18 de octubre de 2013

Ataque a la contrainformación

En los últimos días, el servidor alternativo Nodo50 está sufriendo ataques informáticos indiscriminados para hundir a los medios independientes que dependen de su servicio


El 3 de marzo de 2005 vio la luz un gran proyecto. Era un periódico fresco, riguroso, de información de actualidad, debate, investigación y análisis con clara tendencia anticapitalista. Diagonal nacía con la ilusión de poner delante de nuestros ojos otra realidad, la que siempre han catalogado de utópica o irrealizable. Ocho años y pico después, Diagonal sigue firme en sus convicciones, mostrándose como una herramienta eficaz para los movimientos sociales y “como un medio de comunicación crítico e independiente, sin directores ni jefes, sustentado sobre la base de miles de suscriptores”, como bien explican en su web. Funcionan mediante asambleas y es ahí donde se deciden los temas que llenan el periódico, que se publica cada dos semanas. Aun así, la crisis le pasa factura. Por eso necesita más suscriptores. Sin apenas publicidad, puesto que no está al servicio de bancos y grandes empresas como los medios generalistas, Diagonal sobrevive a duras penas, pero sin rebajar un ápice la calidad que atesora desde su fundación.

Escribo estas líneas porque desde hace unos días, su servidor, Nodo50, un proveedor de servicios de Internet sin ánimo de lucro orientado a los movimientos sociales, está siendo fuertemente atacado. Primero, la acometida fue a Kaosenlared.net, una web de contrainformación de marcado carácter anticapitalista y alojada en Nodo50. La tónica detonante parece ser que fue un vídeo donde se denunciaba la criminalización del Estado español.  Cuando los problemas parecieron solucionarse, el ataque informático de denegación de servicio (DNS) fue directo a Nodo50. Este tipo de ataques busca invisibilizar la web atacada mediante la saturación del servidor. Los atacantes amplificaron su tráfico usando servidores de terceros y excediendo la capacidad del servicio. En el primer ataque que sufrieron, participaron más de 32.000 máquinas distintas y generaron más de 3Gbps. Por el número de servidores atacantes empleados y su distribución (como se muestra en el gráfico de abajo) parecen haber sido alquiladas a alguna red de botnet. En internet existen mercenarios del hack que revenden este tipo de infraestructuras para que personas sin capacidad puedan lanzar ataques DDoS.



Sin embargo, y a pesar de sus pocos recursos, Kaosenlared.net o Diagonal –cuya web también está teniendo serios problemas por el ataque general al servidor Nodo50- siguen firme en su empeño de mostrar lo que nadie nos deja ver. Kaosenlared.net funciona mediante donaciones amigas que ayudan a que el proyecto siga adelante. Diagonal, lo hace a través de suscriptores que, por un precio irrisorio -50 euros al año o 30 al semestre- reciben puntualmente cada dos semanas el periódico en su buzón. Son medios necesarios y que aportan un poco de luz a toda la oscuridad que desprenden los medios tradicionales, controlados por muy pocas manos.

Tan pocas, que hace unos días, Francisco Marhuenda –director de La Razón- recordaba en una tertulia de La Sexta que él cobra del dueño de esa cadena. Y es cierto, así funciona el circo de los medios. El ‘jefe’ de Marhuenda es el señor José Manuel Lara, dueño del Grupo Planeta, un conglomerado que agrupa bajo el mismo paraguas a medios tan dispares comoLa Razón, La Sexta, Antena 3, Onda Cero o Europa FM. ¿Cómo puede el mismo grupo empresarial dirigir el periódico más conservador y provocador de este país a la vez que la televisión supuestamente más progre y de izquierdas? Pues eso. Un circo.

Por este tipo de cosas, hay que quitarse la máscara y empezar a buscar más allá. Porque medios como Diagonal o Kaosenlared.net, pero también otros como Periodismo Humano,La Directa (también atacada), La Haine o La Marea intentan hacerse hueco en las carcomidas mentes de los ciudadanos de este país que, nos guste o no, están –estamos- abducidos por los medios de comunicación de masas. Por todo esto, escribo este breve artículo: primero para denunciar el ataque criminal que están sufriendo las webs de Nodo50 y en segundo lugar para aconsejar que visiten estos medios y se suscriban a aquellos ciudadanos y ciudadanas que andan perdidos, que no entienden nada, que están frustrados e indignados. No se arrepentirán. Porque el periodismo de calidad se nutre de la verdad y no de la publicidad.

¿De verdad piensan que nos aburre lo que realmente ocurre en el mundo?

¿Solo vemos la tele si nos descafeínan las noticias? ¿El rigor es aburrido?

¿Tenemos tan poco interés en la actualidad que necesitamos que nos la cuenten en crónicas cada vez más cortas o en vídeos de 45 segundos?




 Artículo publicado en Micronopio de Cordópolis

No hay comentarios: