18 de mayo de 2012

Por todo esto me voy de Bankia

Para el Financial Times, salvar a Bankia es tan difícil como "intentar reflotar al Titanic"


Han pasado cinco años desde que abrí mi cuenta en Caja Madrid, obligado a cambio de la beca Erasmus que me concedieron y que,  en verdad, me salvó el año en Italia. Pero ha llovido mucho desde entonces. En aquel momento, la Fundación Caja Madrid y su Obra Social eran de las más fuertes de todas las cajas de España. Hoy, la entidad presidida hasta hace apenas una semana por el ex ministro de Economía, Rodrigo Rato, se tambalea y el Estado ha tenido que lanzarse al rescate, aunque parece que ni así se va a poder salvar. El agujero de Bankia podría ser de más de 15.000 millones, según Reuters, todavía lejos de los 10.000 que baraja dar el Gobierno de Rajoy. Según los analistas económicos internacionales, puesto que aquí ninguno se atreve a decirlo, Bankia va a reducir mucho su tamaño y se juega su existencia en los próximos meses. Reducirse muchísimo o morir. Esa es la cuestión que baraja José Ignacio Gorigolzarri, el nuevo presidente de Bankia, ex consejero delegado del BBVA y que en 2009 se jubiló de esta última entidad, con 55 años, recibiendo un montante de 52,49 millones de euros. Sí, han leído bien. Una cantidad que cualquier trabajador normal que ingrese una media de 18.000 euros anuales tardaría  unos 3.000 años en conseguir.



“¿Por qué te vas?”, me preguntaba esta mañana la cajera de mi ya antigua oficina. Jeanette se preguntó lo mismo hace más de 35 años y nadie se lo echó en cara. “Tienes miedo, ¿verdad?”, me respondía ella misma. “Pues no, -le he replicado- más vale que empecéis a tener miedo vosotros”. La charla ha durado en torno a 15 minutos. Me ha dicho que estaba en mi legítimo derecho a sacar toda mi pasta de ahí, pero que no lo entendía, puesto que tanto Rato como Gorigolzarri (no sabía ni cómo se llamaba) son muy buenos gestores. Ciertamente, el gran gurú económico del PP, que salió por la puerta de atrás del Fondo Monetario Internacional tras ser su director general y por motivos que aún no se han explicado, es un grandísimo gestor. A 2,34 millones de euros anuales como presidente de Bankia, se ha embolsado casi cinco millones de euros mientras ha durado su nefasta gestión. (Sin contar los variables, dietas y demás ventajas) Y menos mal que, al final, parece que no recibirá la indemnización de 1,2 millones de euros que estaba negociando. ¡Olé!

Con toda esta panda de rufianes al frente, normal que la gente empiece a cansarse. Las acciones de Bankia cayeron con estrépito ayer jueves y aunque hoy se han recuperado un poco, el valor del banco haperdido más del 60% de su capitalización desde su debut en bolsa el pasado mes de julio. Además, en apenas una semana, los clientes de Bankia han retirado más de 1.000 millones en depósitos, que aunque solo supone un 0,6% del total, sí que significa un claro toque de atención.

Mientras tanto, el Estado sigue invirtiendo miles de millones de euros públicos en Bankia. Según detallaba Xavier Vidal-Folch en El País el pasado 10 de mayo, un total de 82.965 millones de euros. Tal y como explica en su artículo, hay avales del Tesoro por valor de 28.500 euros, dispensados desde 2008 a las cajas que se fusionaron para crear Bankia (Bancaja, Caja Ávila, Caja Madrid, La Caa de Canarias, Caixa Laietana, Caja de La Rioja y Caja Segovia) y el Banco Financiero de Ahorros que entre todas formaron y que participan del 52% de las acciones de Bankia.  Además, hay créditos blancos del BCE, al 1%, por valor de 40.000 millones de euros. Hay una suscripción de 4.465 millones en preferentes, remuneradas al 8% y, cómo no, los 10.000 millones extra que prevé ahora el Gobierno. En total, casi 83.000 millones de euros de dinero público que han intentado llenar la brecha de Bankia sin conseguirlo. Unos 1.700 euros por español. Y menos mal que Mariano dijo que no iba a dar dinero público a la banca privada…

Sin duda alguna, el Gobierno español, tanto el de Zapatero como ahora el de Rajoy, ha fracasado en su reforma del sistema financiero y parece que el agujero es ya tan sumamente grande que va a ser imposible de cerrar. Y Bankia, cortijo del Partido Popular desde sus inicios, es un clarísimo ejemplo. El Financial Times decía hace unos días que salvar a Bankia es tan difícil como intentar reflotar al Titanic. Además, denunciaba su salida a bolsa, donde prácticamente se engañó a los accionistas, habría sido investigada en cualquier país del mundo. Menos aquí. Los resultados de esta pésima gestión lo están pagando los accionistas, que ven cómo han perdido ya la mitad de lo invertido. Y lo pagan los directores de las oficinas y los cajeros, que tienen que enfrentarse con los afectados y recibir insultos e improperios por doquier. Normal que Deloitte, aun cobrando 5,8 millones de euros por la auditoría externa que hizo a Bankia en 2011 y a pesar de hinchar el valor de las acciones de la entidad en su salida a Bolsa, diera la voz de alarma. A saber todos los tejemanejes e irregularidades que encontró para negarse a ello.

¿Y aún me pregunta la cajera de mi ex oficina por qué me voy? Aún le he dado más respuestas. Porque Bankia ejecutamás del 80% de los desahucios que se producen en Madrid. Ni moratoria ni dación en pago, ni alquiler social. Nada. Para los vampiros de Bankia ninguna solución es buena. Y por ello, ayudados por las “fuerzas del orden”, desahucian mensualmente a decenas de familias. Con el 5% de los 11.000 millones que Rajoy dice que va a dar a Bankia, se evitaría el embargo de 10.000 familias, según datos de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. ¿Por qué no van los antidisturbios a los consejos de administración de estos bancos? Es allí donde están los delincuentes. No. Por allí no aparecen. Prefieren hacer el trabajo sucio a los incompetentes de Bankia, al señor que acaba de llevarse cinco millones a casa por dos años de vergonzosa dirección, y al nuevo, el que se ha ‘ganado’ una pensión que no obtendríamos nosotros ni en 3.000 años de trabajo, y sacar a la gente a patadas de su casa para dejarla en la calle. Así funciona este país. Por eso salgo a la calle. Por eso me quejo y me organizo con demás personas cansadas. Por eso quiero cambiar las cosas. Por eso me voy de Bankia. 



1 comentario:

Argantonio dijo...

Tuve mi cuenta al descubierto un día, o dos. Me quitaron 34€.
LEGAL era quitármelos, LEGAL que me lo devolvieran, mandando una carta a Atención al Cliente.
Sin problemas.
PERO, qué rastrero que eso pase.
Y la gente que no sabe que puede reclamar...
Por eso me quité.
PERO que ningún banco te puede quitar dinero por estar al descubierto.
En fin...
Gran blog este.