30 de marzo de 2011

Los desastres naturales se disparan con el calentamiento global

El año 2010 fue uno de los más cálidos jamás registrados.  La temperatura media superó en 0,53 ºC el promedio correspondiente al periodo de 1961 a 1990. En diciembre de 2010 la cobertura de hielo marino en el Ártico fue la menor nunca antes registrada, con una extensión  media en ese mes de 12 millones de kilómetros cuadrados, es decir, 1,35 millones de kilómetros cuadrados por debajo de la media correspondiente al mes de diciembre durante el periodo de 1979 a 2000.

“Los datos de 2010 confirman la tendencia significativa al calentamiento a largo plazo de la Tierra”, manifestó el Secretario General de la Organización Mundial de la Meteorología (OMM), Michel Jarraud. “Los diez años más cálidos de los que se tienen datos se han registrado a partir de 1998”.

Este calentamiento global ascendente ha sido especialmente acusado en África, en partes de Asia y en algunas zonas del Ártico. Asimismo, 2010 fue excepcionalmente cálido en gran parte de África, en el sur y el oeste de Asia, y en Groenlandia y el Ártico canadiense. En muchas partes de esas regiones se observaron las temperaturas más cálidas desde que se mantienen registros.

En 2010, sólo en pocas zonas terrestres se dieron temperaturas significativamente más frías de lo normal, siendo los casos más destacados por sus bajas temperaturas los de partes del norte de Europa y del centro y este de Australia. El mes de diciembre de 2010 fue anormalmente frío en vastas zonas del norte y el oeste de Europa, y en algunos lugares de Noruega y Suecia se alcanzaron temperaturas medias mensuales con valores de hasta 10 ºC por debajo de la media. O, por ejemplo, en el centro de Inglaterra este fue el diciembre más frío desde 1890.

Fenómenos meteorológicos

Ola de calor en Rusia
Ahora mismo, todos recordamos terroríficos terremotos como los de Haití y Chile en 2010 o el de Japón hace apenas unos días, que multiplicó sus daños por la fuerza devastadora de un tsunami. Pero, lógicamente, estas son las grandes catástrofes que se han visto en televisión y se han seguido desde cerca, pero en los últimos meses ha habido otras situaciones anómalas que no han tenido tanto protagonismo en los medios.

El año 2010 se caracterizó por un elevado número de fenómenos meteorológicos extremos, entre los que cabe citar la ola de calor en Rusia o las devastadoras inundaciones causadas por el monzón en Pakistán.

La ola de calor que asoló Rusia en agosto de 2010 disminuyó la producción de granos, algo que afecto más tarde en el precio de los alimentos. Durante ese mes, los muertos a consecuencia de este fenómeno sin precedentes se multiplicaron: “Solemos tener entre 360 y 380 fallecidos al día en esta época. Ahora hay 700. La mortalidad se ha duplicado”, declaraba el jefe del departamento de salud de la alcaldía de Moscú en aquellos días. Y es que durante aquellos meses, la temperatura media de Moscú estuvo ocho grados por encima de lo normal, con 28 días seguidos de temperaturas superiores a los 30 grados cuando la media de agosto en Rusia es de 21.

Inundaciones en Pakistán
También en agosto de 2010, las inundaciones que afectaron a Pakistán a causa del monzón fueron devastadoras. “Fue un desastre de primera magnitud”, explica Habib Malik, de la ONG británica Islamic Relief (Auxilio Islámico). La situación fue muy similar a la que se vio en Bangladesh después del ciclón de 2007 o en Indonesia después del tsunami de 2004. Las últimas cifras que facilitó Unicef señalaban que había más de 1.400 fallecidos y unos tres millones de afectados, convirtiendo así a este monzón en el peor de los últimos 80 años. “Todo estaba lleno de agua, pero estaba contaminada. No teníamos qué beber”, recuerda Malik.

Y en las últimas semanas, sin mencionar el terremoto de Japón, las inundaciones dejaron más de 800.000 afectados en Sri Lanka. En enero, Filipinas también se vio gravemente afectada por inundaciones y deslizamientos de lodo. Las crecidas repentinas que se produjeron en las zonas montañosas cercanas a la ciudad de Río de Janeiro en Brasil durante la segunda semana de enero causaron más de 700 víctimas. En datos, el desastre natural con mayor número de víctimas en la historia de Brasil...

En el este de Australia se produjeron graves inundaciones en diciembre y en la primera mitad de enero relacionadas con el fuerte episodio del temporal La Niña, todavía en curso. En términos generales se prevé que será el desastre natural más gravoso de la historia de Australia...

Gases invernaderos


La lección que tenemos que aprender de todo esto es que hay que tomarse más en serio el cambio climático y realizar una rápida reducción de las emisiones de gases invernadero, antes de que la situación se salga de control.  Pues estos gases han alcanzado los mayores niveles jamás registrados desde la era preindustrial. La OMM advierte de que el calentamiento de la Tierra podría provocar un aumento de las emisiones de metano en las regiones árticas.

Según la OMM, el forzamiento radiactivo total debido al conjunto de gases de efecto invernadero de larga duración aumentó un 27,5% entre 1990 y 2009 y un 1,0% entre 2008 y 2009, lo que refleja el incremento de la carga del dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso en la atmósfera.

“Las concentraciones de gases de efecto invernadero alcanzaron niveles récord pese a la desaceleración económica. Y, si no se hubieran tomado medidas para su reducción a escala internacional, habrían sido todavía mayores”, manifestó el Secretario General de la OMM, Michel Jarraud. “Además, las emisiones de metano a partir del permafrost (capa de hielo perpetua) de las regiones septentrionales y de los humedales que puede traer consigo el cambio climático son motivo de gran preocupación y están siendo objeto de investigaciones y observaciones intensivas.” Avisados estamos.


1 comentario:

juganett dijo...

Mas caminar e ir en bicicleta y menos gastar el coche. Estoy cansado de ver gente que para hacer un kilómetro usan el coche.

El otro día ví un documental y acaba con una frase tipo, "la tierra podría vivir sin el hombre pero el hombre no podría vivir sin la tierra".

En fín, que nos concienciamos todos y mejoramos nuestras costumbres o les dejaremos una deuda a nuestros descendientes dificil de saldar.