21 de junio de 2012

¿Quién tiene la culpa? ¡Todas!

Un artículo de Litxi Triskel

Me hace gracia escuchar a la gente decir que la culpa la tiene el PP o el PSOE o los bancos o el panadero de la esquina, que no veas cómo pone el pan de caro. Pero pocas veces escucho que la culpa la tengo "yo". Ese "yo" egoísta que nos sale para querer y querer más, para pedir y exigir, pero que a la hora de asumir responsabilidades nunca aparece. Me hace mucha gracia. Nos han educado así. Desde bien pequeñitos no somos capaces de asumir la responsabilidad. Trabajo con niños y pocos, rara vez, son los que asumen la culpa que tienen de primeras. Un reflejo de la sociedad.





Qué podemos esperar de una persona crecida que ha asumido desde bien pequeñito un comportamiento como este. Pues que ahora la culpa la tiene el PP o el PSOE o los bancos... Sigamos pensando así. No llevará a otro cambio de sociedad para depurar responsabilidad en otros.

¡Si es que yo trabajo!, ¡si yo cotizo todos los años!, ¡yo he trabajado y ahora tengo mi pensión!, ¡yo no los he votado o yo les he votado porque decían...!, ¡si es que son ellos los que tienen que dirigir el país!, ¡si es que llevo haciendo esto toda la vida!, ¡si es que a mí no me afecta!, ¡si es que...!, ¡si es que...!

Como digo... ese "yo" egoísta que no es capaz de ir mucho más allá de lo que le rodea. En ningún momento criticaré lo que ha hecho cada cual y lo que ha conseguido o dejado de conseguir. Solo criticaré lo que cada uno esté dispuesto a asumir y cambiar para redirigir la situación en la que nos encontramos y en la que nos encontraremos.

No somos antisistemas. No quiero tirar por tierra las autonomías, los países, la moneda, la sanidad... Tampoco quiero que nadie salga de su casa o deje de gastar. Tampoco que la gente deje de comer lo que quiera o hacer lo que le guste. No quiero tirar los bancos ni las ONG. Pero no podemos seguir escudándonos en ese yo egoísta y ceder la responsabilidad que tenemos a otros sin aportar nuestro granito de arena para que cambie la mala gestión de este sistema.

Nosotros potenciamos que siga habiendo bancos y que sus dirigentes se forren con las indemnizaciones para luego nosotras pagar la deuda; lo primero que pensamos es en los bancos tradicionales cuando tenemos dinero o queremos conseguir dinero. Nosotras potenciamos que siga habiendo esas diferencias de autonomías, comunidades, paises y pueblos; todo por una pseudounidad que proclamamos sin ni siquiera conocer a las personas de Yecla o Zalla. Nosotras potenciamos que siga habiendo un mal uso de la sanidad, de la educación, que se infle o desinfle la economía. Nosotras no nos cuidamos, no potenciamos otro tipo de salud o de alimentación, no nos implicamos en la educación de nuestros hijos y no somos capaces de ver más allá de lo que ya hay en educación. Nosotras somos las que pusimos los pisos por las nubes y pedimos hipotecas desorbitadas. Nosotras, tú, yo. Ese yo egoísta que salga ahora a asumir su responsabilidad.

Yo lo admito, yo asumo esa responsabilidad porque lo he hecho. Pero no espero que venga el gobierno o la administración a cambiar mi vida o a decirme cómo tengo que hacerlo. No sigo pensando que lo estoy haciendo bien y que todo lo hago bien. No sigo exclavo de ese egocentrismo cuando mis actos y mi forma de hacer las cosas pueden influir mucho en otras personas, aunque no las tenga cerca de mí.

Miro todo un mundo de posibilidades y de mejoras. Que mira tú por donde, no son las tradicionales: eso que nos ancla a un tipo de sociedad.

Puedes seguir trabajando, llegando a casa, mirar si tu hija ha hecho los deberes, mirar tu ordenador, descargarte música, salir al bar a tomar algo, ir al fútbol, irte de vacaciones o lo que quieras. Es un necio quien diga esa frase de: "entonces tenemos que dejar de hacer cosas", "tenemos que dejar de salir o ver fútbol". ¡Necio!

Sí, puedes hacerlo. Pero sé consciente de que tu trabajo puede que esté bien, pero podría ser mejor (no tener un puesto mejor, sino unas condiciones mejores), puedes llegar a tu casa y mirar la tele, pero siendo consciente de que el 80% de la televisión recrea un modelo antiguo y unos roles machistas y clasistas (y no voy en plan comunista). Puedes seguir con tu hija, pero preguntarte si son realmente necesarios los libros y ver otras posibilidades y cómo podría darse para que mucha gente que se dedica a ello no se viera sin trabajo por el cambio, sino que evolucionásemos juntos. Puedes ir de compras al supermercado y preguntarte por qué no hay tantas tiendas en tu barrio como antes y si ir al supermercado beneficia realmente. Bajar al bar y tómate algo, pero piensa si realmente merece la pena pagar seis euros por un cubata o emborracharse hasta las trancas fin de semana sí y al otro también, porque no hay más opciones. Salir de vacaciones y pensar si la playa está mejor así o la megaconstrucción de primera línea perjudica o beneficia o cuanto durará así si seguimos al ritmo que vamos.

Haz lo que quieras. Pero si sigues pensando que esto no puede cambiar y que los que dirigen son los únicos que pueden darle a esto la vuelta... ¡No me llores entonces! ¡No te quejes por quejar y no hagas nada al respecto! He visto personas que realmente lo han pasado mal en la vida y que han salido de la miseria. No solo material, sino psicológica.

Si estás dispuesto a seguir con tu vida, pero dándole una vuelta de tuerca más, de ir un poquito más lejos... adelante. Esto no será para beneficiarme a mí o a los que menos tienen. El primero serás tú y contigo, todas nosotras.

VÍVELO, SIÉNTELO.... CAMBIÉMOSLO TODO.

¿Cómo?

Eso es lo increible, aún no está inventado y hay que crearlo. Pero lo tradicional no funciona, eso seguro.


Un abrazo a todas!!!

6 comentarios:

mouralavandeira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mouralavandeira dijo...

Bueno entendiendo que tenemos todas responsabilidad individual no comparo para nada el planteamiento del articulo.

Este enfoque es anarcocapitalista o por no poner efumismos es puro liberalismo.

Nos cuentan que recortan sanidad porque como individuo abuso, he pedido una hipoteca y como no hecho un doctorado en economia para enteder los mercados especulativos la responsabilidad es mia.

Aqui falta el enfoque colectivo. No voy a apoyar el indivudalismo salvaje ni el colectivismo masificador.

Soy individua dentro de un colectivo y esto no se soluciona solo desde acciones indivduales aunque tambien con ellas.

Yolanda

mouralavandeira dijo...

Por cierto he borrado el primer comentario por que tenia un montón de faltas =)). Yoly

Manu Medina dijo...

¡Ole¡ ¡Ole¡ ¡Ole¡ y ¡Ole¡ de eso se trata, el cambio sólo aparece cuando nosotros tomamos conciencia de cual es nuestra parte de culpa esta situación.
Pero también te digo unos tienen mas responsabilidad que otro.
Manu Medina

Anónimo dijo...

¿Y yo personalmente de que tengo la culpa? Llevo 20 años luchando personal y colectivamente contra el capitalismo lo mejor que he sabido. ¿además debo sentirme culpable?

El artículo está muy bien intencionado. Y puede leerse como un llamado a la responsabilidad (de luchar ya). Pero al final es lo mismo que me dicen los medios: que la culpa es de todas.

Discrepo.No se puede poner al mismo nivel a explotados y explotadores. Es como decir que palestinos y estado israelí tienen la misma culpa ante el conflicto. Hay que hilar más fino.

Eso de fomentar la culpa muestra lo profundo que el catolicismo y la filosofía fast-food de autoayuda han calado en nuestras conciencias.

Kandela dijo...

Quiero mostrar mi mas profundo desacuerdo con el contenido de lo planteado por mi amigo Lichi. Estoy absolutamente en contra de la idea que trata de explicar. Pienso no solamente la idea es falsa y absolutamente anticientífica, sino que a demás es extremadamente peligrosa. Creo firmemente que incluso si se desarrolla lo que mi amigo Lichi trata de argumentar puede dar pie al pensamiento racista, machista y clasista.
El fondo, la idea desarrollada, es la tantas veces repetida planteada de “echarle la culpa a la gente”, responsabilizar a todas las personas de la situación, como si hubiera una verdadera democracia y se hiciera lo que todas y todos, libre e informadamente elegimos. A demás como trabajador de sanidad es una idea que la administración de Esperanza Aguirre repite sin parar y que, como el artículo de Lichi refleja, tiene su eco en mucha gente. Está sirviendo para justificar el desmantelamiento de los derechos sociales y el negocio de una minoría corrupta.
No tiene en cuenta planteamientos de la ciencia moderna como la pirámide de preferencias de Abraham Maslow. A demás pasa por alto que los seres humanos venimos a un mundo que nos es dado y que en última instancia nos configura. Ese entorno y esa estructura tienen que ver con cómo somos y cómo opinamos.
Tomemos un ejemplo: a las mujeres, por ejemplo de Somalia, se les mueren los hijos en una proporción muchísimo más altas que a las mujeres de, por ejemplo, Suecia. Según la opinión de Lichi esto es responsabilidad de las propias mujeres somalíes, de su hipotética negligencia o ignorancia o falta de esfuerzo, etc frente a la madre sueca, que le sobreviven más los hijos debido a una hipotética diligencia. Lo cierto es que la madre somalí vive en un país azotado por las guerras, el hambre atroz y las epidemias, sin ningún tipo de asistencia sanitaria o seguridad. Pero para el autor del artículo eso da igual (es decir frivoliza con los gravísimos problemas y hace responsable al sector más débil). ¿Cuándo una mujer es violada es tan culpa suya como del agresor?¿Eso es lo que tú opinas?
Uno de los pocos sitios donde he estado de viaje es en Palestina. Me impresionaron los campos de refugiados de Cisjordania. Allí un a gran parte de los niños sueñan con inmolarse llevándose por delante a muchos israelíes… Estoy seguro que este deseo se da en un porcentaje mucho más alto que en nuestro país. ¿A qué se debe eso? Según el liberalismo extremo de Lichi eso se debe a que “libremente” los niños palestinos “eligen” ser unos violentos y unos asesinos. Yo creo que se debe a que viven en un campo de refugiados en una zona ocupada y a que un 40% de la población masculina en palestina ha sido torturada por el estado de Israel.
¿Por qué digo que la postura de Lichi lleva al racismo, al machismo y al clasismo? Si ojeamos un libro de historia de la ciencia o de historia de la filosofía llama la atención que la intensísima mayoría de los pensadores son varones, caucásicos y excepto alguna honrosa excepción de clases opresoras. Mujeres, razas no caucásicas y clases explotadas apenas aparecen ¿A qué se debe eso? A que unos se esfuerzan y lo consiguen (los varones, blanquitos y de clases explotadoras). Existe entonces una correlación entre estas características y aportar a las ciencias y al conocimiento. Eso te lleva, efectivamente, planteamientos racistas, pues no todas las razas han aportado por igual y no se debe al desarrollo estructural de cada civilización, sino a sus individualidades y su voluntad. Podemos hacer una análisis de las olimpiadas desde el punto de vista del individualismo (y la conclusión será racista) o desde el punto de vista científico. Veremos como los países que mas invierten en programas deportivos tienden a conseguir un cociente resultados/población mucho mayor que otros. Creo que hemos de encontrar “la justa medida” de la responsabilidad individual y compaginarla e insertarla en sistemas y estructuras que existen, nos son dadas y nos configuran.
Jorge A.