9 de mayo de 2009

Parade y su galaxia de ciencia ficción

Escuchar a Parade es mucho más que escuchar música. Parade va más lejos. El yeclano Antonio Galvañ, tras casi quince años trabajando por engrandecer ese proyecto musical que nació en la sencillez de su casa, ha conseguido sobrepasar los límites de lo natural. Pero sin dejar atrás la música sencilla que siempre le ha caracterizado. Pues el deseo de Galvañ siempre ha sido que su música se entendiera. Y vaya si lo ha conseguido. Con un carácter intimista, aderezando pop y tecnología, Parade consigue adentrarse en lo más hondo de las personas. Sabe llegar. Y eso no es fácil. Su proyecto “personal e intransferible”, como el propio Galvañ cataloga a Parade, se ha hecho un hueco entre los recovecos del pop más intimista y grave.

Además, ha sabido conjugar la música con sus otras pasiones, u obsesiones: ciencia ficción y tecnología. Esta orfebrería pop que practica Galvañ tuvo su génesis a finales de los ochenta, cuando cuatro donostiarras se adentraron en las Aventuras De Kirlian. Quizá tanta frescura fue recibida con frialdad por un público desacostumbrado a tales miniaturas, pero sin duda, los vascos de Kirlian abrieron puertas que ya no han vuelto a cerrarse. Porque como demuestra Parade, la elegancia no está reñida con la sencillez. El aire casi bucólico que aporta a su música acerca al espectador a un universo hasta ahora imaginado, leído o acaso intuido en algún filme, pero hasta la fecha nunca escuchado. Una galaxia plagada de entrañables seres de ciencia-ficción con una tara de fabricación coincidente con los humanos: la soledad genética.


Parade ha conseguido en algo más de diez años obtener un reconocimiento generalizado como uno de los más lúcidos talentos de la escena independiente, habiendo sido reclamado por artistas de la talla de Ibon Errazkin, Carlos Berlanga o Fernando Márquez para aportar su brillo personal con los teclados en sus respectivos trabajos discográficos. Asimismo, ha presentado en directo sus cuatro trabajos, con Jesús Galvañ (teclados) y Maria del Mar Hernández (teclados y voz), en multitud de salas de toda España y en festivales independientes tan prestigiosos como el Festival Internacional de Benicassim, BAM de Barcelona o el Lemon Pop de Murcia. Y todo por conseguir algo tan sumamente complicado como expresar cosas universales con una perspectiva original y cercana. Así es la música de Antonio Galvañ. Así es la música de Parade.


Y el quinto, en septiembre


Y su pasión por la tecnología la lleva mucho más lejos. Su blog en MySpace, Transplutonia, se ha convertido en un rincón acogedor. En la casa del autor. Además, está perfilando su quinto disco, que saldrá a la calle en septiembre. Pero “La Fortaleza de la Soledad” (como el escondite polar de Supermán) ya puede escucharse. En su espacio en MySpace y en las ondas de Radio 3. Pero ahora con nueva discográfica, pues después de que Spicnic (que lanzó al mercado sus cuatro primeros trabajos) decidiera no hacer más, Parade grabó una maqueta con tres canciones y la empezó a distribuir entre las discográficas independientes. Y Jabalina lo acogió entre sus brazos, o como dice Antonio, "fue quien se llevó el gato al agua". Pero volviendo a ese rincón de su casa que es su MySpace, se entiende que la música de Galvañ es de todos y para todos. Porque, como bien indicaba en una entrevista concedida a 20 Minutos hace un par de años, “Internet es el futuro de muchas cosas y yo siempre apuesto por el futuro”. Por eso su música está colgada gratis en el blog. Para quien la quiera. Porque por lo que más apuesta este músico yeclano es por el directo. Donde verdaderamente se conoce al autor. Donde, verdaderamente, se vive la música sin intermediarios. En el cara a cara.

El jueves en el River Sounds


Y su próximo directo es el próximo jueves, 14 de mayo. En el River Sounds Murcia. Un ciclo que ha apostado por algo distinto y diferente. Por descubrir nuevas propuestas y por hacer llegar al público otras ya consagradas de forma desnuda y transparente. El auditorio Molinos del Río ha hecho que artistas y público se hayan fundido en un solo elemento, que no exista distancia entre ellos y que gracias a su acústica se haya viajado a lugares inimaginables. Primero fue Joaquín Pascual & Ana Galletero, ahora Parade y, finalmente, Tachenko. Así que ya sabéis, aprovechando el festivo de San Isidro, viajad el jueves a Murcia. Desde las 20.30 horas, Parade actuará en el auditorio Molinos del Río para todos vosotros. Porque, como bien dicen algunos de sus críticos, “no sabíamos que se podía hacer esto hasta que lo hemos escuchado”. Dicen que los genios escasean, pero que, como las meigas, haberlos haylos. No digo más. Pregunten por Parade.



+ Info:




No hay comentarios: