18 de febrero de 2011

Córdoba y el Chucho me alegran el día

Acabo de llegar de Córdoba. Qué gran ciudad. Han sido dos días muy duros, donde he pasado nueve horas dentro de un autobús sin apenas dormir. Pero han sido muy fructíferos. Tanto que, si no pasa nada, además de trabajar por tercer año consecutivo para el prestigioso y enriquecedor Festival de la Guitarra de Córdoba, voy a tener otro proyecto entre manos para marzo y abril: Cosmopoética. Un festival internacional de poesía que tuve la suerte de proyectar en los medios nacionales hace un par de años y que ahora, ya muy asentado y reconocido, vuelve a mis manos. Estoy encantado. Tanto que me estoy planteando vivir en Córdoba en un futuro no muy lejano porque, verdaderamente, es una ciudad que me llena. Tanto sus calles como sus gentes.

Pero hoy quiero escribir sobre otro tema. Más bien sobre un gran amigo que hace un tiempo me dio una alegría enorme y que por fin hoy he podido dar a conocer al “mundo”. Me refiero a Daniel Férriz, más conocido como “el Chucho”, compañero de parrandas, tertulias y pensamientos. Hace unos meses, no sé por qué, salió el tema. “Un tío como tú, con tu forma de ser, con tu cabeza, con tu tranquilidad y con tu tolerancia debería estar en política”. Algo así le dije. Porque los políticos como él escasean, aunque cada vez sean más necesarios. Hoy, varios ciclos lunares más tarde, el Chucho anuncia que será el número tres por la lista de Izquierda Unida a las próximas elecciones municipales.


Además, acompañará a otro de mis grandes amigos, José Miguel Castillo, es decir, el Súper. Es más, y no es por echarme “flores”, fui yo quien los puso en contacto. Misión cumplida. Hoy soy feliz. Porque el hecho de que los yeclanos podamos contar en la política local con una persona como Daniel Férriz debería enorgullecernos. Porque tener la suerte de que una persona preparada, inteligente, profesional, comprometida, que tiene la vida resuelta porque es uno de los mejores tubas de España y que puede trabajar donde quiera, se decida a adentrarse en política para ayudar, es digno de aplauso y reconocimiento.

Porque el Chucho mira a su alrededor y no se siente a gusto con lo que ve. No está conforme. Y quiere cambiar cosas. Quiere luchar por eso y quiere conseguir una Yecla mejor en la que todos nos sintamos más enteros. Yo confío en él, sé que lo va a conseguir. Espero que los ciudadanos lo entiendan y lo apoyen. Se lo merece. Porque la gente como Daniel o el Súper, que se adentra en política porque de verdad quiere cambiar las cosas y no por aferrarse al sillón, es la que hace falta. Porque Yecla merece ya un cambio. Porque la democracia funciona gracias a la alternancia. Porque la alternancia es inteligencia. E igual que digo esto a nivel local, lo digo exactamente igual a nivel nacional. Zapatero ha cerrado un ciclo, pero Benedito también.

Y gente como Daniel Férriz puede hacer que cambien las cosas. ¿Por qué no darle una oportunidad?  A algunos les puede echar para atrás las siglas de Izquierda Unida, pero os puedo asegurar que ni el Súper ni el Chucho, ni Rebeca Santa, que va de número dos, tienen nada que ver con Stalin o con todo aquel pasado oscuro que todavía se vincula al comunismo. Estamos en el siglo XXI. La izquierda es ecologismo, es anticapitalismo, es transformación. Es defender a los trabajadores y defender los derechos de los ciudadanos. Es anteponer lo público a lo privado. Porque hay comunistas, sí, pero hay socialistas, hay ecologistas, hay feministas, pero, ante todo, hay ciudadanos. Ciudadanos disconformes, que creen en la democracia y que quieren un cambio.

Porque, como decía al principio, vengo de Córdoba. Una ciudad que ha sido gobernada por Izquierda Unida durante varias legislaturas por el recordado Julio Anguita, por Herminio Trigo, Rosa Aguilar y ahora Andrés Ocaña. Y es una ciudad limpia, donde se respira bien, donde hay trabajo y zonas verdes por todos lados. Una ciudad que ha sabido conjugar cultura con crecimiento. Donde hay bibliotecas y polígonos industriales. Donde el carril bici importa y donde el desarrollo sostenible una realidad. Una ciudad que es favorita para ser Capital Europea de la Cultura en 2016 gracias a la magnífica gestión de proyectos tan grandes como el Festival de la Guitarra, el Concurso Nacional de Arte Flamenco o Cosmopoética. Es decir, que funciona bien. Muy bien. Aun así, los cordobeses, inteligentes, creen en los ciclos y es más que probable que el 22 de mayo el Partido Popular gobierne la ciudad después de tres legislaturas de Izquierda Unida. Si Sandokán no da ninguna sorpresa inesperada. Yecla se merece algo igual. Aire fresco, renovación, cambio.  Y eso es algo que gente como Daniel Férriz, José Miguel Castillo pueden hacer.

¿Por qué no darles la oportunidad?

1 comentario:

Pascual V. Díaz dijo...

¡RABO por el artículo y RABO por el Chucho!

Por desgracia volverán a ganar los mismos. A veces nos merecemos lo que tenemos. Es triste.