30 de noviembre de 2011

La doble moral del Partido Popular de Yecla

El PP local pide un giro al verde y a la sosteniblidad, pero tachan de "demagógica" la propuesta de eliminar los aparcamientos gratuitos y exclusivos que tienen junto al Ayuntamiento

Se escucha en los mentideros, que la moción presentada por Izquierda Unida-Verdes en la que pide suprimir los aparcamientos gratuitos y privilegiados que existen junto al Mercado y al Auditorio Municipal no ha sentado muy bien en las filas del Partido Popular. ¡Vaya dilema!, dirán algunos. Las primeras voces han tachado de “demagógica” la propuesta de Izquierda Unida. “¡Hay problemas mucho más graves en Yecla como para preocuparnos de ese aparcamiento!”, dicen por ahí... Sí, está claro. Pero con este mínimo ejemplo podemos ver el importante papel que juega el márketing en el Partido Popular de nuestra ciudad. Y para muestra, un botón. Centrémonos en el programa electoral con el que se presentaron a las elecciones de mayo de este año. Veamos varios puntos:

11. Proseguiremos la renovación de aceras y calzadas en los barrios actuando preferentemente en aquellos con zonas más deterioradas y empleando acabados de calidad.

20. Continuaremos implantando energías alternativas y fomentando la experimentación y desarrollo con otras fuentes limpias y renovables en los vehículos del Ayuntamiento.

34. Seguiremos desarrollando campañas de concienciación de uso del transporte público como medio más limpio, seguro y que mejora la calidad ambiental de la ciudad.

37. Desarrollaremos de manera progresiva actuaciones contempladas en el Plan de Movilidad Urbana que llevamos a cabo, ordenando y agilizando el tráfico.

40. Continuaremos con la creación de carriles bici, cerrando un cinturón perimetral a la ciudad con la posibilidad de conexión interna con la misma, en coordinación con asociaciones ciclistas, vecinos y usuarios.

41. Estudiar la posibilidad de creación de un servicio de alquiler de bicicletas para el desplazamiento por la ciudad

Estos seis puntos, enmarcados en apartados tan llamativos como “Una ciudad mucho más verde, limpia y sostenible”, parece que ya no suenan tan bien cuando se pide a los propios promotores de la idea que se apliquen mínima y ejemplarmente el cuento. Entonces, la idea resulta “baladí” y de “brindis al sol”, como ha dicho hace unos minutos el concejal de Tráfico en Onda Cero.

Todavía recuerdo cuando el señor Juan Miguel Zornoza, en agosto de 2009, defendía a ultranza la ampliación de la zona azul y su aumento de precio, aunque cargando el sambenito a los comerciantes: “Esta ampliación ha sido muy demandada por los comerciantes, (...) porque sus clientes necesitan facilidades para el estacionamiento, para poder competir en igualdad de condiciones con las grandes superficies” (La Verdad, 11-8-2009). Es muy fácil defender la implantación de este sistema, -el cual me parece acertado y necesario- teniendo aparcamiento reservado y libre de costo en el centro de la ciudad.

Es decir, vamos a expandir la zona azul, vamos a subir su precio, pero nosotros vamos a seguir haciendo uso y disfrute de unos aparcamientos gratuitos en la puerta del Ayuntamiento. Ese es un mínimo ejemplo de la superioridad con la que a veces parece que nos miran. Como si estuvieran por encima de nosotros, y estos “derechos” fueran lógicos y tolerables. Pues lo siento, pero yo aplaudo la moción presentada por Daniel Férriz. ¿Y saben por qué? Porque a mí me duele pagar la zona azul, por eso cuando voy en coche por Yecla aparco por la calle San Cristóbal o por Los Rosales. Porque no estamos en Madrid, y recorrerse nuestra ciudad de punta a punta no lleva más de 30 minutos.

Porque tanto que ustedes defienden la sostenibilidad o el uso de la bicicleta, deberían ser los primeros que cundieran con el ejemplo. Ustedes que hablan del transporte público como el medio “más limpio, seguro y que más mejora la calidad ambiental de la ciudad” deberían viajar más en él, porque nunca les he visto subidos en el bus. O, simplemente, caminen. Porque a veces, paseando por las calles de Yecla, es cuando se conocen de primera mano los problemas que de verdad afectan a nuestra ciudad y a los que en ella habitan.

Por tanto, si les queda un poco de dignidad, deberían de votar a favor de esta proposición en el próximo pleno, algo que dudo considerablemente tras escuchar las declaraciones de Zornoza. Solo le ha faltado decir que los impuestos de la zona azul o ir en bici son cosas de pobres. Porque no es de recibo que nos vendan sostenibilidad, giro al verde, movilidad ordenada y no se cuántas más ideas tan lejanas de su verdadera doctrina neoliberal por puro márketing demagógico (eso sí es hipocresía). Por parecer más “buenos” ante los ojos de la opinión pública. Porque lo “verde” está de moda.

En caso de votar en contra, demostrarán una vez más su doble moral. En campaña, Rubalcaba y Rajoy nos pedían a todos los españoles austeridad. Nos anunciaban recortes y nos decían que era inevitable. Que todos tendríamos que esforzarnos para salir de esto. ¿Saben qué? Mientras nos decían todo eso, ellos viajaban en un jet privado que costaba entre 10.000 y 15.000 euros la hora y disfrutaban de comilonas de órdago. O se ponían sueldos estratosféricos al frente de alcaldías y concejalías. Esa es la doble moral de los políticos. Recortes, recortes, recortes, pero no cuenten conmigo. Asfixian a los ciudadanos, pero cuando les pedimos participar de esta dura situación quitando uno de los muchos privilegios que tienen, ponen el grito en el cielo y hablan de demagogia. Eso es hipocresía. Sin más.

Creo que ha llegado el momento de que empiecen a cumplir su programa electoral. Solo les pido un poco de coherencia y de seriedad. Y si quieren llegar hasta la puerta de su trabajo con el coche, paguen el euro que cuesta el ticket, porque estoy seguro de que se lo pueden permitir. Si no, madruguen un poco más, estacionen en Los Rosales y den un placentero paseo matutino hasta el Consistorio. Como el resto de los mortales.


No hay comentarios: