11 de septiembre de 2012

Imaginemos otro 11-S


Imaginemos por un momento que los terroristas de Al Qaeda hubiesen llegado hasta el extremo de bombardear la Casa Blanca, matar al presidente, imponer una despiadada dictadura militar que asesinara a más de 40.000 personas y torturara a decenas de miles con cárceles, represión o exilio obligado. Imaginemos que se estableciera entonces en Estados Unidos un foco internacional que expandiese el terror y la tortura en el mundo, donde los Derechos Humanos fuesen violados constantemente con una campaña internacional de asesinatos, y que para rematar la jugada reuniera a un equipo de economistas (por ejemplo los Kandahar boys) que abocaran a la economía mundial a una de sus crisis más agudas de la Historia.

Es evidente que de ser así, el 11-S habría sido mucho peor. Nadie puede discutirlo.

Pero, desgraciadamente, no se trata de un experimento mental. Ocurrió en Chile, también un 11 de septiembre, pero de 1973. Ese día, Estados Unidos derrocó al presidente democráticamente electo Salvador Allende e impuso un régimen terrorista, torturador y asesino dirigido por el general Pinochet. Además, usó el país como experimento para las políticas neoliberales de los Chicago Boys encabezados por Milton Friedman y que después se extendieron por todo el mundo con los resultados desastrosos que hoy conocemos.

Me gustaría que la gente intentase dejar de lado la propaganda occidental que les lava el cerebro constantemente para poder así preguntarse:

¿Quiénes son los terroristas?

Noam Chomsky.


En memoria de los miles de muertos en tan injustificables atentados a la vida y la libertad

No hay comentarios: