30 de noviembre de 2011

La doble moral del Partido Popular de Yecla

El PP local pide un giro al verde y a la sosteniblidad, pero tachan de "demagógica" la propuesta de eliminar los aparcamientos gratuitos y exclusivos que tienen junto al Ayuntamiento

Se escucha en los mentideros, que la moción presentada por Izquierda Unida-Verdes en la que pide suprimir los aparcamientos gratuitos y privilegiados que existen junto al Mercado y al Auditorio Municipal no ha sentado muy bien en las filas del Partido Popular. ¡Vaya dilema!, dirán algunos. Las primeras voces han tachado de “demagógica” la propuesta de Izquierda Unida. “¡Hay problemas mucho más graves en Yecla como para preocuparnos de ese aparcamiento!”, dicen por ahí... Sí, está claro. Pero con este mínimo ejemplo podemos ver el importante papel que juega el márketing en el Partido Popular de nuestra ciudad. Y para muestra, un botón. Centrémonos en el programa electoral con el que se presentaron a las elecciones de mayo de este año. Veamos varios puntos:

11. Proseguiremos la renovación de aceras y calzadas en los barrios actuando preferentemente en aquellos con zonas más deterioradas y empleando acabados de calidad.

20. Continuaremos implantando energías alternativas y fomentando la experimentación y desarrollo con otras fuentes limpias y renovables en los vehículos del Ayuntamiento.

34. Seguiremos desarrollando campañas de concienciación de uso del transporte público como medio más limpio, seguro y que mejora la calidad ambiental de la ciudad.

37. Desarrollaremos de manera progresiva actuaciones contempladas en el Plan de Movilidad Urbana que llevamos a cabo, ordenando y agilizando el tráfico.

40. Continuaremos con la creación de carriles bici, cerrando un cinturón perimetral a la ciudad con la posibilidad de conexión interna con la misma, en coordinación con asociaciones ciclistas, vecinos y usuarios.

41. Estudiar la posibilidad de creación de un servicio de alquiler de bicicletas para el desplazamiento por la ciudad

Estos seis puntos, enmarcados en apartados tan llamativos como “Una ciudad mucho más verde, limpia y sostenible”, parece que ya no suenan tan bien cuando se pide a los propios promotores de la idea que se apliquen mínima y ejemplarmente el cuento. Entonces, la idea resulta “baladí” y de “brindis al sol”, como ha dicho hace unos minutos el concejal de Tráfico en Onda Cero.

Todavía recuerdo cuando el señor Juan Miguel Zornoza, en agosto de 2009, defendía a ultranza la ampliación de la zona azul y su aumento de precio, aunque cargando el sambenito a los comerciantes: “Esta ampliación ha sido muy demandada por los comerciantes, (...) porque sus clientes necesitan facilidades para el estacionamiento, para poder competir en igualdad de condiciones con las grandes superficies” (La Verdad, 11-8-2009). Es muy fácil defender la implantación de este sistema, -el cual me parece acertado y necesario- teniendo aparcamiento reservado y libre de costo en el centro de la ciudad.

Es decir, vamos a expandir la zona azul, vamos a subir su precio, pero nosotros vamos a seguir haciendo uso y disfrute de unos aparcamientos gratuitos en la puerta del Ayuntamiento. Ese es un mínimo ejemplo de la superioridad con la que a veces parece que nos miran. Como si estuvieran por encima de nosotros, y estos “derechos” fueran lógicos y tolerables. Pues lo siento, pero yo aplaudo la moción presentada por Daniel Férriz. ¿Y saben por qué? Porque a mí me duele pagar la zona azul, por eso cuando voy en coche por Yecla aparco por la calle San Cristóbal o por Los Rosales. Porque no estamos en Madrid, y recorrerse nuestra ciudad de punta a punta no lleva más de 30 minutos.

Porque tanto que ustedes defienden la sostenibilidad o el uso de la bicicleta, deberían ser los primeros que cundieran con el ejemplo. Ustedes que hablan del transporte público como el medio “más limpio, seguro y que más mejora la calidad ambiental de la ciudad” deberían viajar más en él, porque nunca les he visto subidos en el bus. O, simplemente, caminen. Porque a veces, paseando por las calles de Yecla, es cuando se conocen de primera mano los problemas que de verdad afectan a nuestra ciudad y a los que en ella habitan.

Por tanto, si les queda un poco de dignidad, deberían de votar a favor de esta proposición en el próximo pleno, algo que dudo considerablemente tras escuchar las declaraciones de Zornoza. Solo le ha faltado decir que los impuestos de la zona azul o ir en bici son cosas de pobres. Porque no es de recibo que nos vendan sostenibilidad, giro al verde, movilidad ordenada y no se cuántas más ideas tan lejanas de su verdadera doctrina neoliberal por puro márketing demagógico (eso sí es hipocresía). Por parecer más “buenos” ante los ojos de la opinión pública. Porque lo “verde” está de moda.

En caso de votar en contra, demostrarán una vez más su doble moral. En campaña, Rubalcaba y Rajoy nos pedían a todos los españoles austeridad. Nos anunciaban recortes y nos decían que era inevitable. Que todos tendríamos que esforzarnos para salir de esto. ¿Saben qué? Mientras nos decían todo eso, ellos viajaban en un jet privado que costaba entre 10.000 y 15.000 euros la hora y disfrutaban de comilonas de órdago. O se ponían sueldos estratosféricos al frente de alcaldías y concejalías. Esa es la doble moral de los políticos. Recortes, recortes, recortes, pero no cuenten conmigo. Asfixian a los ciudadanos, pero cuando les pedimos participar de esta dura situación quitando uno de los muchos privilegios que tienen, ponen el grito en el cielo y hablan de demagogia. Eso es hipocresía. Sin más.

Creo que ha llegado el momento de que empiecen a cumplir su programa electoral. Solo les pido un poco de coherencia y de seriedad. Y si quieren llegar hasta la puerta de su trabajo con el coche, paguen el euro que cuesta el ticket, porque estoy seguro de que se lo pueden permitir. Si no, madruguen un poco más, estacionen en Los Rosales y den un placentero paseo matutino hasta el Consistorio. Como el resto de los mortales.


28 de noviembre de 2011

Siria, abocada a una solución fatal: Al-Assad o EEUU

La guerra civil ha estallado en Siria. Pero, ¿qué pasará cuando alguien se alce con la victoria? El futuro, asusta

En marzo de 2011, la denominada Primavera Árabe se extendió a Siria. Miles de ciudadanos salieron a las calles para pedir al presidente (dictador) Bashar al-Assad que abandonara el país. Hoy, unos cuantos meses después, Siria vive una verdadera guerra civil. El presidente, candidato único del Partido Árabe Socialista Baaz, ha sacado al ejército a la calle y está atacando a su propio pueblo. En el otro lado, el Ejército Siria Libre, compuesto en su mayoría por desertores del ejército de al-Assad, y dirigidos por el CNS (Consejo Nacional Sirio), hace frente al gobierno.

En España, algunos medios de izquierdas defienden a ultranza al presidente al-Assad por el mero hecho de que es “socialista”, aunque, tras estudiar mucho la situación y hablar con dos amigos sirios que están conmigo en Inglaterra, puedo asegurar que, por ejemplo, las diferencias con Al Gadafi, el presidente libio derrocado hace apenas un mes, son flagrantes.

Introducción

Hafez al-Assad
Siria es un país de 19 millones de personas situado en Oriente Medio, en la orilla oriental del Mediterráneo, que comparte frontera con vecinos bastante complejos: Turquía al norte, Iraq al este, Israel y Jordania al sur y Líbano al oeste. Además, aunque la mayoría de su población (85%)  profesa el islam, no todos pertenecen al mismo grupo musulmán: el 60% son suníes y el 40% restante está formado por drusos, alauitas y chiitas. Después, hay un 10% de cristianos y minorías étnicas como los asirios, armenios, turcos, kurdos y miles de refugiados palestinos. Como podréis entender, desgranar en un artículo qué está ocurriendo y qué puede ocurrir resulta totalmente inabarcable. Pero intentaré resumir.

En 1963, el Partido del Renacimiento Árabe Socialista o Baaz tomó el poder en Siria bajo la declaratoria de estado de emergencia y desde 1970, el presidente ha pertenecido a la familia Assad. En la actualidad, el presidente Bashar al-Assad es hijo de Hafez al-Assad, quien rigió los destinos del país desde el golpe de estado que orquestó en 1970 hasta su muerte en 2000. Esta familia pertenece a la minoría de los alauitas, y aunque siempre ha intentado que la mayoría árabe suní se sintiera representada en el aparato gubernamental, esto no ha impedido que se produjeran múltiples problemas en las últimas décadas. Puesto que, aunque los primeros ministros han sido suníes, los poderosos servicios de seguridad y la policía secreta (Mukhabarak) son dirigidos casi en exclusividad por los alauíes.

Bashir Al-Assad
En 2000, tras la muerte del presidente Hafez al-Assad, asciende al poder su hijo Bashar, un “reformista” europeizado que trabajaba como oftalmólogo en Reino Unido y que no hubiera sido el sucesor si su hermano mayor no hubiera muerto en accidente en 1995. En conclusión, Bashar al-Assad, que incluso está casado con una inglesa, llegó al poder sin esperárselo y prometiendo reformas y una apertura hacia el exterior que, una década después, no ha cumplido. Y aunque Siria es un estado laico, donde la forma de vestir es liberal y donde las mujeres con burka no tienen permitido su acceso a la universidad, la libertad como tal no existe. Censura en internet, en los medios de comunicación, en el cine. Es decir, no es Libia. Mejor dicho, no es lo que Libia era hasta no hace mucho.

La “Revolución”

En marzo de 2011 los ciudadanos no aguantaron más y salieron a la calle pidiendo unas elecciones libres, con pluralidad política. Fue entonces cuando comenzó el caos. Siria cerró sus fronteras a los medios de comunicación extranjeros y comenzó a atacar a sus ciudadanos. El miedo invade las calles. Desde entonces han muerto más de 3.500 personas bajo el fuego del ejército sirio. Ha estallado una verdadera guerra civil.

Ciudades como Homs, de donde es uno de mis amigos, -el otro es de Damasco-, están totalmente bloqueadas. No hay luz, ni agua, ni teléfono, ni gasolina, ni gas para cocinar. Sin embargo, esta guerra no ha interesado a Occidente. Como era de esperar. Hoy la ONU ha hecho público un comunicado en el que acusa al gobierno sirio de “crímenes contra la Humanidad”, sin embargo calla ante los desmanes que está cometiendo el nuevo “gobierno” libio tras la caída de Gadafi. ¿Por qué? Porque Siria no importa. Pero, entonces, ¿qué pasará si cae el gobierno sirio? He aquí la gran pregunta.

Las plazas protestan contra al-Assad 
Antes de intentar responderla, querría remarcar las diferencias entre el conflicto libio y el sirio. En primer lugar, Gadafi nunca atacó a sus ciudadanos. De hecho, quien clamaba contra él era una minoría en comparación con los miles de ciudadanos que estaban apoyándole en las calles. Porque, le pese a quien le pese, era un buen presidente que se interesaba por sus ciudadanos. Pero entonces llegó Estados Unidos y la ONU, apoyaron a los rebeldes y éstos, junto al ejército occidental, se encargaron de acabar con él. Todos pudimos verlo porque el régimen libio nunca prohibió la entrada de medios extranjeros a su país para informar sobre la guerra. Sin embargo, en Siria es el propio gobierno quien informa de lo que está ocurriendo, es decir, la manipulación es latente. Solo la BBC inglesa ha conseguido entrar. De hecho, Inglaterra está siendo el único país que de verdad está informando acerca de lo que ocurre. En el resto de Europa la grave situación siria parece no importar a nadie.

¿Capitalismo o represión?

Ahora mismo, Siria tiene dos problemas, y mis amigos coinciden conmigo. El primer problema es la atroz represión que está protagonizando al-Assad, a quien parece no importar mucho el estar aniquilando a su propio pueblo. El que llegó al poder sin querer e incluso quejándose por ello, parece haber mutado a un feroz dictador. Aunque también es cierto que la culpa no es suya en exclusividad. El círculo de personalidades que lo rodea es quien más presión ejerce para mantener esa oligarquía que beneficia casi en exclusividad a los alauitas. Además, el gobierno sirio está apoyado por la República Islámica de Irán, que es quien “alimenta” al ejército de al-Assad. Y después está el Mukhabarak, la policía secreta que está elaborando listas negras y sustrayendo pasaportes de todos los ciudadanos que han participado en las movilizaciones o son sospechosos de defender la revolución. De hecho, uno de mis amigos está en una de esas listas negras por alentar a la oposición desde Internet. Si vuelve a Siria será capturado en el aeropuerto y encarcelado.

Por otro lado, está la amenaza del CNS (Centro Nacional Sirio). Este grupo opositor es quien está guiando el peso de la revolución (yo más bien diría guerra civil), aunque gran parte de los ciudadanos está en su contra. El Ejército Siria Libre, formado en mayormente por desertores del ejército de al-Assad, pertenece a este grupo opositor en el que no hay representación alguna de drusos, ni cristianos ni kurdos ni, lógicamente, alauitas. Es decir, este es el grupo más radical entre los opositores y el que, casualmente, está siendo apoyado con más fuerza desde el extranjero, especialmente por Turquía y Estados Unidos. ¿Por qué? Porque el régimen islamista de Turquía necesita un aliado en su área de influencia, y qué mejor que ese aliado sea Siria. Asimismo, Estados Unidos ya ha demostrado su pasión por quitar “dictadores” y poner en su lugar radicales gobiernos islamistas amigos (véase Irak, Afganistán, Libia...), así como por afianzar su relación de simpatía con regímenes de este corte (Arabia Saudía, Qatar, Kuwait...).

Es decir, si gana al-Assad, lo que probablemente ocurra debido a su fuerza militar, la represión contra la población suní puede ser de escándalo. Sin embargo, si gana el CNS, la imposición de un gobierno radical islamista apoyado por Turquía y Estados Unidos podría ser la única opción posible. ¿La solución? Nadie lo sabe. Otros grupos opositores como el CNC (Comité Nacional de Coordinación) de ideología de izquierdas y apoyado por kurdos, drusos, cristianos y gran parte de la población suní, no está teniendo el apoyo suficiente para dirigir la revolución. ¿Por qué? Muy fácil, este grupo sí defiende los principios por los que se encendió la llama de la revolución en marzo: democracia, pluralidad política, laicidad y rechazo del islamismo radical. Es decir, no interesa a Estados Unidos (por eso mismo está dejando a su suerte a los egipcios).  

En conclusión, el futuro es incierto. Parece que ambas vías solo tienen un claro perdedor: el pueblo sirio. O gana el capitalismo y sus intereses (CNS, o lo que es lo mismo, EEUU y Turquía), o gana el régimen represor de Al-Assad (con el apoyo de Irán). Los que van a perder son los ciudadanos sirios que ven cómo su libertad está coartada y su futuro es totalmente incierto. Mientras, los tanques están en la calle y los excesos policiales se suceden día tras día: extorsión, violaciones, amenazas, tortura... Dentro de las ciudades grandes como Damasco o Homs está prohibido moverse por diferentes barrios (el primo de uno de mis amigos está en la cárcel desde hace dos semanas por salir de su barrio y ser “pillado” en un control policial) y a las cuatro de la tarde hay un toque de queda, por lo que los niños no pueden ni ir al colegio. 

Mientras tanto, la ONU pasa del tema. Europa también. Y mis amigos, preocupados ante la suerte que pueden correr sus familias, me miran y me preguntan: ¿Por qué? “Porque este mundo es una mierda”, les respondo.

18 de noviembre de 2011

Por qué no voy a votar ni a PP ni a PSOE

1.    El salario medio en España es de 21.500 euros brutos anuales, la mitad que en Alemania o Reino Unido. El 63% de los españoles es mileurista o algo peor.

2.    España es el segundo país de la UE-15 con mayor desigualdad económica, solo superado por Portugal. Es decir, los ricos son cada vez más ricos y los pobres, más pobres.

3.    La tasa de pobreza relativa en España supera el 20%. Se consideran pobres aquellos hogares que ingresan menos de 14.300 euros al año para una familia de dos adultos y un menor de 14 años; o menos de 16.680 para un matrimonio con dos hijos. ¿Eres pobre y no lo sabías?

4.    Uno de cada cinco jubilados es pobre y el 77% de ellos no llega a mileurista.

5.    La tasa de pobreza infantil es del 17,2% según datos de UNICEF. España es el país de la UE que menos dinero público invierte en infancia (0,7% del PIB).

6.    En cambio, los altos directivos españoles son los mejor pagados de Europa. Su salario no ha parado de crecer. En 2009, el peor año de la crisis, sus sueldos aumentaron un 15%.

7.    Los 584 altos directivos de las empresas del IBEX 35 (las más grandes de España) cobraron en 2009 un millón de euros de media. Un sueldo equivalente a 113 salarios mínimos.

8.    En 2010, se subieron el sueldo otro 20%, llegando los 90 consejeros mejor pagados de España a los 3,2 millones de euros anuales de media. Jamás habían cobrado tanto.

9.    Mientras, el sueldo real de los españoles baja. España es el único país de la OCDE (los 34 países más ricos del mundo) donde el salario medio no aumentó en los años de bonanza. Entre 1995 y 2005 el sueldo medio perdió un 4% de valor adquisitivo, mientras que los beneficios empresariales españoles crecieron un 73%.

10. Solo un 15% de los trabajadores está afiliado a un sindicato; el 72% de las empresas está afiliada a la patronal.

11. En 2010, las compañías del IBEX 35 ganaron cerca de 50.000 millones de euros, un 21% más que en 2009. Es el mejor resultado de toda su historia.

12. Telefónica ganó 10.167 millones en 2010. Es el mayor beneficio jamás declarado por una empresa española. Sin embargo, ha presupuestado 658 millones de euros en 2011 para reducir su plantilla.

13. El 82% de las empresas del IBEX 35 utiliza paraísos fiscales para declarar impuestos.

14. España también se ha convertido en paraíso fiscal para empresas extranjeras. ExxonMobile, la petrolera más grande del mundo, tiene una filial en España que ganó en dos años 9.907 millones de euros y no pagó ni un duro a Hacienda. Solo tiene en plantilla a un trabajador y se ha beneficiado de ayudas fiscales por valor de 1,5 millones de euros españoles.

15. España es uno de los países de la UE que menos invierte en I+D: el 1,38% del PIB frente al 2,01% de media del resto. La inversión militar en 2009 en España también equivalió al 1,3%. ¿Gastamos lo mismo en ejército que en I+D? No, todavía es peor, porque gran parte de lo que España contabiliza como I+D es también inversión militar.

16. Somos uno de los países de la UE con mayor desigualdad entre hombres y mujeres. La brecha salarial es del 22%, cinco puntos más que la media europea.

17. España es el país de la OCDE con mayor porcentaje de universitarios (44%) que trabajan en empleos muy por debajo de su preparación.

18. En cambio, en España tenemos al entrenador de fútbol mejor pagado del mundo: Mourinho cobra diez millones de euros, 1.133 veces el salario mínimo interprofesional.

19. También está el equipo deportivo que más dinero ingresa de todo el planeta: el F.C. Barcelona, que recaudó 445 millones de euros en 2010, una cifra que jamás ha ingresado ningún equipo NBA.

20. España también es el país europeo con más billetes de 500 euros. Uno de cada cuatro está aquí. Es más, el 65% de todo el dinero que se mueve en este país es con esos billetes. De los 52.244 millones de euros en billetes de 500 que circulan, más de 16.000 millones nunca ha pagado impuestos.

21. En España hay cuatro millones de empleos en economía sumergida y un desfalco anual de 32.000 millones de euros. Somos el único país del planeta donde hay un amplio sector de empresarios que declara ganar menos que sus propios trabajadores...

22. España es el país de Europa con más paro (20,7%), doblando al resto de países. ¿Tasas similares? En Mozambique (21%), Irak (19%) o Sudán (19%).

23. El paro juvenil supera el 46%, es decir, cinco de cada diez jóvenes menor de 25 años no trabaja. Además, el 16% ni estudia ni trabaja. Esto explica que más de la mitad de los jóvenes entre 18 y 34 años viva con sus padres (52,4%).

24. El salario medio de los jóvenes no llega a 16.000 euros anuales. En 2008, necesitaban un 95% de ese sueldo para comprarse una casa. Ahora, ‘solo’ un 77%.

25. Mientras tanto, ex diputados, ex ministros, ex senadores, ex presidentes de gobierno y demás altos cargos públicos cobran pensiones vitalicias a costa de nuestros impuestos, algunas de varios miles de euros.

¿Qué os parece? Cuando estalló la crisis y se salvó a los bancos con dinero público, los grandes mandatarios mundiales prometieron reformar el capitalismo, pero al final ha sido el capitalismo quien nos ha reformado a nosotros. Los trabajadores están perdiendo derechos adquiridos durante años de lucha y a nadie le preocupa. Se va a trabajar hasta los 67 años y con una precariedad que asusta. Nos amenazan con privatizar la sanidad y la educación y nadie se alarma. ¿Por qué hablan de “gasto sanitario” y, en cambio, dicen “inversión militar”? ¿No es todo inversión? ¿O acaso solo se gasta en lo que beneficia a los ciudadanos? Incluso bajo la dictadura franquista hubo manifestaciones para mejorar las condiciones de los ciudadanos. Ahora estamos alienados. Callados. Silenciados. Dormidos. ¿A qué esperáis para reaccionar?

El domingo, VOTA

El domingo hay que ir a votar. Es muy importante que ejerzas tu derecho a voto y deposites la papeleta en la urna. En las elecciones municipales, España sufrió la mayor abstención de su historia. Miles de ciudadanos decidieron no ejercer su derecho. ¿Sabéis qué pasó? Que apenas nadie se hizo eco de esa crispación silenciosa. El Partido Popular festejó su apabullante victoria sin importarle que solo fuera apoyado por una parte relativamente pequeña del electorado. Por ejemplo, en Yecla “la abstención” habría obtenido siete asientos en el pleno municipal. Por tanto, creo que no formar parte del sistema por mucho que se esté en contra de él no es la mejor solución, puesto que esos no-votos no cuentan para nuestros políticos.

El caso del referéndum para la Constitución Europea fue el más chocante. Según el Gobierno, de cara a la Unión Europea, fuimos el primer país en aprobar la Constitución Europea por mayoría en referéndum. El caso es que el 76% de los votos fue para el sí, por lo que la Constitución fue aprobada por una amplia mayoría. Eso sí, solo fue a votar el 42% del censo. Casi el 60% de los españoles se quedó en casa. Fue la participación más baja de toda la historia de la democracia. ¿Sirvió para demostrar algo? No.

Por lo tanto, en España, la abstención no significa que estés en contra del sistema. En España tu no-voto se va a tomar como un voto a la mayoría. Si realmente te da igual lo que salga, perfecto. Si te da igual que suba el paro, la gasolina, las hipotecas, la delincuencia… En fin, eres libre de no votar.

El voto nulo

Si no te sientes representado por ningún partido, sin duda esta es la mejor opción. Los votos con papeletas no oficiales, votos a más de un candidato, votos rotos, votos con dibujitos... todos esos son votos nulos, porque aunque el votante se ha personado para dar su voto, el voto no se atiene a las reglas.

Este voto, igual que las abstenciones, no suma votos en el cómputo global de votos emitidos y, para los efectos, es lo mismo. Se registra como nulo para que la contabilización al final de la jornada, entre válidos, nulos y abstenciones, sume el 100% y nadie diga que ha habido tongo. Aun así, esta es la mejor forma de protestar contra el sistema, pues tu voto se contabiliza como tal, pero no se suma a la mayoría, algo que sí ocurre con el voto en blanco.

El voto en blanco

Según la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, en su artículo 96, punto 5: “Se considera voto en blanco, pero válido, el sobre que no contenga papeleta y, además, en las elecciones para el Senado, las papeletas que no contengan indicación a favor de ninguno de los candidatos”.

¿Qué los diferencia de una abstención o un voto nulo? El tema de que sea un voto “válido”. El voto en blanco es válido porque sí cuenta para el cómputo final de votos. Pero si te piensas que se va a traducir en escaños en blanco, te equivocas de pleno. Entonces, ¿qué se hace con ellos?

Estos votos perjudican a los partidos menos votados. En España no se utiliza un sistema proporcional normal y lógico, en el que cada partido se lleva el tanto por ciento de escaños que ha conseguido en las urnas. En España utilizamos una complicada fórmula matemática, la ley d’Hont (explicada pasito a pasito aquí y aquí), con una regla de salida básica: si no llegas al 3% de los votos, no entras en el juego. Los votos en blanco, aunque no se le reparten a nadie, sí que hacen el saco de votos más grande, con lo que los porcentajes, se hacen más pequeños. Como consecuencia los partidos con menos votos salen perdiendo.

Además, los artículos 68 y 69 de la Constitución Española establecen que la circunscripción electoral para las elecciones generales (Congreso y Senado) es la provincia. Eso quiere decir que, aunque un partido se pase del 3% en el recuento de votos nacional, si provincia a provincia no llega al 3%, queda eliminado. En las últimas elecciones generales, le pasó a IU de manera escandalosa. Aunque sacó más votos que CiU en las elecciones al Congreso, sacó 8 diputados menos. ¿Por qué? Porque circunscripción a circunscripción había quedado eliminada, a pesar de tener un total nacional superior.

En todo caso, hay una iniciativa llamada “Escaños en Blanco” que te proponen que les votes a ellos. Ellos a cambio, cada escaño que consigan lo dejarán vacío, siempre que legalmente sea posible. Y cuando no lo sea, no lo defenderán ni votarán en los plenos, excepto si es para votar que los votos en blanco se conviertan en asientos vacíos en una futura Ley Electoral.

Mi propuesta

Nos podremos quejar todo lo que queramos, tenemos libertad de expresión, pero si no votamos el domingo, las cosas no van a cambiar. Claro, viendo que abstenerte no es una opción, romper tu papeleta no sirve de mucho y dejar el sobre vacío menos todavía, ¿qué hacemos?

No votar al Partido Popular ni al PSOE (ni a CIU ni PNV si tienes la opción de votarles). Elige entre los muchos partidos pequeños que se presentan. En la Región de Murcia puedes elegir, además de entre los más conocidos Izquierda Unida-Verdes, UPyD, Equo o los anteriormente mencionados de Escaños en blanco, entre otros tan dispares como el PACMA (Partido Contra el Maltrato Animal), Muerte al sistema, Foro Centro y Democracia, PCPE... Tienes hasta 12 alternativas a PP y PSOE. En esta web, si aplicas el filtro Murcia, podrás encontrarlos todos: www.socvot.com/partidos

En conclusión, no votes a los dos grandes partidos. A esos que acumulan casos de corrupción. Los mismos que están acabando con nuestro estado de bienestar mientras se venden a los grandes bancos y al sistema financiero. Porque los Estados los dirigen los ciudadanos, no los poderosos. El próximo domingo, muchos trabajadores, obreros, “clase media”... votarán al mismo partido que los banqueros. ¿De verdad os sentís como ellos? Ellos serán quienes acierten con su voto. No suelen equivocarse nunca. 


Fuente: Capítulo de Ignacio Escolar en Reacciona y #nolesvotes

13 de noviembre de 2011

El fin de la democracia: llegan los tecnócratas

Hace unos días, las presiones internacionales obligaron a dimitir a Berlusconi y Papandreu. En su lugar, se han formado dos “gobiernos tecnócratas”, encabezados por dos personajes llamados Monti y Papademos. ¿Sabéis quiénes son?

Algo está ocurriendo en Europa. Una crisis que va más allá de la económica: una crisis de soberanía. Una trama profunda, oculta, que se puede intentar explicar de muchos modos, pero que no es prudente dejar que se disuelva mientras la atención general se concentra en los personajes equivocados.

Los intereses de los mercados financieros, con los que nos machacan día tras día, no son más que la punta de un gran iceberg. Los medios de comunicación nos explican que estamos siendo controlados por un trío de hierro compuesto por el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. Y se nos dice que, por nuestro propio bien, tenemos que realizar una serie de reformas indispensables. Además, la falta de credibilidad que emerge de los países europeos ha llevado a que dos gobiernos cedieran su soberanía en apenas unos días. Papandreu y Berlusconi han dimitido cuando eso era lo único que no rondaba sus ajetreadas cabezas.

¿Por qué? Porque en Europa hemos empezado a creernos ese increíble principio que dice que la política no es capaz de llevar a cabo las tan impopulares medidas que se reclama el trío de hierro por miedo a perder el consenso electoral, por lo cual sería necesario confiar estas reformas a un gobierno alternativo, el así llamado gobierno técnico, preferiblemente bajo la dirección de un podestá extranjero.  

Papandreu
¿Qué significa esto? En Italia o Grecia, los representantes del pueblo, democráticamente elegidos, no están en grado de introducir las medidas impuestas porque los ciudadanos las rechazan, es decir, porque no representan la expresión de la voluntad popular. Sin embargo, se nos ha hecho creer que, a pesar del rechazo frontal de la ciudadanía, hay medidas que se tienen que aplicar cueste lo que cueste, a pesar de la voluntad popular. En otras palabras, mantienen que si la clase política no está en grado de hacerse cargo de estas impopulares medidas, deberá ser otro quien lo haga. Una voluntad invisible que toma las decisiones pasando por encima de la democracia existente. Una especie de oligarquía en la sombra o, mejor dicho, una sinarquía.

Cuando Grecia, no hace muchos días, tentó a su suerte anunciando un referéndum sobre las medidas de austeridad impuestas, el sistema bancario internacional reaccionó amenazando al país con no condonar el 50% de su deuda. Tras esta decisión, Papandreu fue convocado a una reunión preliminar del G-20, donde fue obligado a retirar la propuesta de referendo.

En esa misma reunión, también estaba presente Silvio Berlusconi, presidente del Consejo italiano. Después de estas premisas, es, cuanto menos intrigante, que ambos gobiernos cayeran apenas unos días después de esta reunión urgente. Todavía más preocupante si se toman en consideración los puntos en común de las alternativas ofrecidas para reemplazar a ambos ejecutivos: dos gobiernos técnicos guiados por hombres externos al mecanismo del consenso popular, es decir, dos podestá extranjeros, de los que hablaré más adelante.

Las amenazas de Merkel y Sarkozy

Después de que Papandreu anunciara su deseo de convocar un referéndum para que el pueblo griego decidiera sobre las medidas a tomar, Angela Merkel, presidenta de Alemania, y Nicolas Sarkozy, primer ministro francés, desenterraron viejos y preocupantes fantasmas olvidados.

Merkel y Sarkozy
Ante la grave situación que vive el euro, Merkel no se mordió la lengua: “Si cae el euro, Europa cae. Y si Europa cae, nadie podrá garantizar otros cincuenta años de paz”. Sarkozy tampoco se quedó corto. Reconoció que la entrada de Grecia en el euro fue un error, y amenazó diciendo que quien asuma la responsabilidad de hacer caer el euro, asumirá la responsabilidad de volver a encender la llama de los conflictos en Europa.

Estas fuertes presiones son las que culminan con la dimisión de ambos gobiernos. Dos gobiernos que, como decía, no tenían intención alguna de dimitir. De hecho, Papandreu había convocado un reférendum, claro ejemplo de que la dimisión no pasaba por su cabeza. Asimismo, Berlusconi había declarado en más de una ocasión que su objetivo era seguir al frente de Italia hasta 2013 o, al menos, la primavera de 2012.

En conclusión, se les obliga a dimitir y, en su lugar, se coloca a dos gobiernos técnicos con líderes decididos de antemano. El de Grecia se llama Lucas Demetrios Papademos y el de Italia, Mario Monti.

Pero, ¿quién son estos señores?

Mario Monti
Ambos tienen una formación consolidada en el extranjero, concretamente, en Estados Unidos. Mario Monti se licenció en la Universidad de Bolonia, pero se especializó en la Universidad de Yale. Por su parte, Papademos se licenció en Física e Ingeniería en el Messachussetts Institute of Technology, donde obtuvo también un máster en Economía. Tras esto, enseñó en la Universidad de Columbia de 1975 a 1984, donde coincide  con el señor Zbigniew Brzezinski.

De origen polaco, politólogo y geoestratega, Brzezinski ocupó poco después de aquel primer encuentro con Papademos un puesto extremadamente importante en el gobierno de Jimmy Carter: de 1977 a 1981 estuvo en el Consejo de Seguridad Nacional americano, influyendo con sus análisis estratégicos en las relaciones que los Estados Unidos tendrían en todos los procesos de transformación política más delicados de nuestra historia reciente, desde la invasión soviética de Afganistán a la guerra fría, pasando por la conversión de Irán de aliado de los Estados Unidos a enemigo jurado. No olvidéis este nombre: Brzezinski, porque pronto volveré a él.

Mientras tanto, las carreras de Monti y Papademos siguieron por buen camino. El primero se convierte en rector y, más tarde, en presidente de la Universidad Bocconi de Milán. Asimismo, desde 2005 es International Advisor (consejero internacional) para Goldman Sachs, uno de los grupos de inversión más grandes del mundo y presidente del think tank Bruegel, financiado por 16 estados y 28 multinacionales con el fin de influenciar desde el ámbito privado en las políticas económicas comunitarias. Además, en 2010, Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, le encarga un libro blanco sobre el futuro del mercado único.

Papademos
Por otro lado, el griego, en 1980 se convierte en economista sénior del Banco de la Reserva Federal de Boston (Federal Reserve Bank) y más tarde del Banco de Grecia, del cual asume el cargo de Gobernador. Después, fue nombrado vicepresidente del Banco Central Europeo, por lo que fue el propio Papademos el encargado de dirigir desde Atenas la transición del dracma al euro. Curioso que, tras haberse demostrado que Grecia falseó cifras para poder acceder a la moneda única, sea Papademos la persona más acertada para remediar los daños que, según parece, él mismo contribuyó a producir.

Pero es aquí donde entra en juego Zbiegniew Brzezinski. Este polaco fue la persona elegida por el prestigioso banquero estadounidense David Rockefeller en 1973 para crear y desarrollar un nuevo grupo de trabajo: la Comisión Trilateral. Esta comisión nace con la intención declarada de desarrollar las relaciones entre Estados Unidos, Europa y Japón. Es una organización privada, apolítica, donde sustancialmente se discuten las mejores políticas para facilitar las relaciones de interdependencia recíproca, culturales y, por qué no, de negocios. Un lugar de encuentro donde los más fuertes puedan discutir de aquello que es beneficioso para el mundo sin perderse en la lentitud impuesta por los parlamentos y por las burocracias diplomáticas. Un club. Un club con tres cargos fundamentales que representan a Norteamérica, Japón y Europa, esta última, casualmente, representada por el propio Mario Monti.

Zbiegniew Brzezinski
Pero, ¿y el griego? Resulta ciertamente significativo que entre los miembros de la Comisión Trilateral figure también desde 1998 Lucas Papademos, en virtud de las relaciones que desarrolló con Brzezinski en los años en que enseñaban en la Columbia University.

Ciertamente, si la idea que la Comisión Trilateral tiene de la democracia deriva de aquella de sus fundadores, tenemos que empezar a preocuparnos. En el St. Petersburg Times del 2 de agosto de 1974, Brzezinski publica las conclusiones de un informe titulado de forma muy explicativa: “The crisis of de democracy” (La crisis de la democracia). El informe evidencia como en los Estados Unidos, la eficiencia de la Casa Blanca fue invalidada por un exceso de democracia y como, desde los años 60, los gobiernos de la Europa del este fueron literalmente derrotados por la excesiva participación ciudadana y por las múltiples peticiones que la farragosa burocracia no era capaz de digerir, dotando de total ingobernabilidad a los sistemas políticos.

Parece que muchos de los miembros de la Comisión Trilateral, que tenían  un papel relevante en la administración Carter, fueron altamente influenciados por el informe de Brzezinski.

Conclusiones

Por tanto, tenemos dos gobiernos que están cediendo simultáneamente su soberanía ante las presiones internacionales. Y tenemos dos podestá extranjeros, estrechamente ligados al mundo de las finanzas, de los mercados, de la banca y, asimismo, miembros de la opaca Comisión Trilateral de Rockefeller. Ambos, en primera línea para sustituir a los dos gobiernos democráticamente elegidos para tomar decisiones claramente impopulares. Es decir, por definición, contrarias a la voluntad popular.

Pero, como si esta hemorragia de representación democrática no fuera suficiente, otro grupo de trabajo supranacional fundado sobre el secreto de sus propias resoluciones, el  hermético y privilegiado grupo Bilderberg, en su última reunión exclusiva celebrada en junio de este año en St. Moritz acogió entre sus invitados al mismísimo Mario Monti.  Pero no fue el único, pues también participaron en esta reunión secreta y casi ilegal, donde no se admite a la prensa y solo se puede acceder con exclusiva invitación, Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión Europea; Juan Luis Cebrián, CEO de PRISA; María Dolores de Cospedal, secretaria general del Partido Popular; Bernardino León, secretario general de la Presidencia del Gobierno; Doña Sofía, Reina de España y Juan María Nin, presidente y CEO de La Caixa, entre otro centenar de personalidades procedentes principalmente de Estados Unidos y Europa.

De lo que se habla en esas reuniones, no sabemos nada. No hay democracia sin transparencia. Lo que actualmente existe y, sobre todo, lo que se ha impuesto a Italia y Grecia, es de todo menos democracia. La supresión de nuestro derecho de representación ha sucumbido ante la toma de decisiones a puerta cerrada, en sedes donde se tutelan intereses privados, donde una élite restringida decide la suerte de pueblos enteros sin que a éstos se les garantice una clara percepción de las cosas.

La soberanía popular ha muerto. En este momento es un concepto quimérico que está cediendo el paso a una sinarquía de hecho, es decir, a un gobierno sombra, que, aunque en términos de real politik siempre ha existido, se está convirtiendo en dominante hasta el punto de que sus efectos empiezan a ser más que evidentes.



Del blog de Claudio Messora