26 de mayo de 2013

La Selectividad es para ricos

Acceder a la Universidad nunca fue tan duro. Ya no por la prueba, sino por los altos precios de las tasas. De media, un estudiante español paga 150 euros solo por tener derecho a examinarse



¿Quieres ir a la Universidad? Muy bien, pero con superar la prueba de acceso -antigua Selectividad- no es suficiente. ¿Cómo? Como lo oyes. De entrada, ve adelantando 150 euros como mínimo y empezamos a hablar. Así es, la Educación se mercantiliza a pasos agigantados y muy pocos somos quienes nos mostramos en desacuerdo. Este año he preguntado en varias comunidades autónomas para ver cuáles son los precios de las tasas a pagar para que los alumnos que acaban segundo de Bachillerato se puedan presentar a la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU). Y, como sospechaba, no son bajos. Es más, son precios que algunas familias seguro que tienen muchos problemas en asumir.

Pero vayamos por partes. En 2010, a pesar de que algunos peleamos mucho en contra de su implantación –incluso sin ser ya universitario-, España se adentró en el Espacio Europeo de Educación Superior, más conocido como Plan Bolonia. En ese mismo instante, la reforma de la Selectividad, que pasó a llamarse Prueba de Acceso a la Universidad, trajo implícito un aumento del precio de la matrícula que, desde entonces, no ha parado de subir. Tanto que los alumnos de algunas comunidades autónomas pagan casi un 120% más este año de lo que pagaban en 2009.

Desde esa reforma, la nueva PAU se divide en dos grandes apartados: una fase general y otra específica. La fase general, de carácter obligatorio, se compone de cuatro exámenes: Lengua Castellana y Literatura, Historia de la Filosofía o Historia de España, Lengua Extranjera (normalmente inglés o francés) y una cuarta materia de una modalidad de segundo de Bachillerato elegida libremente por el alumno. Pues bien, llamando a institutos y consejerías –pues es imposible localizar en ninguna web el elevado precio de las tasas- he comprobado que poder presentarse a este bloque de exámenes en Andalucía cuesta 57,70 euros. Sin embargo, presentarse a este mismo examen en Madrid cuesta 81,60 euros, 81,95 euros en Cataluña o 76,82 euros en Murcia.

Fase específica
Pero aquí no acaba el gasto. La reforma que trajo Bolonia conlleva también una Fase Específica de carácter voluntario, pero muy importante para poder obtener una buena nota de corte que permita acceder a la Universidad que se desea. En esta fase, el alumno podrá presentarse desde una a cuatro materias de modalidad de segundo de Bachillerato, elegidas libremente y distinta a la elegida en el cuarto ejercicio de la fase general. Por tanto, casi todos los alumnos eligen entre dos y tres asignaturas para esta fase específica, pues puede subir hasta cuatro puntos la nota final.

¿Los precios? Caros, como es obvio. En Andalucía se deberá pagar 14,40 euros más por cada asignatura.  En Murcia se eleva a 17,71 euros por materia y en Barcelona y Madrid el precio baja hasta los 10,40 y 10,20 euros, respectivamente.

Un alto precio
Por tanto, puestos sobre el supuesto de que la mayoría de los estudiantes eligen dos o tres asignaturas específicas, el precio queda como sigue:
  • Andalucía: 57,70 + (14,40 x 2) = 86,50 euros. Con tres específicas: 100,90 euros
  • Murcia: 76,82 + (17,71 x 2) = 112,24 euros. Con tres específicas: 129,95 euros
  • Madrid: 81,60 + (10,20 x 2) = 102 euros. Con tres específicas: 112,20 euros
  • Cataluña: 81,95 + (10,40 x 2) = 102,75 euros. Con tres: 113,15 euros

A todas estas cantidades habría que sumar los casi 51 euros que cuesta el título de Bachillerato un precio que, al menos, no varía mucho entre una comunidad autónoma y otra.

Paradójicamente, la Región de Murcia es la comunidad más cara de las que he analizado, pues como comentaba los datos no están publicados en Internet y es bastante difícil conseguirlos. Allí, en el caso de que un alumno decida realizar las cuatro pruebas voluntarias, tendría que pagar la friolera de 147,66 euros, a los que habría que sumar, claro está, los casi 51 euros del título de Bachillerato. En total, casi 200 euros solo por tener el derecho de examen de acceso a la universidad.


En 2009, justo antes de la entrada del Plan Bolonia, la Selectividad costaba unos 75 euros en Madrid. En Murcia, algo más de 60 euros. Solo han pasado tres años, además, los más duros de la crisis económica que nos asola y, sin embargo, los precios no han bajado. Al contrario, han aumentado considerablemente. En algunos casos, como comentaba al principio, en torno al 120%. Y para estos jóvenes estudiantes y sus familias, esto no es más que el principio de una empinada cuesta que cada vez se hace más insalvable. Después de esto vendrá el precio de los grados que, gracias a las reformas del ministro Wert, han duplicado su precio. Da para otro artículo, pero ya lo escribí hace unos meses en mi blog. Si pincháis aquí podréis comprobar que algunas carreras han aumentado hasta en 600 euros su precio respecto al pasado año. Pero no pasa nada. Ya lo decía el “periodista” Alfonso Rojo en una tertulia hace unos días: El precio de un grado equivale al de cuatro cañas al mes. Nos empobrecen, recortan nuestros derechos más básicos y encima se ríen en nuestra cara. Pero seguimos sin hacer casi nada por evitarlo.

No hay comentarios: