2 de marzo de 2013

No pienses: consume…

…y obedece y ten miedo y no cuestiones. Durante décadas, este ha sido el pensamiento único que los medios de comunicación han difundido sin descansohttp://cordopolis.es/micronopio/wp-includes/js/tinymce/plugins/wordpress/img/trans.gif


Cómprate un piso, un coche, un apartamento en la playa. No pienses en la hipoteca, no te plantees nada, solo, actúa. Consume. Desde los años 50’, la sociedad de la represión existente hasta entonces evolucionó a una sociedad de control, donde, además de los tres poderes conocidos –ejecutivo, legislativo y judicial- surgía otro mucho más poderoso y coercitivo: la televisión. Eso sí, con la policía detrás por si algo no funcionaba. Manipuladora de mentes, moldeadora de conductas, defensora del pensamiento único, creadora de ideologías, la televisión se adentró en nuestras casas y fue poco a poco adentrándose también en la mente de quienes, absortos, la contemplaban. Lo que no sale en la tele, no existe. Lo que no aparece, se cuestiona. Nadie te cree. “Es que la tele no ha dicho nada…”.

Detrás de estos entes, de estos todopoderosos medios, existen grandes empresas de comunicación que no tienen intereses sociales, sino económicos.  No quieren que pensemos. Nos manipulan constantemente para que no nos cuestionemos. La opinión pública no existe, porque no es fruto del pensamiento  reflexivo de cada ciudadano, sino de la ideología única que nos inculcan día a día, desde la escuela y desde los medios.

¿No os sorprende que los propios criminales que nos han llevado a esta situación –Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Banco Europeo, Unión Europea…- son quienes ahora imponen sus medidas para recuperarnos? Han robado el dinero de todos los ciudadanos, nos han saqueado y además piden adoptar medidas para seguir haciéndolo. Para seguir exprimiéndonos. Consume, no pienses. Solo el dinero importa, solo la riqueza te hará llegar lejos. Piensa en ti, no mires al de al lado, ¿de qué sirve la solidaridad? Dinero, riqueza, poder. Es todo lo que necesitas. Pisa cabezas. Y los políticos de turno les defienden. Hay que adoptar sus medidas o los mercados se enfadarán. Esa gran amenaza latente, omnipotente, pero que nadie conoce. ¿Quiénes son? ¿Qué quieren? Enriquecerse, matarnos de hambre. Pero no los cuestiones. Ellos mandan, nosotros obedecemos. Gobiernos y medios dirigen nuestro pensamiento. No pienses, no mires más allá.

Poco a poco han ido moldeando nuestra ideología para que lleguemos incluso a cuestionarnos la necesidad de que haya educación o sanidad pública. No defienden nuestro derecho al trabajo ni a la vivienda. Ni siquiera nos permiten ser ciudadanos de un país si no hemos nacido bajo los límites ficticios de ese estado. Si eres pobre no nos sirves.

Sin embargo, a pesar de los males que diariamente nos venden, las cinco grandes empresas de nuestro país –Banco Santander, BBVA, Telefónica, Inditex y Repsol- obtuvieron en 2011 un beneficio neto de 17.800 millones de euros, superando los 16.600 millones de euros recaudados por el Estado en Impuesto de Sociedades. Es más, las empresas solo pagaron en impuestos el 11% de sus beneficios. Es decir, las empresas pagan cada vez menos impuestos y evaden más en paraísos fiscales. De las 35 empresas del Ibex, 30 ya tributan en estos ‘benditos’ territorios. Ellos son el verdadero poder fáctico que está detrás de todos los gobiernos. Nadie les tose ni les controla. Ellos hacen y deshacen. Dirigen, controlan y ordenan a su antojo.

Cada vez las minorías que se reparten las riquezas del mundo son más selectas y concretas. Aplican planes de ajuste, reducen salarios, aprueban ERE tras ERE, vapulean derechos básicos, reducen las pensiones e imponen unas condiciones inhumanas para poder optar a una jubilación digna. Sin embargo, ellos siguen obteniendo beneficios de miles de millones de euros. Y yo me pregunto, ¿nos tratan como idiotas o es que realmente lo somos?

Pero desde hace un tiempo, tras años de sumisión y conformismo, cada vez son más las personas que diariamente toman las calles de nuestro país. Sin embargo, el quinto poder, ese que permanecía “por si acaso” y que comentaba al comienzo del artículo, resurge con fuerza. La policía, como brazo represor del sistema, ejerce su fuerza bruta contra quienes intentan hacer frente a las injusticias. Y surge el miedo. Pero si el miedo nos supera, no podremos cambiar nada. Ni la policía ni la miseria, solo el miedo es quien nos aleja de la confianza y el empoderamiento que necesitamos para recuperar el control de nuestra vida, de nuestra sociedad. Un grupo de criminales financieros ha secuestrado la poca democracia que teníamos y está llevando a cabo un estratégico y premeditado plan para acabar con nuestros derechos sociales en beneficio de sus propios bolsillos. A menos derechos, más privatizaciones. A más privatizaciones, más beneficios. No lo podemos permitir.

Pero, ¿por qué no nos enteramos de todo esto? Muy sencillo: Fox News, Time Warner, Disney, Sony, Bertelsmann, Viacom y General Electric. Estos siete oligopolios mediáticos controlan el 70% de los medios de comunicación mundiales. Ellos, junto a las cuatro grandes agencias de información –Associated Press (EEUU), France Press (Francia), Reuters (Inglaterra) y DPA (Alemania)-, que controlan el 90% de lo que ocurre en el mundo, deciden qué es noticia y qué no, qué se debe conocer y qué hay que ocultar. Su principal motor es el beneficio económico, por lo que la información no rentable no será transmitida. Asimismo, aquellas noticias que puedan poner en peligro su status privilegiado serán escondidas o tergiversadas con el fin de que su pedestal no se tambalee. Y así funciona todo.

En España, ocurre lo mismo. ¿Sabíais que el mismo emporio empresarial que ahora controla La Sexta –el canal más “progre” de nuestra televisión- es el mismo que controla La Razón? Sí, pero además, el Grupo Planeta controla Antena 3, la emisora de radio Onda Cero y decenas de editoriales como Espasa, Destino, Temas de Hoy o Seix Barral. Igual ocurre con el Grupo Prisa, que dirige desde editoriales tan importantes como Santillana (la de los textos escolares), periódicos tan relevantes como El País o Cinco Días; emisoras como Cadena Ser, Caracol en Latinoamércia, 40 Principales o Cadena Dial y el canal de televisión Canal + tras deshacerse hace poco de Cuatro, que pasó a manos del otro gran grupo de comunicación que impera en España, Mediaset, propiedad de Silvio Berlusconi, el magnate que, irónicamente, casi gana las elecciones en Italia hace unos días. ¿Qué cómo pueden votar los italianos a un depravado, corrupto y condenado como Silvio? Muy sencillo, controla todas las televisiones privadas de Italia. En nuestro país, Telecinco también está en su poder. Y así podríamos seguir para hablar de Vocento y su control de ABC y todos los periódicos regionales, amén de algunos canales de TDT y de Punto Radio o de RCS, el grupo italiano que controla El Mundo, Expansión o el diario Marca, entre otros medios y revistas, sin olvidar el peso de la iglesia en Intereconomía, La Gaceta, el grupo COPE o 13TV. Es decir, muy pocas manos que controlan las ideologías y los mensajes para obtener cada vez más beneficios, especialmente si contamos con el control mediático que el Gobierno del PP ejerce sobre RTVE.

Pero no actuamos. No nos movilizamos, no nos movemos, no protestamos. El miedo nos supera y el instinto de supervivencia también. Queremos sobrevivir. Porque, por desgracia, mucha gente basa su vida en lo que tiene, no en lo que es. Y piensa que si pierde lo que tiene, que si pierde su coche, su casa, su apartamento, dejará de ser, nada tendrá significado. Pero no es cierto. Porque seguirá siendo, seguirá viendo, sintiendo, amando. Aunque pierda su libertad, no perderá su dignidad. No podemos quedarnos parados. Hay que combatir al pensamiento único que nos obligan a asumir. Desobedece. Actúa. Piensa.

2 comentarios:

paolo dijo...

"Lo que no sale en la tele, no existe. Lo que no aparece, se cuestiona. Nadie te cree. “Es que la tele no ha dicho nada…”."

Esta frase es acertadísima, además de brutal.
Sigo viendo y estando con gente que aún ni se cuestiona, ya no te digo la veracidad de lo que en la caja tonta se dice, ni se cuestiona el sistema-estado "controlalotodo" que nos han impuesto x cojones desde el 75.

begusa dijo...


...y que la mayoría de nosotr@s se ha tragado gustosamente
(no lo olvidemos)