31 de enero de 2014

¿Qué fue de…? Políticos en el olvido

¿Recuerdan a políticos tan ‘válidos’ como Bibiana Aído, Zaplana, Pajín o Acebes? ¿Qué habrá sido de ellos? ¿Habrán sido desahuciados? ¿Vivirán con la prestación por desempleo? 

Puño en alto como buenas obreras, Pajín y Aído

Seguro que alguna vez ha entrado en Internet con el objetivo de saber qué fue de aquel actor o futbolista que tan buenos ratos les hizo pasar de pequeño. ¿Qué fue de… Steve Urkel (Jaleel White)? ¿O de, por ejemplo, Iván Zamorano? Pues no, no voy a hablarles ni de televisión ni de fútbol. Hoy quiero preguntarme qué fue de alguno de los políticos que, hasta no hace mucho, copaban día sí, día también nuestra caja tonta…

Bibiana Aido, a la ONU

¿Se acuerdan de Bibiana Aído? Sí, aquella joven gaditana que fue ministra de Igualdad con Zapatero con una licenciatura en ADE como máximo logro académico. Exacto. Ahora vive en Nueva York, ya que en junio de 2011, como buena protegida de ZP, fue nombrada asesora de la directora ejecutiva de la Agencia de Naciones Unidas para la Mujer que, en aquel entonces, era la actual presidenta de Chile, Michelle Bachelet. Cuando la nombró, la chilena dijo que Aído tenía “una distinguida carrera de servicio público para el Gobierno de España”. Aún se están riendo.
Pues bien, cuando parecía que la ex ministra tendría que hacer las maletas y volver al terruño a buscarse la vida, puesto que Bachelet volvía a la presidencia de Chile, saltó la sorpresa. Aído sigue en la ONU Mujeres, formando parte de su organigrama y, lo que es más importante, con un contrato indefinido de nivel superior reservado a los directivos de Naciones Unidas por el que percibe entre 10.056 y 12.696 euros mensuales. Vamos, entre 120.000 y 155.000 euros al año, además de ayudas para gastos extraordinarios. Es decir, que no solo la mantuvieron en el cargo, sino que además le subieron el sueldo.

Zaplana, a Telefónica

¿Se acuerdan del ministro más tostadito que ha tenido la democracia? El rey de los rayos uva, el ex presidente valenciano y ex alcalde de Benidorm (el del escándalo de Terra Mítica), el señor Eduardo Zaplana abandonó la política en 2008 para “fomentar la renovación” en el Partido Popular. ¿Lo hizo por eso? Parece que no. Casualidades de la vida, Zaplana fue llamado para trabajar como delegado para Europa del Grupo Telefónica, donde, se dice, cobraba más de 500.000 euros al año. En 2012, dejó ese puesto, pero siguió formando parte de la multinacional española como adjunto a la secretaría general técnica adjunta a la presidencia. Eso sí, el sueldo se le ha quedado en los 300.000 euros anuales, como todo alto directivo de esta empresa. No está nada mal.

Leire Pajín, a la OPS

Algo parecido ocurrió Leire Pajín, compi de pupitre de Aído. ¿Se acuerdan de ella? Fue ministra de Sanidad durante unos meses… Pues bien, en julio de 2012 decidió que abandonaba la política para irse a la Organización Panamericana de la Salud (OPS). España es miembro observador de dicha organización, lo que le otorga la posibilidad de colocar a ciertos cargos. Su perfil es altamente político por lo que no se detalló en calidad de qué trabajaría en la OPS, integrada fundamentalmente por científicos y técnicos expertos. Otra organización de la ONU para que otra enchufada viva del cuento. Por su labor Pajín recibe un sueldo anual que podría alcanzar los 137.326 euros, exentos de impuestos, muy parecido al de su amiga Aído. Una cantidad que dobla la que le correspondía como diputada en la legislatura actual si hubiera decidido quedarse en el cargo.

Acebes, a Iberdrola

¿Recuerdan a Ángel Acebes? El ministro del Interior cuando el atentado del 11-M. El de ha sido ETA, sí o sí. Pues bien, el 14 de junio de 2011 renunció a su escaño en el Congreso de los Diputados para, un mes más tarde, incorporarse como vocal del Consejo de Administración y Presidente de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento del Banco Financiero y de Ahorro (el “banco malo” de Bankia, para entendernos), justo después de su salida a Bolsa donde era presidente ejecutivo su colega Rodrigo Rato. Casualidades de la vida, entró de la mano de su anterior amigo en el gobierno de Aznar y salió en abril de 2012, justo dos semanas antes de que se reformularan las pestilentes cuentas de lo que otrora se conocía como Caja Madrid.
Pero, ¿paró ahí el periplo del bueno de Ángel? Claro que no. Ese mismo año fue nombrado consejero de Iberdrola y pasaba a formar parte de la Comisión de Auditoría y Supervisión del Riesgo, para pasar, en 2013, a la Comisión Ejecutiva Delegada de la compañía eléctrica. Atención, que les da la risa, en agosto de 2012, El Economista anunció que Acebes cobraba más de 72.000 euros AL MES en Iberdrola. Eso de ganar en un mes más que en todo un año como abogado y diputado… Normal que decidiera pirarse.


Como ven, son cuatro ejemplos sin más de los muchos que podrían darse. Pero como mañana por fin me voy a Ávila, a Gredos, y abandono este mundanal ruido madrileño, me ha dado por pensar… A ver si dentro de unos años me he lanzado a los brazos de la vida rural y desaparezco del todo. ¿Buscarán mi nombre en Google también? No creo que nadie lo haga. De todos modos, quien tenga curiosidad, quizá me encuentre sembrando patatas. Eso sí, la ONU, Iberdrola o Telefónica no se acordarán de mí tan bien como se han acordado de estos cuatro vividores. Bueno, Telefónica sí. Que ya me está cobrando por mi nuevo ADSL rural.

Zaplana y Acebes con Mariano. ¡Qué tiempos! Cuando aún eran pobres

No hay comentarios: