16 de febrero de 2012

Lo que no nos han contado de la Reforma Laboral del Partido Popular

Abaratar el despido y aprobar el contrato más precario de la democracia han sido las medidas estrella de una reforma que debe sacar a la gente a la calle

Intentar resumir en un solo artículo todas las injusticias que ofrece la nueva Reforma Laboral presentada hace unos días por el Ejecutivo de Rajoy sería, sencillamente, imposible. Son tantos que intentaré explicar los más destacables, intentando así abrir los ojos a los miles de ciudadanos y ciudadanas que todavía no han entendido la gravedad del asunto.

En primer lugar, el Gobierno lo que sencillamente busca es pagar menos desempleo. Por ejemplo, ahora se autoriza a las ETT (Empresas de Trabajo Temporal) a actuar como agencias privadas de colocación, es decir, que si una ETT te llama porque estás cobrando el paro y te ofrece alguna de sus maravillosas ofertas tendrás que aceptar, porque si rechazas tres de ellas, te quitarán el paro. Sin más. Aunque estés cobrándolo un mes. Lógicamente, así es fácil recortar los gastos, sobre todo si un doctorado en Derecho rechaza tres trabajos recogiendo patatas o de camarero a media jornada.

Se impulsan los contratos de formación, que amplían la edad máxima a los 30 años. En resumen, hasta esa edad podrán contratarte por sueldos raquíticos de 300 o 400 euros, alegando que te están formando. Además, antes solo podían hacerte un contrato así en tu vida, pero ahora ya no. El insigne Mariano permite que te hagan ese contrato de formación y aprendizaje las veces que haga falta hasta que llegues a los 30, siempre que te cambien de sector en una misma empresa, o en otra nueva.

El contrato más precario de los últimos 40 años
Contrato indefinido de apoyo a los emprendedores: El contrato al que se refiere la ley con tan rimbombante nombre no es más que un contrato con despido libre y gratuito al que podrán acogerse más del 99% de las empresas de este país (según datos estadísticos), pues son las que tienen menos de 50 trabajadores, sin pedir otro requisito, es decir, aunque no estén en crisis y su negocio sea boyante. Lo más chirriante es que este contrato “tendrá un periodo de prueba de un año”, es decir, que se podrá terminar cuando al empresario le dé la real gana, porque finalizar un contrato en periodo de prueba no equivale a un despido. Por tanto aunque estés embarazada, hayas sido padre o seas delegado sindical, te podrás ver en la calle porque sí a los once meses y medio de haber sido contratado.

Y es más, si aplican este contrato a un joven menor de 30 años y que esté cobrando el paro, el negocio será redondo, pues recibirán una deducción fiscal de 3.000 euros y otra del 50% de la prestación por desempleo que viniera cobrando el trabajador durante un año. Por su parte, el contratado podrá cobrar voluntariamente un 25% de lo que recibía por estar desempleado. Con esto, las empresas darán prioridad total a contratar a parados que estén cobrando el desempleo, pues ya no solo les pagarán poco, sino que encima ganarán dinero. Así que los jóvenes que buscan su primer empleo o los parados de larga duración que ya no cobran nada, que se olviden de ser contratados, pues aportan muchas menos bonificaciones fiscales.

Después, Mariano nos vendió la moto de que se elimina el encadenamiento de contratos temporales. Normal, si el nuevo contrato “indefinido” tiene muchas más ventajas...  Pero hay más, porque se modifica el contrato a tiempo parcial, ya que se admite que se realicen horas extras en este tipo de contratos. O lo que es lo mismo, se permite que se haga este contrato a un trabajador de jornada completa y si viene un Inspector siempre se podrá decir que, casualmente, ese día está haciendo horas extras porque ahora SÍ podrá hacerlas. El trabajador cotizará menos y la diferencia la cobrará en B, con lo que luego cobrará menos paro. Ventajoso para el Gobierno y para el empresario.

La flexiinseguridad

Desde Europa se nos ha vendido mucho la moto de la flexiseguridad, es decir, más flexibilidad para el empresario, pero manteniendo la seguridad en el empleo del trabajador. Pues bien, váyanse olvidando. Si eso era injusto, esto lo es mucho más. “Clasificación profesional y movilidad funcional”. El gobierno de Mariano dice que con esta medida “se facilita la adaptación de los trabajadores a nuevas funciones”. Nosotros decimos que si quieren echar a un jefe de redacción, lo podrán poner a hacer fotocopias o a rellenar los anuncios de contacto de su periódico. Con esto solo buscan forzar la baja voluntaria del trabajador para no tener que pagar el despido.

Pero la Reforma va un paso más allá. “Movilidad geográfica, con condiciones objetivas para seleccionar a aquellos trabajadores con menos cargas familiares”. O lo que es lo mismo, que si quieren echarte y no tienes hijos podrán mandarte de comercial con objetivos al islote Perejil. ¿Queréis más? Pues ahí va otra buena: “El empresario podrá modificar la jornada de trabajo, el horario y sistema de rendimiento”. Es decir, que si quieren fastidiarte te cambian el turno y si no estás de acuerdo, a la calle. Y las empresas que estén en crisis podrán obligar a sus trabajadores a acogerse a la reducción voluntaria de jornada. Digo obligar porque si el trabajador acepta, la empresa tendrá una bonificación del 50% de las cuotas empresariales a la Seguridad Social. Vamos, que o reduces jornada (y sueldo) o te vas a la calle.

“Modernización de la negociación colectiva”, dice Rajoy. Se da prioridad sobre ningún otro a los convenios de empresa, de forma que cualquier empresa podrá poner los salarios que le dé la gana y la jornada que le apetezca diga lo que diga el convenio. Solo tendrán que conseguir que se lo firme el delegado. Pero si este delegado es de los de verdad y decide no firmar, la empresa podrá llevar el tema a la “solución extrajudicial de conflictos” e incluso a instancias superiores como la Comisión Consultiva de Convenios Colectivos, que nombrará un árbitro que resolverá la situación. Pero claro, si una empresa llega hasta aquí es porque su situación económica es difícil, por tanto siempre podrán vaciar la empresa, crear una nueva que emita facturas a la vieja y compre sus bienes, despedir a los trabajadores rebeldes y pedirle al FOGASA (Fondo de Garantía Social) que se encargue de pagarles. Esos despidos los pagaremos entre todos.

Pero si todavía hay algún delegado que no firma el convenio, se deberá llegar a un acuerdo antes de dos años, si no, el convenio se tira a la basura. La empresa podrá aplicar salario mínimo (641 euros), jornadas de 40 horas, descaso de 1,5 días semanales y 30 días naturales de vacaciones. ¡No está mal eh!

Abaratar despidos

Fátima Bañez, ministra de Empleo
Quien actualmente no tenga un contrato “made in Rajoy” se puede dar por jodido. Nos olvidamos de los contratos indefinidos de verdad y del despido decente (45 días por año trabajado). El año que viene todo el mundo tendrá el nuevo contrato “indefinido” con un año de prueba por el que podrán quitarte de en medio cuando les apetezca y volver así a empezar el proceso.

A la hora de ejecutar un ERE ya no tendrá que ser revisado por un juez. Es decir, con que firme el delegado desinformado de turno será más que suficiente. Dice Mariano que así armonizamos nuestra legislación con los países de nuestro entorno. Qué pena que el sueldo mínimo no se armonice también. En Francia, Inglaterra, Italia, Alemania... el sueldo mínimo triplica al nuestro. Ninguno baja de 1.200 euros.

“A partir de la reforma, se generaliza la indemnización por la extinción de contrato indefinido a 33 días por año trabajado en caso de despido improcedente, con un máximo de 24 mensualidades”. O lo que es lo mismo, si algún currante tiene la suerte de no firmar un “contrato indefinido al estilo Rajoy”, o no es trasladado, ni le bajan el sueldo, ni le quitan el convenio... podrá ser despedido por mucha menos pasta que antes.

La indemnización por la extinción del contrato indefinido será de veinte días trabajados en caso de despido procedente u objetivo. Con tres trimestres seguidos con un porcentaje menor de beneficios ya es suficiente para aplicarlo. Es decir, todos los casos habidos y por haber. Aun así, las pymes (es decir, el 99,5% de las empresas españolas) no tendrán que pagar despidos porque podrán acogerse al FOGASA (Fondo de Garantía Salarial), así que los pagaremos entre todos.

Se exige que el empresario ofrezca cursos a sus trabajadores. Durante el periodo que esté formándose se suspende el contrato con el trabajador, pero este sigue cobrando su sueldo. Es decir, Pepe, firma aquí, que dice que CC.OO. te ha dado un curso. Si no lo firmas, ya sabes dónde está la puerta. Es lo que hay.

No te pidas la baja

Luis de Gindos, ministro de Economía

Llegamos a otro de los platos fuertes de la Reforma Laboral de don Mariano. Se va a controlar el absentismo “injustificado” que ocasionan a la empresa “un elevado coste económico y organizativo”. Para ello, se elimina el grado de absentismo del trabajador y la plantilla para justificar el absentismo como causa de despido. A partir de ahora solo se tendrá en cuenta el absentismo del trabajador, es decir, que si te pones enfermo y estás un tiempo considerable de baja estarás en la calle aunque no haya afectado a la productividad de la empresa o tu baja sea totalmente justificable.

Gracias a los compañerxs de laboro-spain.blogspot.com, podemos explicar esto un poco más. Supongamos que trabajas de lunes a viernes, por lo que dos meses seguidos son 45 jornadas hábiles. Con la reforma, lo que ocurre es que si tuvieras dos bajas en dos meses que sumaran nueve días, te podrán hacer un despido objetivo procedente con indemnización de 20 d/año como máximo de 12 mensualidades sin necesidad alguna de que tu empresa haya sufrido perjuicio alguno por tu ausencia ni de que la empresa tenga ningún tipo de pérdida económica. Da igual que tu baja sea todo lo justificada que quieras. Da lo mismo que tu empresa tenga beneficios de miles de millones de euros. Estarás en la calle.

La única opción para salvar esto es que la baja sea al menos de 21 días. Pero... es ahora cuando entra el juego de las mutuas. Pues aunque ahora mismo solo puede darte de alta tu médico de cabecera, los empresarios están luchando (y están cerca de conseguirlo) para que sean las mutuas quienes den el alta. Es decir, unas asociaciones empresariales a las cuales, seguramente, se les va a dar la potestad de dar de alta al trabajador en cualquier tipo de baja. En menos de seis meses estará (o no) aprobado, pues así lo recoge la Reforma Laboral. ¿No es eso inconstitucional? Sí, pero les da igual.

Pero hay todavía más: “Se impulsará que los desempleados que estén cobrando la prestación realicen servicios de interés general en beneficio de la comunidad a través de convenios de colaboración con las administraciones públicas”. Esto es, que los Ayuntamientos, que están más tiesos que la mojama, podrán pedir parados gratis que hagan los trabajillos que nadie quiera hacer.

Y todavía hay más puntos que podría desarrollar para justificar lo injustificable de esta Reforma Laboral que nos han vendido como la herramienta necesaria para crear empleo. Abaratando el despido y creando el empleo más precario de los últimos 40 años. Esa es la única verdad como se ha podido ver en este análisis. Por tanto, pienso que es vital vuestra participación el próximo domingo, 19 de febrero, en la manifestación contra esta sangrante reforma laboral. El movimiento 15-M de Madrid participará en un bloque crítico que partirá desde la Cuesta de Moyano (Atocha) a las 12:00 horas del domingo. En Yecla, Comisiones Obreras pone autobuses para ir a Murcia. ¡Os esperamos! Porque hemos de dejar el miedo a un lado. Miedo a la huelga, miedo a la calle, miedo a la policía, miedo al despido... Vivir con miedo no es más que la esclavitud del siglo XXI. Por nuestro futuro. Por el de todos y todas. Porque no podemos consentir que derechos que ha costado años de lucha y sangre conseguir, sean eliminados en un año sin remordimiento alguno. ¡Movilízate!

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Todos los medios se han centrado en contar lo de los 33 días y poco más. Buen análisis. Era necesario saber todos los entresijos de este decretazo. Nadie nos cuenta la verdad.

Anónimo dijo...

Hoy el troll no dice nada. Normal, ante esto hay pocas excusas. Paco.

Anónimo dijo...

Eso, el troll, uno de los anónimos, que venga y diga algo.... joer.... que me habéis dejado colgado en cuatro, no uno ni dos, cuatro hilos en los que he participado y no me habéis podido refutar ninguno de mis argumentos...

¡¡¡¡Venga!!!!....¡¡¡¡ ánimo......!!!!

Por cierto, esperar a que me lea la homilía de David a ver si encuentro algo coherente.... que lo primero que he leído... a mí me gusta.

De lal ey... claro.

Sólo rechazo lo de las subvenciones. Como es normal.

¿Quién es el trabajador para decidir cómo se debe gestionar la empresa?

A él se le paga un sueldo si lo acepta si no..... pues que se busque otro empleo

¿No?

Aperitivos musicales dijo...

La reforma laboral ha resultado una suma de cosas que nos han colado con la excusa de la crisis: bajada de sueldos, precarización del empleo (más todavía), despidos más baratos... Paul Krugman, que no es un analfabeto sino un Premio Nobel de Economía, ya ha dicho que la austeridad solo va a traer más recesión. Si lo sabrán los trabajadores que 35 reformas laborales desde el Estatuto de los Trabajadores solo han traido más paro y más recesión.

Con todo hay una cosa que es segura: con esta reforma somos un poco más pobres y un poco más débiles que antes. Eso sí, sabemos perfectamente a donde vamos: a la época pre industrial y al esclavismo.

PD: David, acabo de recuperar el acceso a EPY.

Anónimo dijo...

Pues Paul Krugman será un premio nobel.... pero se equivoca. También lo es Hayek y Friedman.... y nunca dirían lo que él dice. Eso no es ni siquiera un argumento de autoridad.

De hecho Krugman no es más que un seguidor tardokeynesiano que precisamente cae en los mismos errores del keynesianismo, el usar al Estado como motor de la economía sin pensar en que el Estado, por la misma falibilidad del hombre, no puede predecir el futuro ni actuar sobre todos los elementos que actúan en el mercado, de tal manera que gracias al tremendo poder que tienen la regulación, la intervención y, sobre todo, la alteración de la moneda no puede más que llevar a la crisis mas absoluta como la que estamos padeciendo y que no es el resultado de los malos funcionamientos del mercado sino el resultado del dopaje (ahora que está tan de moda) del dopaje del mercado por medio de la intervención de los Bancos Centrales en manos de políticos keynesianos.

Es así.

Y si no, Aperitivo, pregúntale a Krugdman cómo se va a poder seguir estimulando la economía a base de crear dinero de la nada y que eso no tenga consecuencias nefastas tales como la hiperinflación o, en el peor de los casos, la suspensión de pagos, la quiebra de los estados.... de la que no estamos muy lejos.

Por otro lado me gustaría que pensaras, que razonaras el porqué la bajada de sueldos es mala, sobre todo si lleva aparejada una rebaja de los precios, que sería una deflación razonable, o la precarización del empleo, porque claro que está mal que te despidan... pero está aún peor... no encontrar trabajo. Y de lo que se trata es que se pueda trabajar, no evitar que te puedan despedir fácil salvo que la empresa desaparezca.... ¿No es eso socialmente más dañino?

Anónimo dijo...

El anterior he sido yo, Bastiat...

Es que David ha jugado con los controles y no hay manera de hacerlo como antes.

David Val Palao dijo...

Bastiat, el problema ha de ser tuyo, porque a todo el mundo le funciona bien, menos a ti... No sé qué puede ser, pero tus comentarios se cuelan a la carpeta de spam.

Anónimo dijo...

que casualidad.....

Bastiat

Anónimo dijo...

david.... eres un cachondo...

Ojalá te des cuenta de que hacer lo que estas haciendo no va mas que contra tu dignidad