31 de julio de 2012

¿Para qué queréis teatro si podéis ir a los toros?


Esa parece ser la máxima del Partido Popular, que va a destrozar a impuestos a todas las iniciativas culturales de este país, excepto a los toros. Creo que esto solo se debe a que, por fin, alguien se ha dado cuenta de que matar a un animal indefenso en medio de una plaza, rodeado y vitoreado por cientos (últimamente decenas) de personas sedientas de sangre, tiene poco de cultura. Si leéis a Tito Livio veréis qué poco hemos evolucionado desde que miles de romanos abarrotaban anfiteatros y coliseos con el mismo fin.



Pero bueno, ese es otro debate. Hoy quiero centrarme en la puñalada trapera que el presidente del Gobierno acaba de asestar a la industria cultural de este país. Un foco de rojos y masones, que pensará Esperanza Aguirre. Como decía, solo se salvan las novilladas con picadores, que del 8% pasa al 10%. Esa es la única “cultura” que Mariano nos deja a precio de costo. El resto, a pagar. Ni las corridas al uso se salvan, que también llegan al 21%. 

Cine, teatro, conciertos, museos y espectáculos varios sufrirán un hachazo que irá del 8 al 21%. Una bomba de relojería que, probablemente, hará saltar por los aires a gran parte de la industria cultural. Solo se salvan los libros, amén de las novilladas con picadores, que mantienen su IVA en el superreducido del 4%. ¿Qué supone esta subida? Pues, sinceramente, el entierro del cine español. La experiencia fue bonita mientras duró, al menos para mí, que era un amante del género. Si los precios suben, las pocas salas que se mantienen activas en España echarán el cierre. No pueden asumir más gastos. Tampoco para los teatros de ciudades pequeñas. Las grandes representaciones se mantendrán en teatros de Madrid, Barcelona o Valencia. Pero viajar por el resto de España va a ser imposible debido a la tremenda subida. Así que vayan despidiéndose de las giras teatrales.

Y para la música, si el sector ya estaba tocado, con esto sufre un golpe de gracia, sobre todo por cómo afectará a la música en directo que, actualmente, es de lo que vive gran parte de los grupos.

Pero, ¿se ganaban los músicos o escritores la vida con su trabajo? Sí y no. Es decir, el problema grave que va a suponer esta subida de IVA se va a percibir ahora. Hasta este momento, los escritores no vivían de vender libros. Como mucho, se llevan un 10% del precio final por libro vendido. Si consiguen vender 2000 libros en un año (que no está mal) se llevan 2000 euros. A no ser que escribas un bestseller y seas líder mundial de ventas, poco más se puede hacer. Por tanto, viven de conferencias, encuentros, artículos y demás actividades paralelas a la escritura.


Algo similar ocurre con los músicos, que no viven de cada CD que venden, sino de las actuaciones en directo. Por eso, por mucha música que se descargue de Internet, el artista pierde poco. Eso sí, pierden todos los mangantes que están a su alrededor lucrándose a su costa. En conclusión, la subida del IVA ya va a afectar directamente a los artistas y a los creadores. El sector cultural va a sufrir bastante y quien quiera seguir disfrutando de la magia del cine, el teatro o el arte, va a tener que pagarlo. Menos mal que siempre nos quedará la cultura libre. Quizá haya llegado el momento de potenciarla y apostar por ella para poder puentear a tanto ladrón. Yo ya lo hago con este blog.

Pero, ¿qué es el copyleft?

1 comentario:

Factor Luisito dijo...

No sólo va a notar la subida del IVA el público en general y los maganates chupócteros de alrededor, sino que también lo va a notar el operador de inyección que fabrica, manofactura, almacena y transporta a la tienda el CD o DVD de turno. Si ya de por si este sector de la industria, hablo laboralmente, estaba muy tocado por la destrucción de empleo que generó la descarga directa en Internet, esta subida indiscriminada del IVA es muy probable que termine destruyéndolo del todo. Conocí la fábrica que estaba situada en Coslada, Madrid y el dueño un magnate que creó la empresa (Sonopress Ibermemory del Grupo Iberofón) hace 50 años terminó por vendérsela a un grupo alemán, creo recordar y la otras fábricas de la que era dueño y en la que yo trabajo y del sector del automóvil( otro que va a notar la subida del IVA) terminó por venderlas también. Así que lo notaré como usuario y como trabajador. Salud.