4 de octubre de 2013

No más casas sin gente

Ayer se ocupó un bloque de seis viviendas  perteneciente al SAREB (Banco Malo) en Carabanchel que alojará a seis familias que vivían en la calle


 Hoy tenía pensado hablar de los salvajes recortes en Sanidad previstos para 2014 (35% más respecto a 2013), pero tras la gran noticia que conocimos ayer en mi barrio de Carabanchel, no puedo evitar escribir acerca de este tema. Tras dos semanas hablando de dramáticos desahucios, he decidido que ya es hora de dar una buena noticia. Una noticia que no hace más que resaltar el empoderamiento de la gente. Porque si queremos, podemos.

Comunicado de la Obra Social Madrid
Hoy hemos liberado el primer bloque dentro de la campaña Obra Social Madrid. Seis viviendas en Carabanchel, en la calle Cadete Julio Llompart 7. El bloque es propiedad de la SAREB, más conocido como Banco Malo. La SAREB (Sociedad de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria) o Banco Malo es la manera en que el Gobierno pretende mantener la burbuja inmobiliaria, que tan buenos beneficios les ha dado a los bancos, pero esta vez pagándola con dinero público. A nivel estatal, es el 14º bloque liberado por la campaña de ocupación de bloques de la Obra Social. En las próximas horas, familias que están a punto de perder su vivienda o que ya la han perdido irán alojándose aquí. Hemos valorado entre todas, como hacemos siempre, cuáles eran las prioridades y las urgencias de las centenares de familias organizadas y luchadoras de las diferentes asambleas de vivienda y llevamos tiempo trabajando juntas para conocernos y construir entre todas este proyecto de vivienda.

Liberar este bloque en nuestra ciudad es una necesidad, una declaración y una reivindicación. 
  • Es una necesidad en el momento en que nos encontramos con decenas de familias cada semana en nuestras asambleas que ya están en la calle o a punto de estarlo. Ni la administración ni las respectivas entidades bancarias les ofrecen ninguna solución digna y válida.
  • Es una declaración, porque decimos alto y claro que no cederemos ante leyes irresponsables e injustas. Somos el único agente social que ha podido afrontar y dar soluciones habitacionales a centenares de familias.
  • Es una reivindicación porque ponemos de manifiesto nuestra decisión colectiva de recuperar espacios y recursos, para dotarlos del uso social que les ha sido usurpado por la especulación salvaje y que ha contado con la complicidad activa o por inacción de los poderes públicos.
La ley hipotecaria aprobada por el Partido Popular no ofrece solución alguna a la emergencia habitacional que sufre la población; esta connivencia del gobierno con los intereses y privilegios de la banca perpetúa la vulneración del derecho a la vivienda, tal y como vivimos cada día en las asambleas y grupos de trabajo y plataformas que tratamos la problemática de la vivienda en Madrid. Por ello, a la Asamblea de vivienda de Madrid nos toca de nuevo garantizar los derechos fundamentales de las personas.

A pesar de la dramática situación que viven millones de personas que ven pisoteado su derecho a una vivienda, las más de 90.000 casas que ha comprado la SAREB con dinero público están destinadas a la especulación. Esto es, a dejarlas vacías hasta que se puedan vender más caras de lo que se compraron. En un país sin vivienda pública en alquiler la única vivienda pública la quieren para especular.



La SAREB

La SAREB también ha asumido muchos de los créditos que tenía la banca y que eran impagables. De nuevo entre todos asumimos las pérdidas. Tampoco la compra de esos créditos persigue ser una vía para dar una segunda oportunidad a las muchas personas afectadas por la hipoteca. Esos créditos, al igual que las casas, serán empaquetados y vendidos a fondos de inversión extranjeros y los deudores seguirán condenados a la muerte civil.

A día de hoy resulta inadmisible que las administraciones públicas no hayan forzado a las entidades financieras, sobre todo a aquellas rescatadas, a dar una compensación social por el rescate con dinero público. Mientras esta situación se mantiene, centenares de miles de personas ven vulnerados sus derechos fundamentales y en riesgo de quedarse en la calle, si ya no lo están. Desde los grupos de trabajo de vivienda de las asambleas de los barrios de Madrid, surgidos y potenciados a raíz del 15M, y los diferentes espacios de lucha por una vivienda digna, llevamos tiempo dando respuesta a la emergencia habitacional provocada principalmente por las entidades financieras. Organizándonos de forma horizontal y asamblearia y dando respuesta a los problemas que nos planteamos como vecinas de nuestros barrios. Este es el verdadero legado del 15M, este es el trabajo que como hormiguitas llevamos haciendo desde entonces; esto es una muestra más de ello: la Asamblea de Vivienda de Madrid ha recuperado un bloque de viviendas vacías propiedad de la Sareb en el barrio de Carabanchel, Madrid, y hoy lo hace publico.


Recurso de inconstitucionalidad
Recientemente se ha anunciado la admisión del recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el Partido Popular del Decreto Andaluz, un decreto que recoge en gran medida la demanda ciudadana de que la vivienda vacía en manos de los bancos sea puesta a disposición de las personas en situación de emergencia habitacional. Mientras el Partido Popular presiona para retirar esta medida, en lugar de extenderla y ampliarla, después de haber desahuciado las tres medidas de la ILP -incluida la del alquiler social- la Asamblea de Vivienda ­de Madrid y las PAHs ponen en marcha la autotutela de derechos mediante la desobediencia civil, porque no nos dejan alternativa. Es o esto, o familias en la calle.

Las familias
Mediante la campaña de la Obra Social hoy se vuelve a hacer efectivo el derecho a la vivienda de seis familias que han agotado todas las vías posibles para acceder a una vivienda. Desde la Asamblea de vivienda de Madrid y las PAH de todo el estado, nos vemos obligadas a intensificar la Obra Social, mientras entidades como la Sareb continúen acumulando viviendas vacías, haya personas que estén en riesgo de verse en la calle y el Gobierno siga permitiéndolo. Mientras siga habiendo miles de viviendas vacías en Madrid en manos de bancos y de la Sareb; mientras la administración pública siga privatizando su gestión y dejando en la calle a más de 40 familias al día acumulando ya más de 10.500 viviendas vacías en Madrid, mientras no cesen los desahucios y aumente la población sin recursos, desde la Asamblea de Vivienda de Madrid continuaremos creando desde abajo, organizándonos de la mano de la solidaridad y el apoyo mutuo y defendiendo y ejerciendo las medidas de la ILP en la calle. Porque son necesarias, no son una opción. Juntas podemos.

Imagen del desahucio a una jubilada parado en Paterna por la PAH
¡Sí Se Puede!

Más información: cadete7.wordpress.com

No hay comentarios: