29 de mayo de 2011

Carabanchel toma la plaza

Después de la euforia de las primeras jornadas, el movimiento 15M empieza a tomar forma real. Si hace unos días mostraba aquí mi ilusión, ahora os puedo confirmar que estoy realmente emocionado. Lo estoy porque nuestras propuestas están tomando forma y porque sé que antes o después conseguiremos calar en gran parte de los ciudadanos. Como os decía, la pasada semana estuve varios días en la Puerta del Sol. Asistí a decenas de asambleas, compartí opiniones y, sobre todo, aprendí. Porque Sol se ha convertido en un foco de cultura y pensamiento digno de admiración. ¡Realmente gratificante!

Además, la forma de actuar está siguiendo una trayectoria perfecta. Las masificaciones de los primeros días están desapareciendo, lo que está beneficiando a la organización del movimiento. Pero que la Puerta del Sol no esté colapsada no quiere decir que los ciudadanos hayan dejado de apoyar. Ni mucho menos. Más bien todo lo contrario. Simplemente, la gente se ha organizado y ha comenzado a estructurar su vida en torno a las asambleas. Si paseas por las calles adyacentes a la céntrica plaza madrileña durante cualquier hora del día, podrás encontrar decenas de grupos de trabajo (mini-asambleas) esparcidas por todos lados. En cada una de ellas, 200 o 300 personas (a veces más de 1.000) conversan y debaten sobre los temas a los que esté destinada. Hay asambleas de cultura, de educación, de sanidad, de pensamiento, de legal, de vivienda...

Interpretación simultánea para sordos en Carabanchel
Pero el movimiento sigue trascendiendo. Ayer sábado se organizaron las primeras asambleas por barrios y municipios de la Comunidad de Madrid. Decidido, me dirigí a la de Carabanchel, que se celebraba en la Plaza de Oporto, a escasos 500 metros de mi casa. Y al llegar me quedé boquiabierto sin saber todavía que mi sorpresa crecería exponencialmente con el paso de los minutos. Y es que, cuando todavía quedaban diez minutos para las doce, ya había más de 500 personas en la plaza. Me hice hueco y me senté. La asamblea comenzó y, al girar la cabeza, no pude contener la impresión. ¿2.000, 3.000 personas? No lo sé. Pero había jóvenes, mayores, mujeres, niños, jubilados... Muchas caras conocidas y un único lema: no nos representan. Los políticos (llámense ZP, Gallardón o Esperanza Aguirre) no nos tienen en cuenta y por eso estábamos allí. Porque el pueblo tiene voz.

Había gente de todas las edades
Lo primero que aprobamos por consenso fue el orden del día: evaluación de los recursos del barrio, necesidades más inmediatas, propuestas de actuación, periodicidad de las asambleas generales, publicación de las actas y portavoces. Allí estaban los padres del Magerit, (a los que ya dediqué un artículo), que luchan desde hace meses para que la Comunidad de Madrid no cierre el Centro Ocupacional donde se atiende a sus hijos con discapacidad. También estaban los defensores que piden que el Hospital Militar Gómez Ulla abra sus puertas a los ciudadanos y, en definitiva, cientos de vecinos que ven en esta asamblea una luz al final del túnel.

Decenas de carabancheleros se animaron a coger el micrófono y lanzar sus propuestas. Algunos temblando, otros con voz entrecortada, otros quedándose en blanco, algunos a voz en grito cual político revolucionario, pero todos esperanzados. Pude percibir emoción contenida en algunos mayores que no acababan de creerse lo que estaban viendo; hubo ovaciones para quienes denunciaron los desahucios o el acoso laboral que sufren los trabajadores del barrio, a pesar de que las normas de la asamblea prohíben aplaudir para no molestar, sino que hay que hacerlo levantando los dos brazos al cielo y girándolos. Se pidió luchar contra las redadas que sufren los inmigrantes en el metro de Oporto (otro tema que ya traté aquí) y se pidió pelear contra la privatización de la sanidad, de la educación y del agua, pues Esperanza Aguirre quiere privatizar gran parte del Canal de Isabel II, que abastece de agua a toda la región.

En algunos momentos, parecía que la asamblea se venía abajo por los miles de vecinos presentes y los cientos de personas que querían expresar su opinión. Se votó concluirla, estuviera como estuviera, a las tres de la tarde y continuarla el próximo sábado a las 20:00 horas. Pero al final, el grandísimo trabajo de las moderadoras sirvió para concluir con éxito la asamblea. Se decidió organizar tres grandes grupos de trabajo. Uno que se encargara de la organización de las asambleas y que sirviera de enlace con la asamblea general de Sol, otro de comunicación (del que formo parte) y uno más grande, de acción, que abarcaría todos los temas a tratar: educación, sanidad, legal, lo social, vivienda, trabajo...

Al concluir la asamblea al grito de “el pueblo, unido, jamás será vencido”, se conformaron estos tres primeros grupos de trabajo. Los interesados en pertenecer al de Comunicación han de saber que nos reuniremos por primera vez el martes a las ocho de la tarde en la Plaza de Oporto. Nos encargaremos de mantener informados a todos los vecinos de lo que se decida en cada asamblea a través de Internet, el mail, de publicaciones, de panfletos y de lo que haga falta. Pero sobre todo va a servir para unir a los vecinos del barrio y para potenciar la solidaridad entre nosotros y nosotras. A partir de ahora, el panadero, el del kiosco o los currantes del Mercadona van a pasar de ser conocidos, a ser amigos. El martes empezamos a trabajar y he de decir que nunca había estado tan ilusionado. Me siento tan carabanchelero como el que más y quiero mejorar mi barrio. Os animo a que tod@s hagáis lo mismo.

Y ya tenemos nuestro perfil en Facebook y página web (esta semana abrimos la propia) y así #asambleacarabanchel nos encuentras en Twitter

Fotos: Javi León Lora

7 comentarios:

dardo dijo...

Sinceramnte, creo que estais solapando el trabajo con el de las asociaciones de vecinos.

Si realmente quieres cambiar las cosas cread un partido político y conseguid un representante que haga las propuestas donde hace falta que sean escuchadas, en las cámaras.

Para cosas a escala más local están las asociaciones de vecinos, esas de las que la mayoría de la gente sólo tiene en cuenta para apuntar a los niños a jugar al fútbol en la escuela deportiva. Un saludo.

Anónimo dijo...

Cuando las asociaciones de vecinos consigan reunir a 3000 personas, me llamas.

Lalib dijo...

Hola, simplemente informarte para que lo publiques en tu blog que el grupo de accion hemos quedado este lunes a las 21.

Un Saludo

Canamero dijo...

creo que el trabajo de la asamblea es complementario al de las asociaciones de vecinos, las asociaciones de vecinos pueden participar en las asambleas aportando su apoyo y logistica, y de esa forma recibir el apoyo de mas gente a la hora de porponer acciones positivas para el barrio.

Esto no es una competicion, todos empujamos hacia el mismo sitio

Anónimo dijo...

Holaaaa solo una anotacion

La lengua de signos no se traduce, se interpreta y los "sordomudos" no existe son sordos.

Un saludo

David Val Palao dijo...

Ya está corregido. Muchas gracias y mil disculpas!!

Anónimo dijo...

solo aclarar, yo estuve allí y vi a mucha gente de asociaciones vecinales. Este es un movimiento inclusivo de ciudadanos y ciudadanas que hará posible conseguir más cuestiones