24 de enero de 2011

A favor de la okupación pacífica (I)

Hoy toca tema polémico. Hace un par de meses hubo revolución en mi barrio. A pocas calles de mi casa, un grupo de unos 25 jóvenes había “okupado” el antiguo mercado de Puerta Bonita de Carabanchel. Su intención: crear un centro social autogestionado que revitalizara el barrio.

Esta edificación, abierta en 1963, está cerrada desde abril de 2008, cuando se obligó a los comerciantes que quedaban a instalarse, después de pagar una alta suma, en el nuevo mercado de Puerta Bonita situado en el Palacio de Vistalegre, junto al Corte Inglés y el Hipercor. Hace unos meses, y ante los intentos de ocupación, el Ayuntamiento, propietario del antiguo inmueble, decidió tapiar la puerta de acceso y gran parte de los departamentos comerciales para que no se pudiera acceder al edificio. Tanto que, tras esta última ocupación, los jóvenes se encontraron con “dos de las tres plantas del mercado abarrotadas de escombros y con las paredes destrozadas”. Pero, ¿por qué han entrado? “Tras tanto tiempo en completo abandono, y teniendo en cuenta las incumplidas promesas que el Ayuntamiento ha hecho acerca del futuro ‘social’ de este inmueble, hemos decidido reabrirlo a través de la expropiación”, explica la asamblea okupa en un comunicado.

Además, como ya he comentado más arriba, los ‘okupas’ denuncian que para poder trasladarse al nuevo mercado, los vendedores tuvieron que pagar una gran cantidad de dinero, y por ello “ni la mitad de los antiguos puestos se mantienen en Vistalegre”. “Mucha gente perdió no sólo su trabajo, sino un lugar en su historia familiar, ya que los puestos llevaban alrededor de 30 años establecidos en este lugar”, concluyen.


Pues bien, el 9 de diciembre, apenas un mes después de la okupación, el Ayuntamiento dejó una nota en el mercado donde se les instaba a desalojar el local en un máximo de ocho días. El antiguo mercado estaba siendo limpiado, rehabilitado y acondicionado para poder desarrollar actividades sociales, y de hecho mucha gente del barrio se había acercado para informarse e incluso para ver en qué podían ayudar. Aunque hoy siguen en el local, apenas han podido dar comienzo a su iniciativa ante las presiones a las que están siendo sometidos.


Pincha aquí para leer el comunicado que leyeron a los vecinos


Unas calles más arriba, se encuentra el centro social okupado autogestionado La Gatonera. En enero de 2008, “como respuesta a la represión contra el movimiento okupa en Madrid, varios jóvenes de Carabanchel decidimos aportar nuestro granito de arena al movimiento okupando un edificio en desuso desde hace 15 años”. Además, rehabilitaron el edificio, lo limpiaron y lo recuperaron como “espacio liberado y alternativo para todos los vecinos del barrio, habilitando una biblioteca, talleres, proyecciones, charlas... desde una visión anticapitalista y autogestionada”.


Hoy, tres años después de la exitosa apertura de La Gatonera, y tras acudir varias veces al local para ver conciertos o participar en charlas y conferencias, puedo asegurar que este centro social okupado se ha convertido en todo un referente social en el barrio. Organizan talleres de manualidades, de música, de defensa personal, de pintura... Presentan libros, proyectan cortos y documentales, organizan comidas vecinales y cuentacuentos e incluso ayudan a los más pequeños del barrio con sus tareas del colegio. Además, potencian perfectamente esa biblioteca social y, por ejemplo, reparten libros de texto para el colegio entre aquellas familias más necesitadas, gracias a la cesión desinteresada de este material por parte de familias con niños más mayores.

Con estos breves ejemplos sólo quiero que os hagáis una pregunta, ¿es tan malo el movimiento okupa como nos intentan hacer creer instituciones y medios de comunicación?

El movimiento okupa es una subcultura surgida entre los años 60’ y 70’, pero que tomó fuerza en la década de 1980. En España creció debido a la demanda de vivienda que se había generado por la afluencia de la población rural hacia las ciudades.

Con estas “okupaciones” de viviendas y locales abandonados pretenden denunciar las dificultades sociales y económicas que tienen los ciudadanos, especialmente los jóvenes, para acceder a una 
vivienda. Algo que, irónicamente, se recoge como derecho fundamental de los españoles según el artículo 47 de la Constitución: “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación”. Pues menos mal. Creo que una de las cosas en las que menos ha trabajado este Estado en los últimos 20 años ha sido en frenar la abusiva especulación del suelo. 

Aunque en un principio la ideología de esta subcultura se apoyó en el anarquismo y el punk, en los últimos años ha evolucionado hacia teorías como la igualdad social, el ecologismo, el antiimperialismo, el antifascismo o la defensa de los derechos de los trabajadores. En resumen, el movimiento okupa se resume en necesidad más protesta política. ¿Y por qué es tan perseguido? ¿Quizá porque atenta contra la propiedad privada que es el más básico de los pilares del sistema capitalista? El movimiento okupa lucha por una propiedad más repartida dando así un uso social a los locales ocupados. No se lucha por un beneficio propio ni con intereses lucrativos, sino que se reivindica un derecho de todos: el de la vivienda. Para los okupas, la democracia es un sistema infinito, que debe crecer, avanzar y transformarse. 


Puesto que el reportaje me ha quedado bastante largo, mañana, segunda entrega.

Y vosotros, ¿qué pensáis?

Fotos 1 y 2: Antiguo mercado Puerta Bonita tras la ocupación
Foto 3: La Gatonera
Foto 4: Símbolo del movimiento okupa
 

6 comentarios:

Rafael Madero Cubero dijo...

A mi me parece cojonudo este tipo de okupaciones q aportan acrividades en los barrios. En Córdoba pasó algo parecido con el Polideportivo de La Juventud y al final lo volvieron a cerrar. Actualmente permanece cerrado y sin proyecto de recuperación.

Un abrazo crack

Anónimo dijo...

Es una pena que las administraciones no sean capaces de dar buen uso a los edificios y terrenos públicos. Con tanto presupuesto e infraestructura y al final son las "personas de bien" los que gestionan antes, de forma mas efectiva y cercana lo que es de todos, precisamente por que se saben no dueños de nada sino parte del todo.<< A veces se empeñan en plantar algunas hierbas en algunos jardines, cuando crecen solas en la puerta de cualquier vecino>>. Tu amigo Chucho.

Anónimo dijo...

Hola, yo soy un joven (30 años) del barrio, pero a diferencia de ti no vivo a pocas calles del mercado okupado sino justo en frente. Y no comparto esa visión tan idilica y romantica que dais del asunto, porque la realidad ha sido que se okupo ese mercado en nombre del barrio al que no se le pregunto ni consulto, lo primero que se hizo fue ponerle una cerradura cuya llave no la tenia ningun representante de ninguna asociacion vecinal. Se esgrimio el uso "social" del local, en un barrio con mayoria de población inmigrante, o anciana y alta tasa de paro. Se me ocurren doscientos usos sociales que realmente necesita el barrio, pero la realidad es que se ha tirado cerrado durante el día y solo se abria para dar conciertos por la noche alguno se alargó hasta las 7 de la mañana algo muy civico teniendo en cuenta que no solo no esta insonorizado sino que ademas por el abandono tiene todas la ventanas rotas. Lo único que gano el barrio fue no dormir por las noches y un fuerte olor a orina en las calles de Alondra y Eduardo Morales. Por que ese local lo demolieron entero por dentro y no tenia baños ni agua.Y encima no dijeras nada por que te soltaban que estaban luchando por ti (el barrio). La prueba la teneis en que despues del desalojo solo ha aparecido una pintada en la puerta dando la direccion de otro local donde siguen con los conciertos nocturnos. Lo siento por los que vivan al lado. El comentario general de los vecinos acabo siendo "prefiero un solar antes que esto" curiosa forma de ganar apoyos la de estos "okupas" de fin de semana

Jon ZURUTUZA dijo...

Mira vecino, yo fui uno de los que okupo ese local y entonces tenía más de cuarenta años y soy del barrio, no soy un niñato, solo bebo agua y soy deportista. A usted le quería haber visto yo paseando por aquel tejado de tejas podridas a cuatro aguas para valorar los riesgos del posible derrumbe de la cubierta, todo coordinado por técnicos en estructuras y trabajos verticales, guías de rescate y escalada y hasta algún bombero. No se puede hacer una idea de lo que había dentro;los sótanos, donde cuando era mercado se sacrificaban animales (sin licencia) estaban plagados de enormes ratas y tuvimos que levantar un muro para ponerlo en cuarentena pues había materia orgánica; montones de plumas de aves y cosas irreconocibles y malolientes de las que se alimentaban. Sanidad nunca paso por allí, y ahí lo tiene en ese estado delante de su casa con el peligro para sobre todo los niños.
Mientras, limpiabamos las toneladas de escombros con palas pues no teníamos otras herramientas, tarea en la que colaboraron unas cincuenta personas, en su inmensa mayoría de Carabanchel; del barrio.
Pusimos una cerradura e hicimos un solo, un sólo concierto para recaudar fondos para elementos de limpieza y materiales de construcción pues las cuerdas, poleas, piquetas, bloqueadores, empotradores, cintajos... muchos muchos miles en materiales de aseguración eran puestos por nosotros (De nada) también cesitábamos un contenedor o varios para sacar las toneladas de escombros, ese concierto fue un sábado por la noche y al terminar limpiamos la calle y en todo momento controlamos que nadie orinara en la zona;incluso llegamos a las manos con tres gilipollas de Bilbao porque se mearon en un portal y los sacamos de la zona, luego limpiamos sus meados con lejía.
Si la puerta estaba con cerradura era porque habían robado todo el cobre y los cuadros de luz, para lo que tuvimos que comprar (con dinero nuestro) todo para instalar luz al menos en la planta baja.
La puerta permanecía abierta mientras había gente dentro y si era por la noche se cerraba;montones de vecinos,algunos jubilados o familias con niños entraron por simple curiosidad y se quedaron a cuadros ante el estado en que estaba eso, nuestro trabajo y nos felicitaron con sus bendiciones.
Si sus prejuicios le impidieron verlo no diga que aquello estaba siempre bajo llave y no se podía visitar libremente, eso es mentira.
Lo que tenía que haber hecho es ayudar a limpiar en un lugar cerrado con un pañuelo como mascarilla y sin gafas de protección, con ceguera continua causada por los escombros en suspensión y hablar memos
Ahí tiene su mercado, cerradol lleno ratas... en su lugar podías tener un rockodromo gratis y cubierto, una biblioteca donde encontrar libros que no manejan los fondos de la CM y el Ayuntamiento, que es el dueño del local, clases de yoga, títeres, recitales de poesía, teatro...

Por cierto el otro local al que te refieres era la gato nera, una ruina que hubo que reconstruir hasta los cimientos.
Allí se hicieron conciertos, siempre sin batería pero usted se queda en eso. Se vendía pan hecho a mano con productos ecológicos y a muy buen precio y volvemos:biblioteca, teatro, títeres, defensa personal para mujeres, recitales de poesía,costura, reciclaje de montones de artículos que llamamos badura=sostenibidad.
Los conciertos se acababan a las doce para no molestar y a la una habíamos sacado de allí a todo el mundo.Estuvimos siete años y completamente integrados en el entorno, sólo una vez se quejo un señor por la música en siete años pero jamás nadie llamo a la policía por estos asuntos y la relación con el vecino diario fue excelente. Este lugar estaba en la calle Amistad, a cien metros del mercado y usted en siete años ni se entero... entonces no nos meabamos y demás???




Jon ZURUTUZA dijo...

Por cierto miente usted de nuevo.En el mercado claro que había servicio y agua aunque no de boca, no, no somos niñatos borrachos okupas de fin de semana;somos electricistas, albañiles, deportistas, informáticos, plateros, artistas, bomberos, especialistas en rescate, ingenieros informáticos, parados, estudiantes y hasta algún imbécil que nos jode meando se en la calle.

Vuelve usted a mentir; en ese mercado no hubo ninguna demolición, cuando entramos los puestos estaban tal y como los dejaron pero completamente corridos por el óxido, la descomposición de la madera,el guano de los murciélagos...Todo eso tuvimos que desmontarlo,algunos chatarreros reciclaron el metal y lo otro se convirtió en escombros.Si hubo algo demolido lo hicimos nosotros porque era peligroso o inútil.

Su discurso tiene un tufo manipulador y habla sin saber lo difícil que es construir algo desde las ruinas de modo autigestionando.
O que piensa que somos FCC y vamos a construir una FNAC??

A usted lo que le ocurre es que ignora la buena intención que hay detrás de estos proyectos y todo sin cobrar... no somos perfectos, hay inconvenientes pero un proyecto bueno así no se levanta en los tres meses que duró aquella ocupación.

Para colmo se hace usted portavoz del vecindario cuando todos nosotros somos de allí.

A ver, de que organismo?
De que asociación?

Siga mirando la vida desde su balcóno e infórmese en los corrillos de verduleros y
preocupese de todos los marranos que dejan a sus perros llenar las calles de excrementos y deje de intentar discriminar y a un colectivo tan dispar y de manipular y mentir con cierto tufo a dogma político.

Jon ZURUTUZA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.