5 de febrero de 2013

Apuesta por la banca ética

Este tipo de entidades, además de apostar por la transparencia y el cambio social, no especula, no cotiza en bolsa y su participación en la banca de inversión es muy selectiva


¿Estás harto de que se rescate antes a los bancos que a las personas? ¿Estás cansado de que sean los mercados y el poder financiero quienes decidan nuestro devenir? Pues ha llegado la hora de cambiar de banco porque, aunque no lo creas, existen entidades que no especulan, que no venden riesgo, que no juegan con tus ahorros y que no apuestan por prácticas tan cuestionables como las hipotecas subprime o las acciones preferentes. La banca ética es una realidad y cada día gana más peso en nuestro país. Los ejemplos de Fiare,Coop57, Proyecto JAK o Triodos son un claro ejemplo en nuestro país. Porque, como bien explica una de las co-creadoras de la web infobancaetica.wordpress.com, “la banca tradicional funciona para beneficiar únicamente a una pequeña parte privilegiada de la sociedad”. Las finanzas y la banca “se han corrompido tanto que han dejado de estar al servicio de las personas”, añade. 

Las grandes diferencias entre esta banca y la tradicional se concentran en el punto de la ética como base de toda toma de decisiones. Pues, además del comité financiero que evalúa la viabilidad económica de los proyectos financiados, existe un comité ético que valora el impacto social o medioambiental del proyecto y que la entidad que lo desarrolla cumpla con los principios de la economía solidaria. “En la banca ética el objetivo no es maximizar la rentabilidad de los ahorros, del patrimonio o de las inversiones -explica Peru Sasia, presidente de la Fundación Fiare- sino apostar por el bien social por encima del retorno económico personal”.  Por ello, los bancos éticos no especulan, no cotizan en bolsa y su participación en la banca de inversión es muy selectiva. “La prudencia de sus prácticas ha generado que, en plena crisis económica, los bancos éticos hayan demostrado ser notablemente resistentes”, exponen desde infobancaetica. 

Aun así, y a pesar de la indignación reinante en nuestro país, todavía hay muchas personas que no dan el paso a la banca ética, pero más por desconocimiento que por inseguridad. Por eso, cabe indicar que, en cuanto a asuntos prácticos, en España existen ya bancos éticos que funcionan con todas las ventajas y comodidades de la banca tradicional: tarjeta de débito, cuenta corriente, banca online, depósitos, varias oficinas en España… Por ejemplo, esto ocurre con Triodos Bank y, a partir de otoño de este año, también con Fiare. Por esto, “la banca ética es una clara alternativa a la banca tradicional”. Tanto que, según comenta Peru Sasia, “Fiare ha crecido en 2012 por encima del 2% tanto en ahorros como en créditos aprobados, habiendo financiado más de 150 proyectos por valor total de 30 millones de euros”.  

Proyectos financiados
Una de las grandes diferencias entre banca ética y banca tradicional es el destino de los créditos. “En la banca tradicional es prácticamente imposible averiguar en qué se emplean nuestros ahorros”, explican desde infobancaetica. Tanto que se ha demostrado que bancos como el Santander, BBVA o Bankia han llegado a financiar armas con el dinero de sus clientes. Sin embargo, la banca ética tiene por objetivo financiar proyectos que no tengan un impacto negativo en la sociedad, por eso antes han de pasar por un filtro ético. Además, algunas de estas entidades también buscan que los proyectos tengan un carácter transformador.
En Fiare, tal y como explica Peru Sasia, prestan el dinero en cuatro ámbitos: Proyectos para luchar contra la pobreza y promover la inserción socio-laboral de personas excluidas o en riesgo de exclusión social; proyectos que defiendan la cooperación al desarrollo y el comercio justo; planes que se enfoquen en agroecología, soberanía alimentaria o energías alternativas y, por último, programas que trabajen en la recuperación de valores que el capitalismo ha enterrado como la cooperación, el altruismo o la solidaridad.

En Coop57 o Triodos los destinos del crédito son similares a Fiare, y cabe destacar también el trabajo deOikocredit, una institución financiera que lucha contra la pobreza con inversión para el desarrollo.

¿Todas funcionan igual?
Las principales diferencias entre los ejemplos de banca ética que existen en nuestro país se refieren, principalmente a la forma de tomar decisiones, al grado de vinculación y participación de las personas, a las condiciones que piden para poder financiar un proyecto y al tipo de servicio que ofrecen. A grandes rasgos, las diferencias son las siguientes:

Fiare: Entre sus características destaca su vínculo con el territorio, el trabajo en red y la participación ciudadana. Las decisiones se toman en asambleas territoriales y generales de socios. Por el momento, Fiare solo ofrece cuentas de ahorro y préstamos a socios y clientes, aunque a partir de otoño ofrecerá cuentas corrientes y otros servicios bancarios. 

Coop57: Es una cooperativa de servicios financieros donde  las decisiones se toman en asamblea de socios. Los socios han de  ser aceptados por un comité ético y cumplir con los principios de economía solidaria. Coop57, que es socio trasversal de Fiare, sólo otorga créditos a socios que sean personas jurídicas. 

Triodos: Es un banco que ofrece numerosos productos y servicios financieros y financia proyectos sociales, medioambientales y culturales. A efectos prácticos ofrece servicios con comodidades similares a las de la banca tradicional. 

Asimismo, y a título personal, prefiero destacar que Triodos no fomenta la participación de sus clientes en su gestión y toma de decisiones, además de que hace unos meses saltó una campaña en su contra por financiar a la Fundación O’Belén, conocida por haber sido denunciada por el Defensor del Pueblo y Amnistía Internacional por sus métodos “nada éticos” en la intervención con menores. En aquel momento, Triodos lanzó un comunicado, pero, a día de hoy, sigue colaborando económicamente con esta fundación. 



No hay comentarios: