, trabajo en el campo, limpieza o propaganda de la situación. De hecho, como nos confirmaron, cada vez son más los visitantes que llegan a la finca para mostrar su apoyo a los agricultores. Pero la vida del campo es dura. La jornada comienza a las 5:30 horas, cuando se levanta el compañero encargado de preparar el desayuno. A las 7:00 está todo el mundo en pie y a las 8:00 de la mañana se lleva a los niños y niñas al colegio, mientras el resto se dedica a las tareas que le fueron asignadas en la asamblea de la noche anterior. A las 14:00 horas es la hora de la comida y tras una breve pausa vuelven al tajo hasta las 19:00 horas. Después, cena, asamblea general y un merecido descanso antes de volver a empezar.


Actualmente, ya tienen habilitada una huerta para el autonconsumo, así como el goteo para regarla, procedente de uno de los dos pozos que hay en la finca. También han construido un chozo artesanal para guardar las herramientas y han plantado las primeras encinas alrededor del cortijo, puesto que tanto por la quema de rastrojos como por la tala indiscriminada, apenas hay arbolea autóctona en todo el paraje. Asimismo, han levantado ya un gallinero y un corral, pues les han regalado un gallo y una docena de gallinas, además de una cabra.

La vida discurre con alegría en Somonte. Los trabajadores y trabajadoras que hasta ahora estaban parados ya tienen trabajo. Han pintado el cortijo y lo han acondicionado para que resulte más confortable. Pero ante todo, tienen claro que seguirán luchando, cueste lo que cueste. “La lucha revolucionaria es la única opción de la clase trabajadora para conducirnos a la liberación”, explican. “Queremos una lucha revolucionaria por la tierra, para el pueblo y por el pueblo, porque la tierra es para quien la trabaje”.

Mensajes de apoyo en el cortijo de la finca
Por tanto, piden ayuda para que su voz llegue a todos sitios. El apoyo de todos y todas servirá para que su justo sueño siga adelante. La Asamblea de Carabanchel decidió dejar todo el bote que llevaba y también algo de comida que llevábamos para el viaje. Pero cualquier ayuda es poca. Sobre todo hacen falta parados y paradas con ganas de levantar su vida. Hacen falta manos. Por ello, creo que todas las personas en desempleo deberían apoyarles y seguir su ejemplo.  Porque la tierra, como el agua o el viento, no pertenecen a nadie. Son derechos de los pueblos que la habitan y la trabajan. ¡Somonte resiste!


Fotos: Jesús (@enlohorizontal)


3 de abril de 2012

Luces y sombras en la financiación de Comisiones Obreras

El diario Tercera Información, que ha publicado el artículo sobre la financiación de la patronal en comparación con los sindicatos, me ha pedido un artículo que explique cómo se financian estas federaciones de trabajadores. Según un vídeo explicativo publicado por Comisiones Obreras, mayor sindicato de nuestro país, esa financiación queda como sigue.

Toxo. Foto: Tercera Información
La principal fuente de ingresos de Comisiones Obreras es la cuota que recibe de los 1.200.000 millones de personas afiliadas que le dan su confianza. Algo más de 10 euros al mes. Los colectivos más desfavorecidos (pensionistas, parados, estudiantes) pagan una cuota reducida de 6,60 o 5,50 euros. Pues bien, según el vídeo explicativo, en 2010 recibieron 162 millones de euros por esta vía. Una cifra que, aplicando las matemáticas, ya no me cuadra. Me explico. Teniendo en cuenta que todos sus afiliados pagaran diez euros mensuales, daría un total de 120 euros anuales. Multiplicado por sus 1,2 millones de personas afiliadas resultaría un total de 144 millones de euros, sin tener en cuenta el número de personas que paga la cuota reducida. ¿De dónde salen los 18 millones de euros más hasta los 162 que dicen recibieron por esta vía en 2010?

Por otro lado, la Federación de Industria de Comisiones Obreras recibió 10.119.896 euros gracias a sus 165.000 afiliados y afiliadas. Una vez reciben toda esa cantidad de dinero, se destina 0,19 céntimos de cada cuota para sufragar el seguro por accidente.

Otra pequeña parte del dinero que recibe el sindicato procede de los trabajadores no afiliados que requieren de asesoramiento jurídico, sindical o técnico. Por esa vía, la Federación de Industria recibió 1,8 millones de euros, es decir, el 5,09% de sus ingresos totales.

Por último, llega dinero procedente de la gestión de los ERE. Según el vídeo, “una cantidad de muy poca importancia, pero que centra la atención de los medios”. Asimismo, aseguran que nunca reciben dinero de los afiliados por la gestión de un ERE, y “muy pocas veces” se pide dinero a los trabajadores no afiliados “para no penalizarles en una situación tan compleja”. Siempre, explican, se intenta que sea la empresa quien asuma el coste que genera el sindicato en estos procesos.

Formación

Formación. CC.OO. de Castilla y León
Sin duda, la parte formativa es la que más polémica ha suscitado en los últimos meses.  Según CC.OO., es la subvención pública más fuerte que reciben. A ella, hay que sumar el dinero que recibe la Federación de Industria (el cual no se especifica) para atender proyectos de seguridad y salud laboral y para financiar el trabajo que realizan los observatorios industriales.

Centrándose en la parte formativa, desde Comisiones Obreras explican que en 2010, el Sistema Español de Formación dispuso de 2.572 millones de euros, sin incluir las aportaciones autonómicas y locales (de las cuales tampoco se informa). El 80% de esa importante cantidad procedía de las aportaciones a la Seguridad Social de trabajadores y empresas. El resto, del Fondo Social Europeo y de los Presupuestos Generales del Estado.

El destino de ese dinero fue, principalmente, a las comunidades autónomas, que recibieron el 84% de esa cantidad, es decir, 2.160 millones. Lo que no dice el vídeo, es que de ese dinero, una parte considerable vuelve a las delegaciones sindicales regionales a través de los Servicios de Formación y Empleo de cada comunidad autónoma.

Los algo más de 400 millones de euros que quedan, se reparten de forma igualitaria entre patronal y sindicatos mayoritarios. Por tanto, una cuarta parte de ese pastel fue a Comisiones Obreras, lo que equivaldría a 100 millones de euros. Lo que ya no entiendo, y agradecería explicación, es que se dice que en 2011, 22.362 trabajadores y trabajadoras participaron en alguno de los 1.737 cursos organizados por la Federación de Industria de Comisiones Obreras. Pero dice que recibió 16,4 millones de euros en 2010 para invertir en formación al año siguiente. ¿No era una cuarta parte de los 400 millones que destina el Sistema Español de Formación a sindicatos y patronal? ¿Y todo el dinero que recibe de las comunidades autónomas para formación? Creo que necesito más claridad para poder explicar todo.

De esos 16,4 millones, el 80% se destinó a pagar materiales, aulas y docentes. El 20% restante para seleccionar trabajadores y sus necesidades, elaborar planes de formación y contratar a las entidades de formación, entre otras tareas. Aun así, aseguran, si estas labores las realizaran entidades privadas “los costes serían mayores y los intereses privados”.

Por último, explican que el dinero que recibe de sus afiliados se destina al “valioso y escasamente reconocido” trabajo que realizan sus sindicalistas. En 2010, la Federación de Industria negoció un centenar de convenios colectivos, intervino en la negociación de múltiples acuerdos, gestionó los ERE que proliferan en las empresas de su sector y participó en miles de elecciones sindicales dentro de los centros de trabajo, “unos procesos que siempre pagó de su bolsillo” y no como el resto de procesos electorales del país, “que corren a cargo de los presupuestos generales del Estado”. Imagino que se refiere a las elecciones políticas, puesto que no creo que la patronal financie sus elecciones con fondos públicos, aunque todo puede ser.

Para poder llevar a cabo toda su actividad, en el vídeo de Comisiones Obreras se aclara que la Federación de Industria tiene contratadas a 296 personas, de las cuales un centenar es personal laboral asalariado y el resto sindicalistas electos. Por último, hay que sumar los 178 trabajadores con horas sindicales que dedican su jornada laboral a la organización. “Sin estas personas, sería imposible ofrecer un servicio de calidad a los 165.000 afiliados y afiliadas” de la Federación de Industria y “al millón de personas que trabajan en sus sectores”.

Además, con este dinero de la cuota de los afiliados y afiliadas se hace frente a los gastos que genera la actividad del sindicato: comunicaciones, locales, desplazamientos, asambleas, publicaciones, campañas informativas...

En conclusión, un vídeo explicativo, pero que todavía deja algunas lagunas y preguntas sin responder. ¿Cuánto dinero reciben los sindicatos de las Comunidades Autónomas? ¿De dónde salen los 18 millones de euros, a la baja, que no pueden recibir de la cuota por falta matemática de afiliados y que aseguran recibir? ¿A cuánto equivale la cantidad “de muy poca importancia” que reciben por cada ERE? ¿Por qué dicen que reciben una cuarta parte del dinero que el Estado destina a patronal y sindicatos para formación y después solo computan 16,4 millones de euros en ese apartado? Con este artículo, no pretendo criticar la financiación de los sindicatos, solo espero que me aclaren las dudas que me surgen al ver su vídeo explicativo.

Aun así, creo que hace falta una verdadera Ley de Transparencia en España. Una que sea mucho más ambiciosa de la que próximamente se va a debatir en el Congreso de los Diputados y que, actualmente está abierta a las sugerencias de los ciudadanos, aunque apenas se ha informado de ello. Una ley que no afectará a la Casa Real y que no se aplicará si la información requerida perjudica a “los intereses económicos y comerciales" del organismo público que se quiera investigar. ¡Chapó!


1 de abril de 2012

La patronal recibe más dinero público que los sindicatos

Entre subvenciones públicas y deducciones fiscales, la patronal se lleva más dinero que los sindicatos mayoritarios


Juan Rosell y Arturo Fdez, presidente y vice de CEOE
Hace una semana, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, la CEOE, es decir, la patronal, rechazó mediante una encuesta interna a sus asociados la posibilidad de financiarse exclusivamente con la cuota de sus socios, eliminando las aportaciones públicas. Pues sí, como lo oyen. La mayor parte de los socios de la CEOE cree que las aportaciones públicas son un “derecho”. Sí, tal y como leen. Compruébenlo en este enlace de El Mundo.

Es decir, la patronal también recibe cientos de millones de euros procedentes de las arcas del Estado, algo que no se dice jamás en los medios de comunicación, que día tras día se encargan de criminalizar a los sindicatos porque reciben el mismo tipo de subvención pública. Vaya, parece que el número de “chupópteros” está en ambos bandos. Pero, ¿cuánto dinero se lleva la patronal de nuestros bolsillos?

El acta de constitución de la CEOE, entregado el 29 de junio de 1977, ya iba firmado por 27 patronales. Tres décadas después de recibir miles de millones de subvención pública para formación, las raíces de esta asociación empresarial se han bifurcado tanto que ni siquiera ellos saben a cuántas organizaciones dan cobijo. La CEOE agrupa, según su página web, a 230 organizaciones empresariales y a más de 5.000 organizaciones de base que aglutinan a 1.450.000 empresarios y autónomos.

Como era obvio, sus presupuestos no salen publicados en su web. Solo se menciona que existe una comisión de control presupuestario y financiero que se encarga de informar acerca de las cuentas de la confederación. En su Anuario, solo especifica lo siguiente: “En un porcentaje abrumador, con excepción hecha de la administración de los fondos de formación, la financiación de la CEOE proviene de cuotas empresariales”. ¿Para qué más explicaciones?

Las únicas cuentas que han salido a la luz de la CEOE, las puso a disposición de los ciudadanos el diario Público en 2010. Según esos datos, la patronal, incluidas sus confederaciones territoriales y sectoriales, mueve al año más de 587 millones de euros, un presupuesto escalofriante si tenemos en cuenta, por ejemplo, que el presupuesto de 2012 para el Senado y el Congreso de los Diputados asciende a 140 millones de euros.

Pues bien, atención, de esos 587 millones de euros, según los presupuestos de 2010, aproximadamente el 68%, es decir, unos 400 millones, procedía directamente de subvenciones públicas, tanto del Estado como de las comunidades autónomas. En 2011, solo se hizo público, según El Confidencial, que desde el Ministerio de Trabajo, CEOE y CEPYME se habían repartido unos 22 millones de euros para formación.

Pero todavía hay más, pues según esta información, la patronal disponía ese año de 35.000 trabajadores que se dedicaban exclusivamente a defender sus intereses a jornada completa a través de la estructura de la CEOE. Es decir, una especie de liberados patronales.

Sindicatos

Toxo (CC.OO.), Méndez (UGT) y Rosell (CEOE)
Igualmente, resulta muy difícil saber cuánto dinero público se llevan los sindicatos mayoritarios cada año. Según datos de Intereconomía que, de calle, es el medio de comunicación que más persigue a Comisiones Obreras y UGT, estos sindicatos, así como sus diferentes fundaciones, se llevarían unos 500 millones de euros anuales cada uno, entre subvenciones del Estado y de las comunidades autónomas. Sin embargo, otras fuentes rebajan esa cifra a la mitad.

Comparativamente, los trabajadores cuentan con una defensa más pequeña, pues la representación sindical es mucho menor: 10.000 liberados sindicales luchan por sus derechos en las empresas de este país, es decir, una tercera parte de los “liberados patronales” con los que cuenta la CEOE.

Aun así, cabe recordar que algunos sindicatos minoritarios como CNT se mantienen a la “alemana”, es decir, solo con el dinero que les llega a través de las cuotas de sus afiliados. Es cierto que todavía está lejos del millón y pico de afiliados que congrega cada sindicato mayoritario, pero aun así su poder de convocatoria, como el del resto de sindicatos minoritarios, es cada vez más fuerte.

Más dinero para empresas

Todavía hay más. Además de las subvenciones y ayudas directas que recibe la patronal, no nos podemos olvidar de los cientos de millones que reciben de forma indirecta mediante deducciones fiscales. Y, una vez más, se percibe como de estas deducciones se benefician principalmente las grandes multinacionales. Según datos del Ministerio de Hacienda, publicados hace apenas una semana, los grandes conglomerados empresariales de este país, que tributan como una sola compañía, representan el 0,2% de declarantes del impuesto de sociedades y acaparan, sin embargo, el 60% de las deducciones fiscales. En 2010, último año del que hay datos, la cuota íntegra en el impuesto sobre sociedades de los 3.000 grupos consolidados que tributan en España ascendió a 12.146 millones, una cifra que, tras aplicar las deducciones que contempla la legislación, se redujo a 6.100 millones.

El impuesto de sociedades es, sobre el papel, un impuesto progresivo en el que las pymes tributan al 25% y las grandes empresas al 30%. Sin embargo, la multitud de deducciones y la capacidad de ingeniería fiscal de las grandes compañías provoca que, en realidad, una pyme aplique un gravamen mayor que una multinacional. Por ejemplo, una empresa con unos ingresos que no superan los 50.000 euros tributa a un tipo efectivo del 22,9%, mientras que un grupo consolidado -con ingresos superiores a los 1.000 millones- aplica un gravamen del 15%. De hecho, una multinacional paga como un asalariado medio en el IRPF.

Pero además de las deducciones que se llevan las empresas gracias al Impuesto de Sociedades, hay que añadir los que ahora disfrutarán gracias a la Reforma Laboral. El artículo 4 de esta reforma dice que el empresario que aplique un contrato de trabajo indefinido (el del despido gratuito antes de un año) a un menor de 30 años, recibirá una deducción fiscal de 3.000 euros. Si adicionalmente se trata de la contratación de beneficiarios de la prestación por desempleo, se concede a la empresa contratante una deducción fiscal consistente en el 50 por 100 del importe de la prestación por desempleo que el trabajador tuviese pendiente de recibir en el momento de la contratación. Sin olvidar tampoco la vergonzosa e ilegal Amnistía Fiscal por la cual hasta el próximo mes de noviembre, todos aquellos empresarios que hayan estafado a Hacienda podrán blanquear todo su dinero a cambio de un 10% de la cantidad estafada. 

Con todo, ni sindicatos ni patronal facilitan las cifras agregadas del dinero que manejan, lo que convierte a estas organizaciones en un auténtico agujero negro para las arcas del Estado. Por eso es muy injusto obviar que la patronal, tanto CEOE como CEPYME, se llevan ingentes cantidades de dinero público, incluso más que los propios sindicatos si añadimos las múltiples deducciones fiscales de las que se benefician actualmente.

Y todo esto, sin tener en cuenta los más de 140.000 millones de euros que el Estado español ha inyectado a los bancos de nuestro país. Una cantidad mareante que de poco ha servido, pues según anunciaron esta semana, pronto van a necesitar más. Sobre todo, Bankia-Caja Madrid, una entidad que ya ha recibido 4.500 millones de euros de dinero público. Algo que no evitó que su presidente, Rodrigo Rato, se embolsara 2,3 millones de euros el pasado año.

Pero, ¿por qué no salen estas cifras en ningún medio de comunicación? Muy sencillo. Los presidentes de los grandes emporios de la comunicación en nuestro país son socios importantes de la patronal. Con ello, se pretende poner a toda la ciudadanía en contra de unos sindicatos que, guste más o menos, son las únicas organizaciones previstas en este sistema para defender los derechos de trabajadores y trabajadoras. Por ahora, la derecha y los medios de comunicación están consiguiendo su objetivo. ¿Te vas a dejar engañar y manipular?