8 de diciembre de 2007

HABLANDO DE CENSURA Y DE LIMPIEZA...


Aunque ya tenía casi escrito el artículo de esta semana, el viernes hubo un comentario de un lector que me sorprendió negativamente. Se refiere a la triste noticia de los arcabuceros que resultaron heridos durante la Bajada. Decía lo siguiente: “A veces la censura es buena. Esta noticia sobra. Bastante tenemos con el Canal 7 y demás. Mañana sólo se hablará en Murcia de esto. El resto de las Fiestas pasará desapercibida y a los que participamos en ella ‘que nos den’. Algunas veces los periodistas de Yecla tendrían que cortarse un poquito. Digo yo”. El comentario está firmado por Bonaparte, comentarista asiduo de este medio. Y aunque es cierto que muchas veces he estado de acuerdo con él, esta vez no puedo estarlo. Cualquier tipo de censura es más que despreciable. Al hacer la carrera de Periodismo, te das cuenta de cuánto ha costado ganar una libertad de expresión que, en España, sólo llegó claramente con la Constitución de 1978 (exceptuando el periodo de la II República*). Cientos de periódicos han sido cerrados a lo largo de la Historia, cientos de periodistas han quedado arruinados tras las innumerables sanciones e impuestos que ponían tanto los gobernantes como la Iglesia. Por lo cual, abogar por la censura en el siglo XXI me parece muy triste. Es cierto que esta noticia enturbia un poco el acontecer de nuestras Fiestas Patronales, pero es a lo que nos atenemos, pues todos sabemos que disparar con pólvora no es ningún juego. A veces, por desgracia, ocurren accidentes como éste, y el hecho de informar sobre ello es muy importante y no tiene por qué desvirtuar las Fiestas. A no ser que a alguien no le interese que estos temas salgan a la luz fuera de nuestro término.
Y me centro ya en el tema principal de esta semana. Recordarán la encuesta que les ofrecíamos hasta hace unos días. Dos meses después del comienzo del nuevo servicio de limpieza os preguntábamos que si habíais notado algún cambio importante. Juan Palao, concejal de Servicios Públicos, puede darse por satisfecho, pues de los 169 votos remitidos, 102 le dan un aprobado. De esos 102 votantes, 51 decían que el pueblo se ve mucho más limpio y otros tantos opinaban que estaba más limpio, pero no tanto como se esperaban. Después, con 42 votos se situaba la opción de que el cambio no se había notado y por último, 25 lectores pensaban que todavía era pronto para valorar el nuevo servicio de limpieza. Este tema quedaría zanjado si no fuera por una noticia que apareció en elperiodicodeyecla.com el 4 de diciembre. En ella se informaba de que la concejalía de Servicios Públicos iba a sancionar a los vecinos que dejaran sus bolsas de basura fuera de los contenedores con multas de hasta 120 euros. Lo que no acabo de entender es por qué todavía hay gente que deja las bolsas en la acera. Pero, ¿en qué mundo vivimos? Se quejaba un lector de que si la gente dejaba las bolsas de basura en las calles era porque no estaba bien informada y había que hacer una campaña publicitaria para concienciar a los vecinos de que, a partir de ahora, las bolsas tenían que ir al contenedor. ¿De verdad es necesario hacer una campaña para eso? No son más que simples normas de civismo que, en teoría, todo el mundo ha de conocer. Cruzar cuando el semáforo esté en verde, no jugar al fútbol dentro de la Purísima y echar la basura en los contenedores. Creo que los yeclanos no somos tan tontos como para no entender principios tan básicos de convivencia pública. Aun así, estoy del lado de los lectores cuando afirman que algunas zonas pueden estar faltas de contenedores. Sinceramente no he ido a comprobarlo, pero si son varios los yeclanos que informan de que por la zona del barrio de García Lorca los cubos son insuficientes, puede que sea verdad. Ahí no me meto y creo que debe ser el concejal, Juan Palao, quien lo compruebe. Pues lo que está claro es que cuando en enero se efectúe la subida de impuestos, todos pagaremos por igual, vivamos en García Lorca, Justina o la calle San Francisco. Por tanto, es lógico y normal que todos pidamos un servicio lo más igualitario posible. Y como todo no va a ser echar la culpa al concejal de turno me gustaría recordarle a los yeclanos un dicho popular, muy antiguo, pero muy acertado: no es más limpio quien más limpia, sino quien menos ensucia. Así que queridos vecinos, no os cuesta nada andar 100 metros (a los que más) y echar la bolsa dentro de un contenedor. Hasta la próxima...

.

.






* Ante las críticas e incluso insultos que he recibido con respecto a la frase en la que citaba a la Segunda República, cuando me refería a su Constitución de 1931, me veo obligado a reproducir el Artículo 34 de la misma: "Toda persona tiene derecho a emitir libremente sus ideas y opiniones, valiéndose de cualquier medio de difusión, sin sujetarse a la previa censura. En ningún caso podrá recogerse la edición de libros y periódicos sino en virtud de mandamiento de juez competente. No podrá decretarse la suspensión de ningún periódico sino por sentencia firme". Es cierto que el diario ABC se cerró durante dos días, del 25 al 27 de noviembre de 1931 y se le impuso una multa de 1000 pesetas, porque en un editorial abogó por Alfonso XIII y dejó en entredicho el poder del pueblo al haber elegido democráticamente a la República. Es cierto que después se cerraron decenas de periódicos tras el intento de golpe del general Sanjurjo, los cuales apoyaban el golpe militar y rompían la estabilidad del Estado. Pero en el siglo XXI, existe todavía censura. Específicamente con lo relativo a la inviolabilidad que posee la Monarquía. Si no recuerdo mal, hace unos meses mucha gente pidió cerrar la revista El Jueves por una caricatura ofensiva a los príncipes. De hecho, se retiró de las librerías la revista humorística y se les ha impuesto una multa. ABC y los demás periódicos que apoyaron la insurgencia militar actuaron de forma parecida, metiéndose con una institución del Estado, dígase República o Monarquía. Quien ridiculice o ataque a la Monarquía se atiene al Código Penal (todos excepto Jiménez Losantos, claro). De todas formas, la situación de entonces no era igual, pues, como se comprobó después, las sospechas eran fundamentadas tras el golpe de 1936 y la posterior guerra civil. Aun así, no quiero justificar ningún tipo de censura. De todos modos, lo que más me sorprende es que, excepto un comentario, nadie ha reparado en el artículo en sí y todos os habéis quedado con la frase referente a la República. Pero qué le vamos a hacer... Espero no ofenderos 'tanto' en próximos artículos...

3 comentarios:

Ayala dijo...

A mi también me ha hecho gracia el comentario del señor Bonaparte... Que gracioso el nene. En fín, me imagino como será el hombre.
Nada tío, darte las gracias era principalmente el objetivo de este comentario ya que me has metido, sin proponertelo en la plantilla, ahora seré "el de los deportes" en el Periódico. Ya nos conoceremos y nos tomaremos una caña en algún lado ¿no? Agur!

JOAN MOLEON dijo...

A MI DEIVID ME LO HAN CAMBIAO!!
Una de dos, o te has metido una sobredosis de turrón caducao del año pasado que te ha hecho perder el conocimiento, o por fín tienes en la cartera el carnét de socio de los pajaritos que te ha regalao el chache:
En cuanto al artículo de la censura estoy completamente de acuerdo contigo, pero sabes que era mu mu facilico rebatir a Bonaparte, tu nivel ya te debería exigirte más.
Pero el artículo de la limpieza, N.M. (necesitas mejorar)
En primer lugar creo que deberías haberte limitado a exponer los datos que la encuesta refleja, pero ya que te mojas en opinarlos no deberías haberte puesto a dar las mismas lecciones de civismo, etc. que el chache. me explico:
éstas lecciones de civisto está claro que siempre deben estar, por eso si hubiese sido un artículo tuyo de opinión de hace un año hubiese estado bien, pero para opinar personalmente en este artículo deberías haber pasado al periodismo de calle, haber dado datos de lo que antes había y lo que ahora tenemos, más o menos contenedores, más o menos camiones, más o menos horas de limpieza, etc. no dar un paso atrás y hablar de civismo.
UN BESITO, si todos los comentarios de tu blog fueran de halagos, creo que te darías muxas leches cuando acabes la carrera, jejejeh

David Val dijo...

Desde esto foro voy a dar respuesta a Jaume I, que ha comentado mi artículo en elperiodicodeyecla.com. Quizá no lo vea, pero la respuesta es sencilla. La Constitución que se aprobó en 1931 tenía una serie de derechos y libertades que no volvieron a reconocerse hasta la Constitución de 1978.
Artículo 34 de la Constitución de la Repúbica:
"Toda persona tiene derecho a emitir libremente sus ideas y opiniones, valiéndose de cualquier medio de difusión, sin sujetarse a la previa censura. En ningún caso podrá recogerse la edición de libros y periódicos sino en virtud de mandamiento de juez competente.
No podrá decretarse la suspensión de ningún periódico sino por sentencia firme".
Eso es libertad de expresión y de prensa. Lo que es un poco demagogo es que centre la República a finales de 1935 y comienzos de 1936 cuando España había sufrido ya varios intentos fallidos de golpes de estado por parte del ejército. Y aun así, hasta la guerra civil no hubo paseos como usted dice...