4 de febrero de 2011

Pedro Rubio marca una época en la historia del clarinete en España

Tener la suerte de departir con el clarinetista yeclano Pedro Rubio es un verdadero placer para los sentidos y el intelecto. Los conocimientos musicales de este ilustre yeclano son inabarcables para cualquier aficionado medio. El amor por este arte y, especialmente, por el clarinete y el clarinete bajo lo han convertido, sin duda alguna, en uno de los mayores especialistas que tiene nuestro país en la materia.

Seguro que cuando lea el titular que le dedico me dirá que exagero, pero es eso mismo, la humildad, lo que convierte al maestro en genio. Y es que, el Genio, como cariñosamente se le conoce entre los músicos yeclanos, acaba de marcar un hito en la historia de la música española. Aunque no quiera darle la importancia que merece, Pedro Rubio Olivares se ha convertido en el primer profesor especializado en clarinete bajo del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.

El clarinete bajo, instrumento inventado por Adolph Sax (creador también del saxofón) en la primera mitad del XIX, pertenece a la familia del clarinete, por lo que los conservatorios españoles siempre lo han asumido como una asignatura complementaria. Pero por fin, y tras varios años de lucha, en noviembre pasado se convocó una plaza para incorporar al amplio y prestigioso elenco de profesores del Superior de Madrid a un profesor especialista de este instrumento.

Tras las pruebas pertinentes, el yeclano Pedro Rubio, que fue director de la Banda de Yecla entre 1987 y 1990, sacó la mejor puntuación y se llevó la plaza. La relación de Pedro con el clarinete bajo nació hace unos años. Después de haber obtenido importantes distinciones como clarinetista (por ejemplo posee el Clarinet Performing Diploma otorgado por el Royal College of Music de Londres) y haber perfeccionado sus estudios con virtuosos del clarinete como Andrew Mariner, Pascal Maragues o Alois Brandhofer, entre otros muchos, decidió enfocar su mirada en el hermano mayor de la familia, el clarinete bajo.

Por aquel entonces, allá por 2003, la especialización en clarinete bajo sólo se podía desarrollar en el Conservatorio de Rotterdam (Holanda), gracias al profesor Henri Bok. Tras varios años estudiando, Pedro Rubio obtuvo el Bass Clarinet Diploma, convirtiéndose así en el primer español que conseguía dicha distinción.

Desde entonces, Pedro siempre ha luchado por que el clarinete bajo tuviera en España un reconocimiento similar al que tiene en países como Holanda, Inglaterra o Alemania. Fundó y presidió la Asociación Española de Clarinete Bajo, organiza conciertos y audiciones, congresos y seminarios. Cuando hablas con él te preguntas cuándo duerme, pues además forma parte de la junta directiva de la Asociación Española de Clarinete (ADEC) y es el representante en España de Eurocass, la asociación europea de dicho instrumento.

Además, con esta última asociación está organizando el próximo congreso europeo de clarinete, que se celebrará en diciembre de este año en Madrid. Esta asociación europea, que nació con la idea de unificar en una sola voz a las diferentes asociaciones nacionales de Europa, pretende organizar en España, gracias a la perseverancia de Pedro Rubio, el congreso mundial de clarinetistas en 2015, coincidiendo así con el bicentenario del nacimiento del prestigioso clarinetista y editor Antonio Romero y Andía, al que le debemos la edición de más de 6.000 obras en el complicado siglo XIX.   

Labor investigadora

Pero además, Pedro Rubio es investigador, sin duda la tarea que más tiempo le ocupa y que compagina con su labor de profesor en el Conservatorio Joaquín Turina y ahora, también en el Real, donde cuenta ya con doce alumnos para su especialización en clarinete bajo.

Esta tarea investigadora, donde se introdujo gracias a su mujer, la pianista Ana Benavides, con la que ofrece múltiples conciertos, le ha sumergido de lleno en el siglo XIX. Todo comenzó un día en que Ana, que ha publicado decenas de grabaciones y partituras para piano que estaban “perdidas” en archivos históricos repartidos por todo el país, encontró un original para clarinete del que Pedro no tenía constancia. Hoy, tras muchos meses de ardua búsqueda, la conclusión que obtiene es esclarecedora: “La música del XIX existe, pero no la conocíamos. El XIX no importaba. Se editaban obras para piano, guitarra... pero para clarinete se quedaban manuscritas y guardadas en archivos porque su edición no era rentable”.

Pedro Rubio dirigió la banda a finales de los 80'

Pedro Rubio ha recuperado obras de Barbieri, de Antonio Romero, de Hilarión Eslava, de Emilio Arrieta... es decir, de grandes compositores del XIX, que veían como sus composiciones dedicadas a instrumentos de viento y, concretamente a clarinete, habían caído en el olvido más recóndito. Y para dar a conocer todos sus apasionantes hallazgos, Pedro y Ana abrieron Bassus Ediciones, una editorial donde publican partituras, manuales, métodos de estudio y cedés grabados por ellos mismos dedicados al piano, el clarinete y el clarinete bajo, todo fruto de la investigación y de la pedagogía que ambos desarrollan.

Coleccionista de clarinetes

Por último, de manera anecdótica, cabe destacar que Pedro Rubio es coleccionista de clarinetes antiguos. Esta afición siempre le ha acompañado, de hecho, a finales de los 90’ estudió clarinete histórico con el profesor Carles Riera en el Conservatorio de Granollers. Hoy, una década después, Pedro, además de pertenecer a un grupo de instrumentos antiguos con el que actúa de vez en cuando, atesora una flamante colección de 35 clarinetes, fabricados entre 1780 y 1950, es decir, antes de que todas las marcas estandarizaran la fabricación. 

En conclusión, Pedro Rubio se ha convertido en un referente nacional e internacional en el mundo del clarinete y del clarinete bajo. Su labor pedagógica e investigadora está dejando un legado que ya empieza a ser admirado por los amantes de este instrumento. Sus manuales, sus estudios y las partituras que está rescatando de archivos de catedrales, bibliotecas, museos... no dejan impasible a ningún clarinetista. Además, su lucha constante por la puesta en valor del clarinete está consiguiendo resultados tangibles. Sin duda, Pedro Rubio, "el Genio", desde ahora también nuevo profesor del Real Conservatorio Superior de Madrid, merece el mayor de los reconocimientos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bien por Pedro Rubio!!!
Si alguien tenía que ocupar esa plaza de bajo en el RRCCSM, ese es él.
Qué pena estar tan desconectada del mundo del clarinete... a ver si me animo y me acerco al próximo congreso que haya en Madrid...


Elena.