6 de septiembre de 2013

Madrid 2020: Negocio… ¿rentable?

Fueron la ruina para Atenas y Pekín, en Londres apenas se han visto resultados, sin embargo, Madrid sigue empecinada en celebrar unas Olimpiadas. ¿Por qué tanto interés?
pekin voley playa
Instalaciones abandonadas en Pekín



Mañana sábado tendremos la respuesta de si Madrid es o no sede de los Juegos Olímpicos de 2020. Tras el fracaso de las candidaturas a 2012 y 2016, la capital de España insiste en conseguir una meta que no todos los expertos consideran tan rentable como defienden desde el Gobierno madrileño. ¿Deja beneficios una Olimpiada? Al menos, Grecia, Pekín y Londres, sedes de 2004, 2008 y 2012, respectivamente, no pueden afirmarlo. Ni siquiera Atlanta o Sidney, que fueron las sedes que precedieron a la supuestamente exitosa Barcelona 92. Aunque me centraré en los tres últimos casos.

Grecia 2004, ¿una causa de la crisis?

Si bien la crisis que agobia a Grecia y tambalea los pilares de la Unión Europea obedece a una serie de factores, muchos expertos afirman que uno de los motivos es el enorme costo que supuso la celebración de los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004. Actualmente, el país cuenta con decenas de sedes olímpicas abandonadas, totalmente desiertas, cercadas y patrulladas por guardias privados. “Es una tragedia para el país, explotaron los sentimientos de orgullo del pueblo griego y hubo quien se lucró con ello”, explica Stella Alfieri, una ciudadana que lideró una plataforma contra los Juegos. “Se derrocharon fondos de manera irresponsable”.

Y así fue, los juegos costaron casi 9.000 millones de euros, el doble del presupuesto original, y una cifra que no incluye los grandes proyectos de infraestructura terminados en el último momento y a un coste mucho más inflado. En los meses previos a la cita, los trabajos de construcción se realizaban las 24 horas del día. Además, el costo de seguridad superó los 1.000 millones de euros.

Seis años después, el uso de la mitad de las instalaciones olímpicas es nulo. Desde campos de beisbol hasta estadios construidos para jugar tenis de mesa o hockey sobre hierba. Infraestructuras que se han abandonado porque no se pueden mantener. “Las instalaciones no utilizadas o subutilizadas son un problema y los costos de mantenimiento siguen pensado”, alega Alfieri. Sin duda, un coste importante e innecesario y a la vista de todos.

Aun así, los defensores de la causa como el ex ministro socialista Nassos Alevras asegura que el dinero gastado en las Olimpiadas equivale ‘solo’ a la cuarta parte del déficit presupuestario que Grecia tuvo en 2010. Por tanto, cree que vincular la crisis a la celebración de los Juegos es irracional. A pesar de todo, no cabe duda de que parte de culpa tuvieron.

atenas_hockey
El estadio de hockey hierba de Atenas

Pekín 2008, derroche insostenible

Una deficiente planificación que no tuvo en cuenta el largo plazo y el derroche en búsqueda de la perfección más absoluta convirtió a Pekín 2008 en un negocio ruinoso. La joya de aquel proyecto fue el “Nido de Pájaro”, un estadio olímpico impresionante con capacidad para 91.000 personas, reducidos a 80.000 tras la cita olímpica. Aquel prodigio de la arquitectura, catalogado por el COI como una sede “sin precedentes” está hoy prácticamente abandonada. Es más, se estima que habrá que esperar más de 30 años para que el total de ingresos acumulados alcance los 363 millones de euros que costó su construcción. Por ahora solo ha acogido algunos partidos de fútbol y hasta 2015 no volverá a albergar un evento importante. En ese año será la sede de los Mundiales de atletismo.

La otra sede emblemática de estos Juegos, el famoso “Cubo de Agua” también ha caído en saco roto. De hecho, en 2011 registraba 11 millones de euros en pérdidas, pese al subsidio estatal y los ingresos procedentes de un parque acuático construido con el fin de aprovechar parte del recinto. Pero si así están los recintos estrella de Pekín 2008, imagínense cómo está el resto de instalaciones, especialmente aquellas que no tienen repercusión en China, como las destinadas a piragüismo, el remo o incluso el voleibol.

Fuente: Mundo Deportivo
remo
Aquí se practicó Remo en Pekín 2008

Londres 2012 tampoco fue rentable

Antes de celebrar las Olimpiadas de Londres 2012, la mayoría de expertos coincidía en que los Juegos Olímpicos no traerían grandes beneficios a la capital londinense. Según los datos oficiales, la inversión pública final para los Juegos fue de 11.865 millones de euros, aunque cuando Londres ganó la candidatura a Madrid, allá por 2005, las primeras estimaciones cifraban el esfuerzo del contribuyente en algo más de 3.000 millones de euros. Sin embargo, las cifras extraoficiales barajadas por la prensa hablan de que el gasto se disparó hasta los 30.000 millones de euros.

El presupuesto en Seguridad de Londres 2012 pasó de 338 millones de euros a 664. No fue el único caso espectacular de desvío presupuestario: el gasto para las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos pasó de 51 millones a 103. A pesar de todo, Londres tuvo cabeza para organizar los Juegos y a pesar de que los gastos se cuadruplicaron parece que, al menos, no perderán dinero porque planificaron con más o menos acierto el futuro de las instalaciones que construyeron, algo que en Madrid no ocurre ya, puesto que infraestructuras como la Caja Mágica, el Madrid Arena, el Palacio de Vistalegre o el Palacio de Deportes están cerradas casi todo el año por falta de espectáculos que acoger.

Aun así, todavía es pronto para analizar los resultados de Londres, pues solo hace un año que concluyeron estas Olimpiadas. Sin embargo, hay un dato preocupante: Londres recibió un 5% menos de turistas en el verano de 2012 –año Olímpico- que en el mismo periodo de 2011…

Fuente: elpais.com
 

 

Entonces, ¿por qué Madrid?

Casualmente, las grandes empresas privadas son quienes más apoyan la celebración de Madrid 2020. Apoyadas por los medios de comunicación más importantes, -el impacto mediático de una cita así es incuestionable- intentan hacernos creer que la mayoría de la población –un 91% según la candidatura- está a favor de la celebración de las Olimpiadas. Sin embargo, nadie nos ha preguntado. Y es que, sin duda, el negocio es para las constructoras, que son quienes sacan pingües beneficios de levantar tanta infraestructura inservible una vez concluyan los Juegos. Y de los políticos, que aunque nieguen la mayor, son quienes ponen la mano para que estas instalaciones las levante una empresa y no otra. Por eso, les importa bien poco que los expertos expliquen una y otra vez la escasa rentabilidad de una cita olímpica.

El estudio más exhaustivo elaborado hasta el momento es el de la Escuela de Negocios Said de Oxford, dirigida por el profesor Bent Flyvbjerg. En él se analizan tanto el coste como el sobrecoste de todos los Juegos organizados entre 1960 y 2012. Las conclusiones que arroja son dos. La primera es que, de media, han costado un 179% más de lo presupuestado en el inicio. La segunda, que las inversiones económicas durante todo este proceso se orientan hacia instalaciones e infraestructuras relacionadas exclusivamente con los JJOO, por lo que se deja de destinar dinero a partidas relativas a servicios sociales, incluido el deporte de base o polideportivos municipales.

Pero de lo que no hay duda es de que en un país asolado por la crisis, que sufre injustos recortes en partidas tan fundamentales como la Sanidad y la Educación no puede invertir miles de millones de euros en un proyecto que nadie augura que vaya a reportar beneficio alguno. Más bien, casi todos coinciden en que sí traerá pérdidas y ruina. Sin embargo, la industria del deporte, las empresas de la construcción y las entidades organizadoras apuestan por las Olimpiadas porque son las únicas que obtienen beneficios seguros. Mientras que, una vez más, los costes recaen sobre los contribuyentes, ya que Madrid 2020, recuerden, se financiará –y ya se está financiando- a través de nuestros impuestos.

Por cierto, Roma también concurría a esta cita. ¿Saben por qué ya no está? En febrero de 2012, el ex presidente Mario Monti retiró la candidatura porque “el COI pide una carta al jefe de Gobierno en la que debe asumir un compromiso de garantía financiera”. Es decir, el Gobierno del país organizador debe comprometerse a cubrir cualquier eventual déficit “y no sería responsable asumirlo, puesto que no tendría coherencia con el plan de austeridad que se está aplicando en Italia”. Pues eso, Monti sí leyó la letra pequeña. No creo que Ana Botella lo haya hecho. Es más, dudo de que la alcaldesa del Ayuntamiento más endeudado de España sepa leer.

Más info: La Marea
2020
Recreación del estadio de La Peineta si Madrid finalmente acoge los Juegos Olímpicos

No hay comentarios: